10 consejos para mantenerte saludable este otoño

Con la llegada del otoño los días se acortan paulatinamente y se produce una bajada de las temperaturas. Estos cambios ambientales provocan un cambio en nuestros hábitos y rutinas de forma que nuestra salud puede verse afectada negativamente en algún momento. A continuación te ofrecemos diez consejos útiles con el objetivo de conseguir mantenernos saludables este otoño.

El pasado lunes 23 de septiembre a las 9:50 horas comenzó oficialmente el otoño en nuestro país. El estreno de la nueva estación está marcado por el equinoccio de otoño, que en latín significa “noche igual”, y se caracteriza porque las horas del día y de la noche se equiparan. A partir de ese momento las horas de oscuridad comienzan a superar a las de luz.

bonito paisaje natural durante el otoño

Además de que los días sean más cortos que las noches, en esta estación también se produce un descenso de las temperaturas tanto diurnas como nocturnas. Estas circunstancias provocan cambios en nuestros hábitos de vida, que en muchos casos pueden afectar negativamente a nuestra salud.

La mala climatología puede hacer que pasemos más tiempo dentro de casa, un hecho que deriva en una menor exposición a la luz natural provocando con ello la presencia de estados de ánimo más depresivos y una disminución de las defensas. Por otro lado, los ambientes cerrados son un excelente caldo de cultivo para la expansión de aquellas bacterias y virus culpables de que enfermemos.

Por tanto, para que nuestra salud no se vea perjudicada con la llegada del otoño siempre es aconsejable adoptar una serie de medidas preventivas. No te pierdas los diez consejos que te damos a continuación:

1. Usa ropa de abrigo

Parece un consejo obvio, pero una de las principales causas por las que enfermamos en otoño es por salir a la calle desabrigados. Esto no significa que debamos abrigarnos en exceso. Usar demasiada ropa de abrigo puede provocar una sudación innecesaria que resulta tan nociva como el uso de poco abrigo. Lo mejor es usar ropa adecuada a la climatología.

usa ropa de abrigo en otoño

Un consejo es vestirse por capas. De esta manera podremos ponernos o quitarnos ropa en función de la temperatura. Esto también nos ayudará a sobrellevar los inevitables cambios bruscos de temperatura al entrar y salir de lugares cerrados.

2. Continúa utilizando crema hidratante

Con la bajada de las temperaturas comienza el funcionamiento de las calefacciones. El calor provocado por las mismas reseca mucho la piel llegando a provocar alergias o erupciones. Por tanto, es conveniente seguir usando cremas hidratantes y no relegarlas únicamente al verano.

3. Sigue una dieta sana y equilibrada

Una dieta sana y equilibrada en la que se controlen las calorías es importante durante todo el año, pero en las épocas de frío hay que vigilarla aún más. El principal motivo es que con el frío tendemos a quedarnos en casa y a movernos menos.

Sin embargo, no debemos olvidar la ingesta de grasas. Apuesta por grasas naturales y evita los hidratos de carbono. Este tipo de grasas ayudan a disminuir el colesterol en sangre y contribuyen a mantener estable los niveles de testosterona, una de las hormonas que regulan los estados de ánimo.

4. Bebe agua

La sequedad provocada por las calefacciones no solo afecta a la piel. El calor artificial puede provocar que nos deshidratemos, por lo que es conveniente mantenernos hidratados continuamente bebiendo mucha agua.

5. Las infusiones y los caldos son un buen aliado

Siempre se ha dicho que tomar un té caliente o un plato de sopa ayudan a combatir el frio. Sin embargo, este no es el único motivo por el que debemos tomar bebidas calientes en épocas de temperaturas bajas.

El vapor que desprenden las infusiones, los caldos o las sopas ayudan a mantener hidratadas las mucosas de la nariz y la garganta. Esto evita la aparición de grietas, puerta de entrada para virus y bacterias.

6. No abandones el deporte

Con el frío a veces nos cuesta más salir a la calle. Si a eso le unimos una menor producción de serotonina, descubrimos que el otoño puede ser una época en la que abandonar un hábito tan sano como es la práctica deportiva.

Pero no podemos olvidar los grandes beneficios del deporte para nuestra salud. La actividad física ayudará a la producción de hormonas del placer que nos hagan estar más activos y al mismo tiempo mejoraremos la circulación sanguínea y las defensas de nuestro organismo.

es fundamental continuar practicando deportes como el ciclismo en otoño

7. El descanso es fundamental

Para evitar estados de ánimo decaídos los expertos recomiendan dormir un mínimo de ocho horas durante las estaciones con menos horas de luz. Solo mediante el sueño podremos recuperarnos física y psicológicamente.

Además, los médicos también recomiendan ser muy rigurosos con las rutinas y horarios para irnos a la cama y levantarnos.

8. Toma el sol

La luz solar es vital para la correcta asimilación y fabricación de la vitamina D por parte de nuestro organismo. Es recomendable pasar veinte minutos al día tomando el sol antes de ingerir suplementos vitamínicos.

9. Aléjate de la contaminación

Este es otro de los consejos aplicables a todo el año, pero en épocas de poca luz se vuelve todavía más importante. Alejarnos de las zonas con más concentración de contaminación supone, en la mayoría de ocasiones, estar en contacto con la naturaleza. Este simple gesto tendrá tres grandes beneficios.

Por un lado aprovecharemos para tomar el sol, ese que tanto beneficio tiene para nuestro cuerpo y nuestra mente. Por otro, respiraremos aire limpio que ayudará a mantener hidratadas nuestras mucosas. Y, finalmente, restableceremos la flora intestinal con las bacterias a las que estemos expuestos.

10. Vacúnate

Durante el otoño comienzan las campañas de vacunación contra la gripe. Si perteneces a uno de los grupos de riesgo las vacunas estarán subvencionadas. Si no estás dentro de este segmento de la población, podrás adquirir la vacuna en la farmacia y acudir al centro de salud para que te lo inyecten. Según las autoridades sanitarias, los grupos de riesgo son las personas mayores de 65 años, los menores de 65 años con enfermedades crónicas y las mujeres embarazadas. También se incluyen a personal sanitario, de instituciones geriátricas y de asistencia a domicilio.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *