Borreliosis equina o enfermedad de Lyme: Síntomas y Tratamiento

En los caballos la borreliosis o enfermedad de Lyme está causada por un grupo de bacterias del género “Borrelia, siendo la más importante la “Borrelia burgdorferi”. Estos microorganismos se encuentran en la sangre de los equinos enfermos y se transmiten entre individuos a través de la picadura de las garrapatas.

Cuando una garrapata parasita a un caballo infectado por “Borrelia” la bacteria pasa primero a su organismo a través de la sangre ingerida y de ahí es transmitida a un animal sano tras producirse una nueva picadura. Pero la inteligente bacteria “Borrelia” es capaz de utilizar distintas especies animales con distintos propósitos:

Especies reservorio: En estos “animales almacén” la batería no causa síntomas. Se trata de pequeños roedores, ardillas, etc.

Especies vector: Son los animales (garrapatas) mediante los cuales se propaga la bacteria.

Especies hospedador: Es en estos animales (caballos, perros e incluso humanos) donde la bacteria se disemina y causa la enfermedad.

Además, la bacteria “Borrelia” también se vale de algunos ungulados salvajes que, si bien no intervienen directamente en el ciclo vital de la bacteria, sirven de hábitat para las garrapatas.

La borreliosis o enfermedad de Lyme se diagnosticó por primera vez en el estado norteamericano de Connecticut, concretamente en la ciudad de Lyme, entre los años 1975 y 1977 y desde entonces se ha extendido a Europa y Asia causando una gran mortandad de caballos y con el riesgo añadido de tratarse de una enfermedad que puede afectar a los humanos.

Durante los últimos diez años en Estados Unidos se han diagnosticado al menos 10.000 casos de borreliosis, cifra importante si tenemos en cuenta que en el hemisferio norte y por razón de la temperatura ambiente la diseminación y reproducción de las garrapatas se circunscribe a las estaciones de primavera y verano.

Los síntomas que provoca la enfermedad de Lyme son variados, pero fiebre, artritis, edema y cojera son los más habituales, llegando hasta cambios en el comportamiento, encefalitis y hepatitis. En los caballos afectados de borreliosis los expertos también han detectado recientemente algunas alteraciones nerviosas, como ataxia y descoordinación al caminar, problemas reproductivos y uveítis, una patología ocular que provoca en los ojos una coloración muy distintiva que puede servirnos de indicador en nuestro caballo.

El diagnóstico precoz de la enfermedad de Lyme es un reto para los veterinarios debido a la  sintomatología poco específica que provoca. Por ejemplo los procesos febriles pueden alternarse con periodos con temperaturas normales, mientras que las cojeras pueden aumentar o disminuir con el ejercicio e incluso cambiar de extremidad. Por ello los veterinarios de equinos tienen la borreliosis entre las posibilidades de diagnóstico cuando un animal presenta pérdida de peso y síntomas inespecíficos.

Se sabe que la detección de anticuerpos frente a “Borrelia” o la presencia de la bacteria en muestras de sangre no siempre es un dato fiable en etapas tempranas y puede llegar a ser engañosa en animales expuestos al microorganismo y que no hayan desarrollado la enfermedad.

El tratamiento de la enfermedad de Lyme pasa por el uso de antibióticos, siendo los más habituales la tetraciclina aplicada por vía intravenosa y la doxiciclina por vía oral, aunque estudios recientes muestran una eficacia muy superior del primero a medio y largo plazo.

La duración del mismo será decisión del veterinario y estará en función de los síntomas iniciales, la respuesta del animal y del fármaco usado, dado que la  tetraciclina causa daños graves en los tejidos si se sale del vaso sanguíneo. Una consecuencia del uso indiscriminado de antibióticos, principalmente cuando se trata de particulares, es que puede generar “superbacterias” resistentes a los fármacos habituales.

Como medida preventiva algunos criadores deciden inyectar vacunas de perros a sus caballos, ya que no existe ningún antídoto contra la borreliosis específico para equinos. Sin embargo muchos veterinarios advierten de que la efectividad y protección de estas vacunas puede no ser la adecuada. El método más efectivo para prevenir la enfermedad de Lyme es la erradicación de las garrapatas en el animal y en su entorno.

Banner de seguros para caballo

Borreliosis equina o enfermedad de Lyme: Síntomas y Tratamiento
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *