Braco de Weimar, el perro de caza de los nobles alemanes

En el siglo XV el Gran Duque Carlos Augusto, cabeza visible de la corte de Weimar y un gran apasionado de la caza, ordenó la creación de una nueva raza de perros de rastreo y cobro. De esta forma nacen los “Weimaraner”, más conocidos como Braco de Weimar, una raza de perros grises que en su ADN incluyen la elegancia y su polivalencia a la hora de participar en todo tipo de actividades cinegéticas.

La historia del “Weimaraner”, más conocido como Braco de Weimar, comienza en la corte de Weimar, encabezada por el ostentoso Gran Duque Carlos Augusto, que entre otras cosas ha pasado a la posteridad con el sobrenombre de “el rey de los cazadores” por su desmedida afición a las prácticas cinegéticas.

En una época en la que la nobleza estaba muy preocupada por cualquier símbolo que transmitiera distinción, al Gran Duque le pareció una buena idea que sus perros de caza fueran diferentes al resto y para ello ordenó a sus criadores que le consiguieran una nueva raza de perros de color gris plata. De esta forma surgiría el Braco de Weimar.

Se dice que los primeros ejemplares llegaron desde Francia, probablemente procedentes del norte de África dada la similitud de color con otra raza canina, Saint Louis, perros de pelaje gris que llegaron a Europa de la mano de Luis IX de Francia y que fueron muy utilizados para el rastreo y cobro de piezas de caza.

Es en el siglo XV cuando el Gran Duque Carlos Augusto ordena iniciar el proceso de selección de una nueva raza de perros de caza, que probablemente cruzados con pointers españoles acabaron dando lugar al Braco de Weimar que obtendría un reconocimiento oficial como raza en 1935, aunque a finales del siglo XIX este tipo de perros ya eran muy populares.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial los tratados de paz impedían que los ciudadanos alemanes pudieran poseer armas de caza, de forma que buena parte de los ejemplares de Braco de Weimar salieron de Alemania, principalmente a Estados Unidos, hasta que a comienzos de la década de los cincuenta se retomó de nuevo la cría de esta raza.

El Braco de Weimar es un perro robusto, de musculatura potente y que puede considerarse de tamaño grande. Los machos pueden medir entorno a los 66 centímetros de altura (las hembras 62 centímetros) y pesar entre 30 y 40 kg (hembras entre 25 y 35 kg). En esta raza existen tres subtipos (pelo corto, pelo duro y pelo largo) cuyo cruce está estrictamente prohibido.

Los colores predominantes son el gris plateado, el gris ciervo y el gris ratón, junto a todas las transiciones que pueden existir entre estas tonalidades. En general la cabeza y las orejas son de un color más claro, admitiéndose pequeñas manchas blancas en el pecho y en los dedos. En la mitad de la espalda algunos ejemplares de Braco de Weimar pueden presentar una “línea de anguila” de color oscuro.

Una característica típica del Braco de Weimar es que los cachorros muestran ojos azules, para a los tres meses derivar al turquesa verdoso y más tarde al ámbar.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *