Carreras de trotones, un microcosmo equino en las Baleares

En las Baleares hay más caballos que vacas, lo que convierte a estas islas en el territorio de la Unión Europea con más ejemplares equinos por kilómetro cuadrado. La razón de esta “sobrepoblación” son las carreras de trotones, una tradición balear que promueve 1.500 carreras anuales en cinco hipódromos y que mueve ingentes cantidades de dinero en apuestas.

Carrera de Trotones

Con aproximadamente 15.000 caballos censados Baleares es uno de los territorios de la Unión Europea que cuenta un mayor número de equinos en relación con su superficie en kilómetros cuadrados y su volumen de población, superando con creces a las cabezas de ganado vacuno que pastan en las islas que conforman este archipiélago mediterráneo.

En esta cifra de ejemplares equinos se contabilizan los 8.900 “caballos trotadores” que según la Federación Balear de Trote existen actualmente en las islas de Mallorca, Menorca e Ibiza. Y es que las carreras de trotones son desde finales del siglo XIX, cuando comenzaron a celebrarse, una tradición en Baleares que se ha mantenido e incluso incrementado en los últimos años.

Para ello cuentan con al menos cinco hipódromos donde se celebran unas 1.500 carreras anuales, entre ellas el Gran Premio Nacional que todos los años tiene lugar en el hipódromo de Son Pardo en Palma de Mallorca, que es la principal instalación balear para las carreras de trotones, aunque también existen otros centros de competición igual de importantes en Manacor, Mahón, Ciudadela (Torre del Ram) e Ibiza (San Rafel).

Caballo Trotón

En los comienzos de esta tradición eran los agricultores los que competían los domingos con sus carros por ver quiénes eran los primeros en llegar a las iglesias para escuchar misa, pero con el tiempo esta competición oficiosa se fue convirtiendo en todo un deporte que actualmente mueve importantes cantidades de dinero en las apuestas y que acabó dando lugar a una raza específica de caballos, el Trotador Español, una mezcla de Orlov (trotador ruso) y de ejemplares purasangre de distintos países. 

Un buen ejemplar de trotón puede alcanzar en el mercado de la compraventa la “astronómica” cifra de 100.000 euros y sus dosis de semen para inseminaciones artificiales pueden llegar a costar 30.000 euros por unidad, lo que da una idea de que las carreras de trotones son algo más que una simple actividad lúdico-festiva. Por no hablar de que el coste de un trotón puede alcanzar los 600 euros mensuales, superando con ello de largo los 7.000 euros/año, un coste que los propietarios por supuesto que tienen que cubrir con victorias.

En las carreras de trotones el caballo que “corre” es el que pierde, una cuestión que puede parecer un contrasentido dado que en todas las competiciones hípicas el animal que más corre es el que más gana, aunque en este caso no es así porque el trote consiste en que el animal levante el pie de un lado y la mano del contrario, lo que lógicamente exige un exhaustivo entrenamiento previo.

Caballos Trotones

En Baleares el uso excesivo del látigo está prohibido y castigado, lo que obliga a que los caballos de trote sean especialistas en este tipo de competición, para lo cual hasta los mejores ejemplares necesitan de al menos tres años de edad para comenzar a competir tirando del “sulky”, nombre que recibe el carrito donde va sentado el “conductor”.

Este tipo de carreras tienen un gran número de seguidores en Baleares, donde como hemos dicho es una tradición muy extendida, y también en Francia, lo que ha provocado un enorme cruce de ejemplares en una dirección y en otra con el fin de mejorar la calidad de los caballos en competición. Por regla general un trotón presenta una altura media de 1,60 metros, una constitución fuerte, lomo corto, cuartos traseros muy musculosos y extremidades largas y resistentes.

A nivel español el trotón ibérico es una raza poco conocida y casi limitada al ámbito territorial de las Baleares, presentando por regla general capas castaña y alazana y una altura que en nuestro caso puede oscilar entre el 1,50 y el 1,70 metros. Los trotadores “made in Spain” tienen la grupa algo oblicua y son patizambos, algo que en otras razas equinas podría considerarse un defecto y que en este caso concreto no es así.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *