Moringa: El llamado “árbol de la vida” podría no ser tan saludable

En los últimos tiempos las redes sociales han impulsado el consumo de moringa, aunque el “árbol de la vida”, como ha sido calificado, podría no ser tan saludable como afirman los promotores de su consumo. La Fundación Española para la Nutrición no pone en duda las posibilidades de la moringa como alimento, pero si advierte de que no existen ensayos científicos y clínicos que apoyen sus beneficios y que pongan al descubierto sus contraindicaciones. En estas circunstancias lo aconsejable es un consumo moderado. 

moringa

La pandemia de Covid-19 está dejando sus secuelas a nivel alimenticio, porque en busca de una dieta más saludable cada vez un mayor número de personas, casi siempre atraídas por los mensajes e informaciones más o menos fiables que abundan en internet, ponen la vista en los llamados “alimentos milagro” que parecen reunir todo tipo de beneficios nutricionales para nuestro cuerpo.  

Esto es lo que está sucediendo con la Moringa (también conocido como Ben), un árbol de origen tropical originario de la India que aparece en las redes sociales como el sobrenombre un tanto pomposo de “árbol de la vida” y del que según sus fans puede aprovecharse todo (hojas, flores, raíces y vainas) con el objetivo de que se convierta en un complemento dietético a tener en cuenta.  

¿Es beneficiosa la moringa? 

No existe constancia científica de los nutrientes que el consumo de moringa puede aportar a nuestro organismo, tampoco de sus contraindicaciones, pero quienes lo promocionan confirman la presencia de altos contenidos en vitamina C y minerales (calcio, magnesio, potasio y fósforo) y su contribución a prevenir alteraciones de origen metabólico (diabetes y obesidad), cardiaco y digestivo. 

Pero quizás el primero de estos factores, junto a su alto contenido en fibra y su bajo aporte calórico (65 kcal/100 gr), sea el que ha promovido la introducción de la moringa en las dietas para perder peso, dado que sus compuestos parecen contribuir a una reducción de la ansiedad y a provocar un efecto saciante que evita ingerir más alimentos de los necesarios

Por su parte, la Fundación Española para la Nutrición (FEN) ha sido el primer organismo que ha advertido de la no existencia de argumentos científicos que justifiquen el calificativo de “superalimento” que se está dando a la moringa, aunque sus expertos si reconocen que este árbol  

reúne en su composición química todos los aminoácidos esenciales, algo que no es frecuente observar en una misma planta.  

Como resumen para la FEN la moringa sería un alimento que presenta bajos niveles de sustancias antinutritivas, lo que en su opinión puede servir de base para estudiar con más rigor y profundidad cuáles son realmente sus potencialidades dietéticas

moringa

Para qué sirve la moringa 

Como sucede con todos los “superalimentos” los promotores de la moringa ven en este árbol un “curalotodo”, ya que sirve para aumentar la capacidad respiratoria y prevenir el asma, una publicidad pensada para tiempos de Covid-19, junto a su capacidad preventiva de cara a la aparición de problemas de diabetes gracias a que los antioxidantes que incorpora contribuyen a regular el estrés oxidativo y los niveles de azúcar. 

En este mismo sentido el consumo de moringa también tendría una función protectora sobre el corazón, a través de mejorar la circulación sanguínea gracias a sus efectos vasodilatadores y al evitar que nuestro intestino pueda absorber colesterol. 

Por otro lado, la presencia de minerales en su composición contribuiría positivamente a la hora de combatir casos de anemia, contribuyendo también a la mejora de las defensas de nuestro sistema inmunitario gracias a los niveles de vitamina C, a favorecer la hidratación y cicatrización de la piel y a reducir los efectos de la menopausia promoviendo un equilibrio natural de las hormonas, aunque en todos los casos se trataría de beneficios que no han sido científicamente testados

Como sucede igualmente con los “anunciados” efectos antiinflamatorios y analgésicos de la moringa, que gracias a la presencia de isotiocianatos, quercetina y ácido clorógenico, serviría para aliviar los síntomas provocados por la artrosis y el reumatismo

¿Tiene la moringa efectos secundarios? 

Este es uno de los problemas para los expertos en nutrición y para los médicos. Los beneficios y las contraindicaciones de la moringa no han sido comprobadas desde un punto de vista científico, ni se han realizado estudios clínicos sobre cual es la incidencia de sus compuestos en nuestro organismo, por lo cual el consejo es no consumir moringa por periodos superiores a dos o tres semanas, sobre todo si no hay ningún profesional pautando su consumo. 

Para la Fundación Española para la Nutrición y debido a dichos compuestos, muchos de ellos utilizados en farmacología, el consumo de moringa y de otras especies vegetales puede tener  

efectos abortivos en mujeres embarazadas o una incidencia negativa a nivel glucémico en personas diabéticas, además de provocar problemas del sueño, efectos laxantes en el aparato digestivo, molestias estomacales y posibles interacciones con las hormonas tiroideas

Por lo tanto parece aconsejable que el consumo de moringa se realice de forma moderada y siempre bajo el control de un profesional. 

moringa

Cómo tomar la moringa 

Por su paladar agradable los distintos subproductos de la moringa pueden ingerirse en crudo, sobre todo cuando se trata de hojas y flores, y las vainas que contienen los frutos pueden cocinarse como si se tratara de judías verdes, mientras que los frutos maduros (similares a los garbanzos) pueden emplearse de la misma forma. En el caso de las raíces tienen cierta similitud con las zanahorias, pero un toque picante. De las semillas de la moringa también se extrae un aceite vegetal rico en ácidos grasos insaturados. 

Pero por el momento la forma de consumo más extendida son las infusiones de hojas de moringa, que es precisamente donde se concentran en mayor grado los antioxidantes, aunque la moringa también puede encontrarse en polvo y en cápsulas

seguro médico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *