Los caballos salvajes que viven en el paraíso de las Marquesas

Flotando a miles de kilómetros del continente más cercano, las islas Marquesas son un paraíso en pleno siglo XXI. Hasta aquí llegaron, entre otros, el pintor Paul Gauguin y el cantante Jacques Brel, y aquí viven las manadas de caballos salvajes descendientes de aquellos primeros ejemplares que el almirante francés Dupetit-Trovars trajo en 1842 desde Chile.

CABALLOS DE LAS MARQUESAS

En 1595 el explorador español Álvaro de Mendaña fue el primero en desembarcar en el archipiélago de la “Tierra de los Hombres” en su camino hacia las Salomón. Se trataba de un territorio inexplorado al que bautizó como Islas Marquesas en honor del virrey del Perú, García Hurtado de Mendoza, que en aquel momento ostentaba en España el título nobiliario de marqués de Cañete.

Posteriormente, en 1774 el almirante británico James Cook protagonizó otro hecho histórico para las Marquesas, ya que los miembros de su expedición estuvieron descansando durante un mes en estas islas de origen volcánico a su regreso de explorar la costa de la Antártida; circunstancia a la que en 1842 hay que sumar la presencia del escritor Herman Melville, el autor de “Moby Dick”.

El paraíso en la otra esquina

Situadas en el océano Pacífico a 4.800 kilómetros de California y a 1.500 kilómetros al noroeste de Tahití, este archipiélago de bosques frondosos y una naturaleza que permanece prácticamente inalterada, está compuesto por un total de doce pequeñas islas de las cuales tan sólo seis están habitadas (Nuku Hiva, Hiva Oa, Ua Pou, Ua Huka, Tahuata y Fatu Hiva).

La superficie total de las Islas Marquesas, un territorio actualmente bajo jurisdicción francesa, supera ligeramente los 1.270 kilómetros cuadrados, su capital es Taiohae y su población apenas alcanza los nueve mil habitantes. En este archipiélago están las cataratas de Vaio, que con 350 metros de altura son las mayores de la Polinesia.

Junto a las tumbas del pintor impresionista Paul Gauguin -muerto en 1903- que buscó aquí su “Paraíso en la otra esquina”, y del cantante belga Jacques Brel, cuyos cuerpos descansan en el viejo cementerio de Calvaire, uno de los atractivos turísticos de las Islas Marquesas son sus manadas de caballos salvajes. La pregunta a responder es ¿cómo llegaron hasta aquí estos equinos?

Llegados de Chile

Al estar situadas en medio del océano Pacífico, muy lejos de los territorios continentales, estas islas prácticamente carecen de fauna endémica destacable, salvo una rara especie de murciélago, algunas especies de aves, de insectos y poco más.

El resto de animales como perros, gatos, cabras, ovejas, cerdos o roedores, incluso los mosquitos, llegaron hasta aquí a bordo de los barcos guiados por la mano del hombre, como por ejemplo les sucedió a los caballos.

Los libros de historia recogen que los primeros equinos llegaron a las Marquesas alrededor de 1842 de la mano del almirante francés Dupetit-Trovars y que fueron traídos desde Chile con el fin de servir de regalo e intercambio para uno de los jefes tribales, de ahí que fueran inicialmente blancos al tratarse de un color mágico para los primeros habitantes de estas islas.

El objetivo de semejante “cadeau” era convencer de forma pacífica a los aborígenes de los beneficios que podrían obtener de la presencia francesa en las Marquesas, una estrategia que funcionó y que permitió que la bandera francesa pudiera ondear sobre este territorio sin necesidad de violencia.

Con el paso del tiempo estos caballos recuperaron la libertad en un territorio no muy dado a la equitación y a las actividades hípicas, salvo cuando los equinos son utilizados como en la actualidad para realizar recorridos turísticos.

De esta forma ahora los caballos pacen tranquilamente y sin dueño en lugares tan bellos como pueden ser el bosque de Hokoi y los valles de Hane y Hokatu ubicados en las islas de Ua Pou, considerada la entrada a la “casa de los dioses”, de Ua Huka y de Nuku Hiva, la de mayor superficie del archipiélago.

Saber más sobre caballos según su raza:

American Quarter HorseCaballo Frisón
Caballo AndaluzCaballo Garrano
Caballo AppaloosaGypsy Vanner
Caballo ÁrabeCaballo Hannoveriano
Caballo AsturcónCaballo Lusitano
Caballo AztecaCaballo Mallorquín
Caballo BretónCaballo Monchino
Caballo CamarguésCaballo Mustang
Caballo CartujanoCaballo Percherón
Caballo ClydesdaleCaballo Pinto
Caballo ConnemaraCaballo Pura Sangre Inglés
Caballo ExmoorCaballo Shetland
Caballo FalabellaCaballo Shire
Caballo Fiordo NoruegoCaballo Welsh
seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *