El ejército de Estados Unidos recluta 2.300 perros cada año

Cada año militares del USA Army recorren el mundo a la búsqueda de potenciales perros soldado. Del total de animales seleccionados tan sólo un 20-30% entran finalmente en servicio, con un coste de entrenamiento que puede alcanzar los 283.000 dólares.

Militar y su perro

Se calcula que cada año las fuerzas armadas de Estados Unidos reclutan 2.300 perros con fines militares, un cometido en el que trabajan “ojeadores” que viajan alrededor del mundo con el fin de seleccionar aquellos ejemplares potencialmente aptos. El 50% de estos animales no supera los primeros exámenes preliminares de conducta y de carácter veterinario, mientras que tras los entrenamientos otro 15-20%  son vendidos a agencias de seguridad.

De entrada el precio medio de un perro seleccionado por el USS Army supera los 25.000 dólares, a los que hay que sumar los 40.000 dólares que cuesta la primera fase del entrenamiento al que son sometidos en la base aérea de Lackland en San Antonio (Texas). Allí los animales se enfrentan a un exhaustivo programa de ejercicios de obediencia y de detección de drogas y explosivos.

Los perros que pasan a un segundo nivel son entrenados en labores de intervención, patrulla, protección y defensa, de forma que cuando el animal entra en servicio su coste se aproxima a los 283.000 dólares y es entonces cuando comienza a formar pareja con su “handler”. Cuando un perro soldado muere en combate lo habitual es que su cuenco de comida se coloque del revés y que se recite el poema “Guardians of the night”.

Con el fin de solucionar la escasez y alto coste de estos animales las autoridades militares estudiaron poner en marcha un programa de cría financiado con fondos federales, aunque el proyecto se paralizó al comprobar que un alto número de cachorros no asegura un gran número de “perros soldado”, puesto que sólo el 20-50% de los animales seleccionados supera las pruebas.

A partir de ahí surgió el Working Dog Project (WDP) en el que colaboran, entre otros, el prestigioso Broad Institute of MIT (Massachussets Institute Technology) y la Universidad de Harvard. El objetivo de este proyecto es detectar en el temperamento y habilidades de los perros aquellos valores que se consideran claves en un perro soldado y a partir de ahí seleccionar los cachorros aplicando técnicas genéticas.

Por cierto, que cuando un perro soldado abandona el servicio por edad o por las heridas sufridas, desde la presidencia de Bill Clinton el ejército norteamericano está obligado a su cuidado y custodia hasta que el animal sea adoptado.

Calcula el seguro para tu perro

El ejército de Estados Unidos recluta 2.300 perros cada año
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *