Spitz, el perro al que adoran los finlandeses

A finales del siglo XIX el Spitz adquirió carta de presentación en Finlandia utilizado en ese momento como perro cazador. Fue en 1979 cuando esta raza pasó a adquirir protagonismo convirtiéndose en el perro nacional de este país, pasando a transformarse en mascota aprovechando que el Spitz tiene un carácter sociable, amable y juguetón.

Finlandia es uno de los tres países, junto con Suecia y Noruega, que ocupan la Península Escandinava, y es aquí de donde es autóctono un perro rastreador y cazador, principalmente de presas como urogallos y alces, tan poco conocido como el Spitz Finlandés (Suomenpyskorva en el idioma finés), convertido desde 1979 en el perro nacional de Finlandia.

Por sus orígenes se trata de una raza muy antigua que en la década de los sesenta del siglo pasado se extendió por todo el mundo como mascota familiar aprovechando su carácter sociable, juguetón, equilibrado y amable. Aunque los primeros registros oficiales del Spitz Finlandés datan de 1890 y fue dos años después -1892- cuando se estableció el primer estándar oficial. Desde 2006 bajo el estándar de esta raza se encuentran las que antes se distinguían como dos razas independientes: Karelian-Finnish Laika y Spitz Finlandés.

Se trata de perros de tamaño mediano con un peso y altura que en los machos oscila entre los 14 y los 16 kg (11-13 kg en hembras) y los 43-51 centímetros (39-45 centímetros para las hembras). La esperanza de vida media de un Spitz Finlandés alcanza los doce años.

El esbelto cuerpo de estos perros destaca por tener forma cuadrada, es robusto y los animales transmiten visualmente un porte atlético y musculoso. Sus sólidas extremidades son rectas y su cola se enrosca por encima del lomo. Cuando extienden la cola esta llega hasta el corvejón y está cubierta por una gran capa de pelo.

Como sucede con otros perros típicos de climas fríos el pelo del Spitz Finlandés es de doble capa, con una primera inferior lanosa, suave, densa y muy aislante y una segunda capa superior más larga y áspera al tacto. El pelo es bastante largo, sobre todo en los hombros, y mucho más corto en las patas y la cabeza.

El color del manto ha de ser rojizo brillante o rojo dorado, más intenso en el dorso y preferiblemente de tonos más claros en mejillas, orejas, garganta, pecho, cara interior de las patas y la cola. Dentro del estándar solo se permite la presencia de pequeñas manchas blancas en los pies.

El Spitz Finlandés es un animal sumamente activo, como tantas otras razas criadas para la caza, por lo que hemos de asegurarnos de que se ejercita lo suficiente y de que no se aburre, pues esto puede llevarlo a comportamientos poco deseables como excesos de ladridos.

En este tipo de perros uno de los aspectos a los que más atención hemos de prestar es su piel. Destacar que es necesario un cepillado cada 2-3 días para eliminar restos de suciedad y revisar en profundidad que no haya parásitos como pulgas o garrapatas. La piel del Spitz Finlandés es bastante sensible, por lo que hemos de cuidarla observando si aparecen rojeces o descamaciones.

seguro para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *