Fiebre del Nilo Occidental en caballos

La Fiebre del Nilo es una enfermedad de carácter grave para nuestros caballos. Por eso es tan importante prevenirla y sobre todo saber detectarla a tiempo.

Fiebre del Nilo Occidental en caballos.

La zona sur de nuestro país, según el Ministerio de Agricultura, reúne las condiciones favorables para la circulación de este virus. Desde 2010 se han detectado 187 focos con 208 caballos afectados, de los cuáles 34 han fallecido o han tenido que ser sacrificados.

Veamos cuáles son los principales síntomas de la Fiebre del Nilo, cómo se transmite y si existe algún tratamiento o vacuna que evite que nuestros equinos enfermen.

¿Qué es la Fiebre del Nilo?

La Fiebre del Nilo es una enfermedad causada por el virus West Nile. Este virus se transmite de aves portadoras a mamíferos a través de las picaduras de mosquitos.

Sin embargo, los caballos y los humanos somos los más sensibles a este virus que puede llegar a originar síntomas neurológicos muy graves debido a que el virus viaja a través de la sangre en dirección al cerebro y a la médula espinal.

¿La Fiebre del Nilo se puede transmitir entre caballos?

No, esto no es posible. El caballo está considerado como hospedador final y por ello no puede contagiar a otros caballos aunque esté infectado. Sólo la picadura de un mosquito infectado podrá transmitir el virus a un caballo.

¿Los humanos pueden contagiarse?

Sí. Los mosquitos son los principales transmisores de esta enfermedad y cuando estos pican a algún ave infectado y posteriormente nos pican a nosotros, podemos contraer esta enfermedad.

Fiebre del Nilo Occidental.

Además, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han detectado casos de contagio a humanos debido a trasplantes de órganos, transfusiones sanguíneas y leche materna. Incluso también se ha dado un caso de contagio, de madre a hijo, a través de la placenta.

Estos casos son aislados y muy poco frecuentes, pero debemos saber que existe la posibilidad de contraer esta enfermedad, aunque en el 80% de los casos, este virus es asintomático y no presenta gravedad alguna.

¿Cuáles son los síntomas de la Fiebre del Nilo?

Hay que tener en cuenta que los síntomas de este virus pueden tardar en manifestarse desde los 3 hasta los 15 días, e incluso no llegar a aparecer nunca ya que gran parte de los caballos infectados no llegan a desarrollar esta enfermedad y por lo tanto no presentan ningún síntoma.

En los casos en los que el virus se desarrolla, los principales síntomas son:

  • Fiebre, aunque hay casos en los que no llega a darse.
  • Pérdida de apetito e incapacidad para ingerir.
  • Depresión.
  • Cambios de conducta.
  • Problemas en la visión con sus consecuentes tropiezos al caminar.
  • Temblores musculares.

Cuando la enfermedad empieza a agravarse los síntomas también empeoran generando:

  • Convulsiones.
  • Incapacidad de mantenerse en pie.
  • Parálisis.

En los casos más graves, el caballo entra en coma y termina muriendo, es por ello que es tan importante detectar la Fiebre del Nilo cuanto antes e intentar que no llegue a  ser mortal con un tratamiento adecuado.

¿Existe tratamiento?

No existe un tratamiento como tal para curar esta enfermedad puesto que los caballos, de forma natural, producen anticuerpos específicos para hacer frente al virus siempre que este sea un caso leve.

Caballo sentado.

Lo mejor, cuando se detecta la Fiebre del Nilo, es dejar a los caballos afectados en reposo y tratar de aliviar, en la medida de lo posible, los síntomas derivados de esta enfermedad. Lo normal, si se trata de un caso leve, es que el caballo vaya mejorando poco a poco.

¿Cómo se puede prevenir la Fiebre del Nilo?

Como bien dice el dicho, siempre es mejor prevenir que curar, por lo que una vacuna a tiempo puede ahorrarnos muchos disgustos.

A partir de los 6 meses de edad, se puede proceder a la vacunación del potro, sobre todo si este se encuentra en los lugares más focalizados del virus.

La vacuna no empieza a surtir efecto hasta 3 semanas después de la vacunación del animal e incluso se puede llegar a necesitar más tiempo. Si vas a realizar un viaje con tu equino y quieres vacunarlo hazlo al menos con 6 semanas de antelación para asegurarte una mayor efectividad con la vacuna.

Además de la vacunación, existe otro tipo de prevención reduciendo la exposición de nuestros caballos al mosquito. Esto es algo más difícil de controlar pero podemos tratar de conseguirlo.

Gracias a la limpieza, podemos reducir considerablemente los lugares de cría del mosquito. Acciones tan simples como cambiar el agua de los bebederos a diario, echar insecticida en los posibles lugares dónde pueda darse un asentamiento de mosquitos o apagar las luces del establo para evitar atraer a los mosquitos, puede llegar a reducir el riesgo notablemente.

Si quieres informarte sobre más enfermedades en caballos puedes echarle un ojo a estos artículos:

Y recuerda que siempre que sospechemos sobre algún síntoma de alguna de estas u otras enfermedades, lo primero que debemos hacer es llamar a nuestro veterinario para que confirme de que enfermedad se trata y que administre a nuestro equino un tratamiento adecuado. Cada caso concreto es un mundo.

seguro para caballos

Fiebre del Nilo Occidental en caballos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *