El oído de los caballos, fundamental para su bienestar

El sistema auditivo y el oído de los caballos ha evolucionado durante milenios para detectar cualquier peligro y con ello evitar ser presa de depredadores. Este complejo sistema es capaz de poner en aviso a un caballo aunque el riesgo se encuentre a varios kilómetros y le otorga una gran confianza a su conducta, de ahí que el cuidado de las orejas y de los oídos sea fundamental para el bienestar de los caballos.

¿Cómo es el oído de los caballos?

Los caballos iniciaron su andadura en la Tierra hace unos 55 millones de años y como sucede con la mayoría de animales herbívoros, eran cazados por depredadores en su hábitat natural. Esta condición de presa hizo que la especie evolucionara para poder detectar situaciones de riesgo y de esa forma poder huir a tiempo de un posible peligro.

Desde ese momento los caballos deben confiar su seguridad a los sentidos, de forma que debido a esta circunstancia evolucionaron para que sus ojos, situados en los laterales de la cabeza, les proporcionen un campo de visión muy amplio. Pero la evolución no se ha limitado a la visión. Sus oídos, con orejas muy móviles y especialmente sensibles, les permiten detectar sonidos imperceptibles para el ser humano.

PLANTAS PELIGROSAS PARA CABALLOS

Las orejas de un caballo tienen la capacidad de rotar hasta casi 180º y además de hacerlo de forma independiente, por lo que pueden captar sonidos que vienen de distintas direcciones a la vez.

Esta gran movilidad la logran gracias a los dieciséis músculos que se encuentran formando el pabellón auditivo y que sostienen un cartílago, llamado “pinna”, que es el encargado de dar forma triangular a las orejas. Esto es sorprendente teniendo en cuenta que los seres humanos sólo disponemos de tres músculos auriculares.

¿Cómo es el interior del oído de un caballo?

Los sonidos se transmiten a través del aire y son captados por su pabellón auricular, que actúa a modo de embudo conduciendo el sonido hacia el canal auditivo. Desde el oído externo el sonido llega al oído medio, que tiene su inicio en el tímpano.

Este órgano consiste en una membrana flexible muy fina capaz de vibrar al recibir los sonidos. Estas vibraciones se transmiten y amplifican a través de los pequeños huesos que conforman el oído medio: martillo, yunque y estribo. Éste último es el encargado de conectar con el oído interno a través de la ventana oval.

oídos de un caballo

Por su parte, el oído interno está formado por la cóclea, una estructura con forma de caracola que contiene dos sustancias líquidas en su interior: perilinfa y endolinfa. Las vibraciones de los huesos del oído medio hacen que se muevan estos líquidos y los cilios que hay en la pared interna transforman las ondas sonoras en impulsos eléctricos que llegan al nervio auditivo, que es el encargado de transmitirlos hasta el cerebro. Una vez aquí el lóbulo temporal se ocupa de procesarlos, traducirlos e interpretarlos.

¿Qué sonidos molestan a los caballos?

La capacidad auditiva de los caballos es mucho mayor que la que poseemos los seres humanos. Los caballos son capaces de captar sonidos en un rango entre 55 Hz y 33,5 kHz (el ser humano sólo detecta sonidos que están dentro del rango de los 20 Hz a los 20 kHz). Estoles permite escuchar ruidos a más de cinco kilómetros de distancia, por lo que pueden detectar peligros lejanos, captar señales de desastres naturales como terremotos antes de que ocurran o comunicarse con individuos o manadas a una enorme distancia.

sonidos que molestan el oído de un caballo

Pero el sistema auditivo de los caballos no termina en las orejas. Los equinos son capaces de captar vibraciones del aire a través de sus dientes y vibraciones del suelo a través de los cascos, siendo estas procesadas en el oído, lo que les permite detectar peligros aún más lejanos.

¿Cuáles son los caballos sordos?

Al igual que ocurre con el resto de especies las mejores dietas y los cuidados veterinarios han logrado que la esperanza de vida de los caballos se alargue, por lo que cada vez se detectan más problemas típicos de la vejez como en este caso es la pérdida de audición.

interior de un oído de un caballo

La sordera dificulta al animal detectar y localizar los sonidos, lo que hace que puedan mostrarse más inseguros o desconfiados. Esta circunstancia puede estar causada por la edad, por infecciones o por determinados medicamentos, como es el caso de algunos antibióticos, antiinflamatorios o desinfectantes.

Además, los caballos pueden sufrir en sus oídos lesiones provocadas por la picadura de insectos, golpes u otitis. En estos casos los animales pueden mostrarse molestos y sacudir constantemente la cabeza, ladearla o frotarla contra objetos de la cuadra.

Por esta razón es muy importante revisar frecuentemente la zona de las orejas, mantenerla limpia y seguir un control veterinario estricto ante cualquier síntoma extraño. 

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.