Alfonso de Portago, el primer español que corrió en F-1 con Ferrari

Siguiendo los pasos de Fernando Alonso el próximo año Carlos Sáinz jr. será piloto oficial de la escudería Ferrari, aunque pocos aficionados saben que en 1956 Alfonso de Portago fue el primer piloto español en fichar por Ferrari, donde hizo equipo con el varias veces campeón Juan Manuel Fangio. Alfonso de Portago murió con tan sólo 28 años en una de las etapas de la Mille Miglia.

alfonso de Portago compitiendo como piloto de Ferrari

Dejando a un lado todo el caudal informativo entorno al Covid-19, la gran noticia de la pasada semana fue que la próxima temporada Carlos Saínz jr. será piloto oficial de Ferrari, siguiendo la estela de Fernando Alonso. Aunque lo que pocos aficionados conocen es que Alonso y Saínz no son los únicos ni los primeros pilotos españoles que han estado al volante de uno de los F-1 rojos del “cavallino rampante”.

En 1956 Enzo Ferrari fichó por la friolera de 40.000 dólares anuales a Alfonso Antonio Vicente Eduardo Ángel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton, XI Marqués de Portago, nacido en octubre de 1928, descendiente directo de Núñez Cabeza de Vaca, descubridor de la Florida en el siglo XVI, nieto de Antonio Cabeza de Vaca, alcalde Madrid, hijo de un héroe de la Guerra Civil y de la millonaria norteamericana Olga Leighton y ahijado del mismísimo rey Alfonso XIII, en cuyo honor Alfonso de Portago, como era conocido, recibió su nombre.

alfonso de Portago compitiendo como piloto de Ferrari

Rico, joven y atractivo

Como muchos otros jóvenes ricos de la época Alfonso de Portago dedicó buena parte de su vida a la práctica deportiva, donde inicialmente destacó en las competiciones hípicas, en el bobsleigh, curiosamente, y en cualquier actividad que incluyera el riesgo, lo que en la prensa de la época le valió el sobrenombre mediático del “James Dean español”.

No en vano con diecisiete años ganó una apuesta de 5.000 dólares al sobrevolar el Támesis y hacer pasar su avioneta bajo el Puente de Londres, una “hazaña” prohibida que le valió una fuerte multa y una amenaza de cárcel, pero que sirvió para incrementar su fama de “chico rebelde”.

En el palmarés oficial de Alfonso de Portago figura que fue el primer jinete español en participar en el Grand National, la mítica carrera de obstáculos que todos los años se celebra en el hipódromo británico de Aintree y por conseguir un cuarto puesto en la especialidad de bobsleigh a dos, a escasas décimas de segundo del bronce, en los Juegos de Invierno de 1956 celebrados en Cortina d’Ampezzo.

portago con dorian leigh

Joven, rico y atractivo, Alfonso de Portago y sus andanzas, amoríos y extravagancias, ocuparon ríos de tinta en todas las revistas de la época, sobre todo tras su relación con Dorian Leigh, considerada la primera supermodelo de la historia, circunstancias todas ellas que hicieron de él un personaje habitual de todas las fiestas organizadas por la “jet-set” internacional.

Un español en la F-1

Cansado de la hípica y de los deportes de invierno en 1953 Alfonso de Portago compitió en la Carrera Panamericana junto a su amigo Luigi Chinetti y ese mismo año se compró un Ferrari y comenzó a inscribirse en distintas pruebas de velocidad con su también amigo Nano da Silva, el primer piloto brasileño de la historia, en una época en la que los “gentleman driver” tenían una muy buena imagen a nivel popular.

PORTAGO EN FERRARI

Ese probablemente fue uno de los motivos que llevaron a Enzo Ferrari a incluir a Alfonso de Portago  en su nueva escudería, donde el joven y alocado español hizo equipo nada más y nada menos que con el mítico piloto argentino Juan Manuel Fangio, aunque la leyenda de la F-1 también cuenta que el creador de Ferrari estaba “enamorado” del carácter valiente, arriesgado e indomable de Portago.

El piloto español debutó en F-1 el 1 de julio de 1956 en el GP de Francia, haciendo un segundo puesto ese mismo año en el GP de Gran Bretaña y una quinta posición en el GP de Argentina de 1957. En total compitió tan sólo en cinco pruebas de F-1, porque su carrera automovilística se truncaría un 12 de mayo de 1957 en una de las etapas de la peligrosa prueba de la Mille Miglia. Hasta ese momento Alfonso de Portago había sumado seis victorias en carreras de Sport, tres de Gran Turismo y un Tour de Francia.

Tragedia en la Mille Miglia

Alfonso de Portago tenía 28 años cuando él, su copiloto Edmund Nelson y más de una decena de espectadores, entre ellos varios niños, murieron en un tramo de la Mille Miglia cercano a la localidad de Guidizzollo, en un brutal accidente cuyas imágenes recorrieron el mundo entero sin necesidad de redes sociales.

mille miglia

A unos 50 kilómetros del fin de etapa en Bolonia, cuando circulaban a unos 240 km/h y estaban peleando por al segunda plaza, al Ferrari 355S de Portago y Nelson le reventó el neumático delantero izquierdo, saliendo lanzado en dirección al público y causando una tragedia de tal magnitud que provocaría que la Mille Miglia no volviera a disputarse nunca más.

La historia de la automoción española y de la competición del motor poco o nada recuerda la figura de Alfonso de Portago, salvo su nombre en una de las curvas del circuito madrileño del Jarama.

seguro coche antiguo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *