Eucort, el fabricante de automóviles de la España de posguerra

En 1945 Eusebio Cortes fundaba en Barcelona la compañía Automóviles Eucort, una empresa que se dedicaría a la fabricación de automóviles hasta 1951. Sus primeros modelos con motores de dos cilindros y dos tiempos eran casi una imitación de los DKW de los años treinta. Las demandas por plagio, la baja calidad en el proceso de fabricación y en los materiales empleados, la demora en los tiempos de producción y la mala situación económica del país, depararon un futuro poco prometedor para la compañía.

AUTOMÓVIL EUCORT DE POSGUERRA

Después de la Segunda Guerra Mundial la economía y la sociedad europea se encontraban en una situación crítica y típica de posguerra. En este escenario en 1945 el sector de la automoción atravesaba también uno de los peores momentos de su historia y España, además, se encontraba bajo una dictadura y sufriendo todavía los efectos de la Guerra Civil. En este contexto la presentación en la Feria de Muestras de Barcelona de la marca Eucort, un nuevo fabricante de automóviles español, resultó una sorpresa para todos los asistentes.

Nacido de las cenizas de Europa

La España de la posguerra estaba fundamentada en una sociedad conservadora y tradicional. En 1945 las innovaciones y las novedades no eran muy bien recibidas y por eso destacó tanto la irrupción de una marca aumovilística como Eucort.

Eucort modelo 1946

Además, su presentación se produjo muy a la “americana”, con exhibición de coches, fotos de la fábrica y maquetas de la cadena de montaje fueron los elementosutilizados como reclamos de la compañía. Cabe destacar que por aquel entonces esta feria no era más que una pequeña exposición que reflejaba cual era la drástica realidad española.

El nombre de Eucort era un acrónimo del nombre y apellido de su fundador, Eusebio Cortés. Este empresario, natural de la localidad de Bot (Tarragona), logró recaudar siete millones de pesetas, una cifra bastante elevada para la época, para fundar y registrar en junio de 1945 la compañía Automóviles Eucort S.A.

En sus inicios la fábrica de la compañía estaba ubicada en el número 124 de la calle Nápoles de Barcelona, unas instalaciones que habían pertenecido previamente a Carrocerías Marrugat y a Talleres Pujol, empresas que el propio Cortés había adquirido.

Inspirados en el DKW

En el área de diseño de Automóviles Eucort S.A. estaba un ingeniero alemán que previamente había trabajado para Auto Unión. Aunque nadie puede asegurarlo con total precisión, este pasado puede ser el motivo por el que los automóviles de Eucort tenían tanto parecido y similitudes con los de DKW, una de las cuatro compañías que formaron Auto Unión en 1932 y quienes finalmente demandarían a Eucort por plagio.

EUCORT

Desde el punto de vista del diseño y del concento automovilístico los vehículos fabricados por Eucort eran verdaderos coches, muy alejados de los minicoches que se fabricarían en nuestro país algunos años más tarde.

Estamos hablando de un vehículo tipo sedán con carrocería de cuatro puertas e inspiración americana. Mecánicamente eran muy sencillos, pues montaban un motor delantero transversal de dos tiempos, con dos cilindros en línea y 746 cc que le otorgaban una potencia de 21 CV y le permitían alcanzar una velocidad máxima de 80 Km/h. Su consumo apenas llegaba a los ocho litros

Además, este auto de Eucort incorporaba tracción delantera, una solución mecánica que treinta años más tarde montaría Mini en sus modelos.

Las razones del declive

Fueron muchos los motivos por los que Automóviles Eucort S.A. tuvo que cerrar sus puertas en 1951. El primero de ellos está relacionado con la velocidad de producción, y es que por todos es sabido que no es lo mismo fabricar un coche que producirlo en serie.

Hasta ese momento España había sido la cuna de grandes diseños y fábrica de buenos vehículos, aunque todos ellos tenían una característica en común: que estaban fabricados uno a uno. Por su parte, Eucort fue la primera compañía española que intentó producir coches en serie, aunque esa cadena de montaje nunca dio sus frutos y el ritmo de producción fue más lento de lo esperado.

anuncio eucort VICTORIA

Por otro lado, la calidad de los vehículos Eucort era muy mediocre. Los fallos mecánicos eran muy habituales, los operarios de montaje, que llegaron a superar los ochocientos, no tenían la capacitación adecuada y las materias primas utilizadas eran de baja calidad y no siempre se servían a tiempo. Quizás estos últimos inconvenientes se podrían haber solventado bajo otras circunstancias económicas y sociales, pero en aquel momento jugaron una muy mala pasada a la marca.

Todos estos factores, unidos a la demanda por plagio interpuesta por Auto Unión, hicieron que Eucort cerrase sus puertas en 1951 y fuese adquirida por IMOSA.

El final de Eucort

En 1951 IMOSA compraba Eucort. Los nuevos propietarios mantendrían en funcionamiento la fábrica de Barcelona y aprovecharían uno de los grandes activos que poseía la vieja empresa y que no era otro que el permiso para la fabricación de automóviles, algo no fácil de conseguir en la España de aquel momento.

Por su parte, la demanda por plagio interpuesta por Auto Unión sería retirada finalmente en 1954, cuando dicha compañía encargó a IMOSA la fabricación de furgonetas DKW.

Desde sus inicios en el año 1945 hasta su cierre en 1951 Eucort llegó a producir entre 1.500 y 1.700 unidades de sus coches con motores de dos y tres cilindros. Estos últimos fueron presentados en 1949, dos años antes del cese de su producción. A ellos hay que sumarles los que algunos operarios de la fábrica barcelonesa crearon artesanalmente a base de piezas y recambios sobrantes.

Pese al fracaso empresarial algunos de los primeros modelos de la compañía han llegado hasta nuestros tiempos y se han convertido en objeto de deseo por suponer una innovación estética en su época. Además, y como dato curioso, la compañía llegó a tener un equipo de competición con el que se llevó alguna victoria en su clase en pruebas con cierto renombre.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *