Ictus: ¿Qué es?¿Cómo detectar, prevenir y actuar ante un ictus?

Cada seis minutos un ciudadano español sufre un ictus, cada catorce minutos fallece una persona en nuestro país por este motivo y anualmente son 130.000 las personas afectadas por este tipo de accidente cardiovascular, cifras que convierten al ictus en la segunda causa de mortalidad. A continuación te contamos cuáles son sus síntomas y cómo es posible prevenirlo.

ictus operación en quirófano

El ictus es un accidente cardiovascular que se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo que llega al cerebro, lo que provoca que las células nerviosas no reciban suficiente oxígeno y dejen de funcionar.

Los datos muestran que el ictus es la segunda causa de mortalidad en España, tan solo por detrás de las enfermedades isquémicas del corazón. En nuestro país se detecta un caso de este trastorno circulatorio cada seis minutos y cada catorce minutos fallece una persona como consecuencia de un ictus.

Anualmente en nuestro país unas 130.000 personas lo sufren, de las cuales cerca de 80.000 fallecen o quedan con secuelas que les producen discapacidad física, visual o sensitiva, así como afasia o dificultad en el habla.

Qué tipos de ictus existen y cómo detectarlos

Existen dos tipos de ictus que se clasifican en función del origen del problema. El ictus isquémico o infarto cerebral se produce cuando hay una obstrucción de los vasos sanguíneos. La trombosis o la embolia son algunos de los ejemplos de este tipo de ictus.

Por otro lado, encontramos el ictus hemorrágico o derrame cerebral que se produce cuando se da un derrame en los vasos sanguíneos.

¿Cómo detectar un ictus? Señales de alarma:

Para identificar si una persona está sufriendo un ictus existen varias señales de alarma:

  • Pérdida de fuerza: Uno de los primeros síntomas que muestran las personas que están sufriendo un ictus es la pérdida repentina de fuerza en la cara, en un brazo, en una pierna o en una mitad del cuerpo.
  • Dificultad para expresarse: Los problemas para hablar y articular palabras correctamente es otra de las señales que debemos atender.
  • Pérdida de la visión: Otro de los síntomas es la pérdida de la visión de forma total o parcial, aunque esta vuelva de nuevo después de unos minutos.
  • Alteración de la sensibilidad: Un ictus puede provocar una alteración brusca en la sensibilidad de una parte del cuerpo.

Otros síntomas que pueden advertirnos de un ictus es el dolor de cabeza agudo, la alteración de la conciencia o la sensación de inestabilidad.

ictus imagen Salud 039-2

Además, para ayudar a detectar si una persona está sufriendo un ictus existen unas pautas que consisten en hacer que la persona levante los dos brazos o, en caso de estar sentados, las dos piernas. También podemos pedir a la persona afectada que trate de sonreír o que nos responda a una pregunta fácil con el fin de comprobar si es capaz de hablar correctamente.

Cómo actuar ante un ictus

Una actuación rápida y correcta puede salvar la vida de una persona que esté sufriendo un ictus. Cada minuto que ganemos al reloj puede disminuir el riesgo de discapacidad e, incluso, el de muerte.

Los expertos aseguran que por cada quince minutos que se pierda en intervenir aumenta un 4% el riesgo de mortalidad y discapacidad. De hecho, el personal sanitario recuerda que es necesario actuar antes de las cuatro horas y media posteriores al episodio para poder salvar la vida de la persona.

¿Se puede prevenir el ictus?

El ictus es una enfermedad que afecta con más frecuencia a las personas partir de los 55 años, independientemente de que se sea hombre o mujer. También son más propensos a sufrir esta enfermedad personas que padecen obesidad, diabetes o hipertensión. Sin embargo, en la mayoría de los casos se podría prevenir con un simple cambio en el estilo de vida.

Algunos de los factores de riesgo se pueden eliminar llevando una dieta saludable baja en sal y grasas, practicando actividad física regularmente y llevando un control del peso, dela presión arterial, el colesterol y el nivel de azúcar en sangre. Además, es conveniente acabar con otros malos hábitos como fumar o beber alcohol.

ictus imagen Salud 039-3

¿Te puedes recuperar después de un ictus?

Aunque casi el 60% de las personas que lo padecen fallece o queda con alguna discapacidad, el 40% restante de los afectados en capaz de recuperarse completamente. El proceso de recuperación es muy lento y complejo. Hay que tener en cuenta que el paciente debe pasar por un proceso de aprendizaje en el que adquirir de nuevo las capacidades perdidas. Este proceso de recuperación puede alargarse hasta los dos años en los que habrá momentos de nula evolución y serán los más difíciles. En los seis primeros meses es cuando se produce el mayor avance, debido a la plasticidad de las neuronas. Durante toda esta fase se intentarán recuperar las funciones motoras y se aprenderá a vivir con las secuelas que la enfermedad pueda dejar.

seguro médico
Ictus: ¿Qué es?¿Cómo detectar, prevenir y actuar ante un ictus?
5 (100%) 5 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *