Konic, los caballos polacos herederos de los míticos tarpán

Esta raza de caballos semisalvajes surgió en Polonia en el siglo XIX a partir del cruce de ejemplares domésticos y yeguas salvajes. El nombre de Konic significa “caballito” en polaco en referencia al tamaño de estos animales, que actualmente son criados para ocupar en determinados hábitats el espacio que dejaron los míticos tarpán.

caballos konic

El Konik es una raza de caballos semisalvajes originaria de Polonia, donde se le considera muy próximo al extinto tarpán, y por ello su nombre, que hace referencia expresa a su pequeño tamaño, significa «caballito» en polaco. Esta raza se originó en el siglo XIX en Polonia a partir del cruce de caballos domésticos y yeguas salvajes capturadas.

Los Konic poseen un cuerpo robusto, patas cortas, una cabeza pequeña con un perfil recto, un pecho profundo y crines y cola de un pelaje largo y oscuro, mientras que en el resto de su cuerpo, salvo en las patas, el color del pelo suele ser ceniciento, lo que popularmente se denomina “gris ratón”. En invierno estos caballos desarrollan un pelaje más grueso y lanoso al estilo de los caballos de Przewalski.

La altura de un caballo Konic oscila entre los 130 y 140 centímetros, con un peso que puede variar entre los 350 y 400 kg. Como se trata de caballos muy resistentes, unido a su longevidad y a los pocos cuidados que precisan, la principal razón de los Konic siempre ha sido su participación en las tareas agrícolas, aunque en épocas más recientes, y sobre todo lo largo del pasado siglo XX, esta raza ha sido objeto de la aplicación de diversos métodos de cría con el objetivo de facilitar ejemplares que pudieran ser liberados en áreas protegidas para cubrir el nicho ecológico que en su momento dejó vacante el tarpán.

caballo konic

Durante la Primera Guerra Mundial estos caballos fueron utilizados como animales de transporte por las tropas rusas y alemanas, siendo en ese momento conocidos con el nombre de caballos de Panje. En 1923 un agricultor de la zona de Cracovia, Tadeusz Vetulani, fue el primero en interesarse por los caballos de Panje acuñando para ellos el nombre de Konik.

En 1936 Vetulani abrió la primera reserva de caballos Konik en el bosque de Bialowieza, con el objetivo de que viviendo en condiciones naturales estos caballos pudieran desarrollar su fenotipo original. A partir de ahí otros criadores cruzaron sementales de Przewalski con yeguas Konic, Dulmen y Gotland dando lugar al denominado caballo Heck, al tiempo que para incrementar sus cualidades como caballos de monta se realizaron cruces con otras razas.

En Polonia los Konik viven actualmente en reservas naturales en Popielno, Parque Nacional Roztocze y la Estación de Investigación Stobnica dependiente de la Universidad de Ciencias de la Vida de Poznan. Los criadores privados poseen actualmente 310 yeguas y 90 sementales, mientras que los centros estatales poseen 120 yeguas y 50 sementales.

Caballos Konic

Ejemplares Konik también se ha introducido en reservas naturales de Letonia y el Reino Unido, donde partiendo de su primera ubicación en Wicken Fen, cerca de Cambridge, su presencia también se ha extendido a las reservas de Stodmarsh, Ham Fen, Whitehall Meadow y Sandwich Bahia. Además, la organización Sussex Wildlife Trust introdujo una nueva manada de Konic en la reserva natural del Monte Caburn.

En esta exportación de caballos Konic también hay que hablar de la Reserva Millingerwaard, un proyecto que el año pasado cumplió veinticinco años y que se localiza en la frontera entre Alemania y los Países Bajos. A comienzos de la década de los noventa esa zona estaba biológicamente muerta y para recuperarla se puso en marcha el bautizado como Plan Stork, cuyo objetivo era restaurar los ecosistemas fluviales de los ríos Waal, Ijssel, Lek y Mosa.

Un papel fundamental en este proyecto lo desempeñan los 120 caballos Konik y las 160 cabezas de ganado Galloway que mantienen limpias las llanuras de inundación de forma que no se acumulen barreras vegetales que actuarían como presas. Un ejemplo más del papel fundamental que los grandes herbívoros juegan en cualquier ecosistema.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *