¿Cuál es el auténtico origen del caballo?

Sin duda, si hay un animal que ha formado parte de nuestra historia como civilización, y que ha acompañado al hombre en sus conquistas, luchas, y desarrollo, ese ha sido el caballo.  Sin embargo, pasaron muchos años en su evolución hasta que llegó a formar parte de  nuestras ciudades y pueblos. Te presentamos aquí su origen:

Eohippus y el resto de antecesores del caballo

Los primeros antepasados del caballo conocidos reciben el nombre de Eohippus (nombre que significa «caballo del amanecer» en griego), un Herbívoro que vivió en la época del Eoceno.  Este antecesor, del que descienden los equinos, habitaba en América del Norte hace unos 55 millones de años y posteriormente se extendió hacia Europa. Su altura de unos 30 cm y su forma (en la cual destacan sus 4 dedos en las extremidades anteriores y tres en las posteriores), le hacían asemejarse al perro.

Eohippus representado en una pintura de Heinrich Harder

Reconstrucción por Heinrich Harder del Eohippus

Posteriormente,  este grupo evolucionó dando lugar a distintas especies, entre las que destacan al final del Eoceno y principios del Mioceno los Mesohippus, Miohippus y Merychippus, que seguían conservando los tres dedos en cada pata pero  con ciertas modificaciones; y  que fueron mejorando la eficacia de la dentadura.

seguro de caballo

A continuación, con el surgimiento de las especies del Dinohippus y el Pliohippus al final del Mioceno (hace entre dos y ocho millones de años) desaparecieron los dedos laterales y las mandíbulas continuaron su desarrollo.

Finalmente, surge en el Pleistoceno  en América (hace dos millones de años) la especie Equus (término del que procede la palabra equino); que supondría la primera aparición del caballo con su apariencia y características actuales.

Con su desarrollo, la especie Equus se desplaza de América del Norte hacia Eurasia (incluso, algunos colonizadores españoles exportaron a algunos grupos de estos ejemplares hasta Europa)

Restos de caballo prehistórico Eohippus

Esqueleto de Eohippus en el Museo de Historia Natural de Washington (Foto: Jeff Kubina)

Cabe destacar que en Asia se desarrollaron uno de los padres genéticos del caballo de la actualidad, el Przwalki;  y algunos de sus ejemplares habita aún en las montañas de entre China y Mongolia.

Pese a la aparente rapidez de la evolución, las investigaciones muestran que los cambios morfológicos fueron lentos. Los datos recopilados apuntan a que las especies se multiplicaron; pero sin embargo, eran muy parecidas en características y forma, dado que la convivencia entre las mismas era posible porque en la época los recursos eran abundantes, y la competencia entre especies no era muy fuerte.

El przewalski, la única subespecie salvaje de caballo que existe en la actualidad

De esto se deriva una conclusión importante: el ambiente y las posibilidades que éste ofrecía fueron tanto o más importantes que la propia evolución de la especie.

El primer caballo domesticado: hace 5.500 años

Según los datos de algunas investigaciones, el Equus ferus se desplazó del este de Asia hace aproximadamente 160 000 años; y la domesticación se produjo inicialmente en la zona occidental de Eurasia hace unos 5500 años.

Y si os preguntáis que queda de estos caballos salvajes de la antigüedad, sabed que solo dos especies no domesticadas por el hombre consiguieron mantenerse con vida a pesar del trascurso de los años: Przewalski (Equus ferus przewalskii) y Tarpan (Equus ferus ferus)

Sin embargo, mientras que el Tarpan desapareció definitivamente a lo largo del siglo XIX;  el Przewalski casi se extinguió, pero en 1960 se favoreció su repoblación en Mongolia.

Y sin duda, mencionar la domesticación que comenzó hace unos 5500 años, implica hablar del uso que han hecho numerosas civilizaciones de su fuerza, nobleza y velocidad.

Gracias a sus habilidades y su porte, el hombre consiguió por primera vez desplazarse grandes distancias, asegurarse protección, y el caballo se convirtió en un símbolo de poder.

Tal y como afirma Ludovic Orlando, un investigador de la Universidad de Copenhague (Dinamarca): «La domesticación del caballo en la estepa póntica hace unos 5.500 años representa uno de los mayores puntos de inflexión en la historia de la humanidad».Caballos en la guerra americana

Además, cabe destacar que ya en la época moderna, cuando la población humana comenzó su crecimiento, el número de caballos paralelamente también lo hizo: la sociedad entera dependía de su capacidad de trabajo.

Incluso no hace falta remontarse muchos años atrás para ejemplificar su participación en nuestras vidas: durante la Primera Guerra Mundial, e incluso a principios de la Segunda Guerra Mundial, este animal formó las llamadas cargas de caballería.

Con la muerte de estos valientes animales en el terreno de batalla, por suerte cesó su uso en estos ámbitos.

Los caballos fueron muy utilizados en la I Guerra Mundial

El fin del caballo como medio de transporte masivo

Además, el fin de su utilización masiva como animal de trabajo llega con la Revolución Industrial, dado que el empleo de trenes en primer lugar; y posteriormente, de tractores, camiones y automóviles, lo desplazó de las comunicaciones y los campos.

Actualmente, su uso por lo general queda vinculado a alguna colaboración en tareas de seguridad y del campo, y ligado a su disfrute en ciertos deportes… Todo para aprovechar el gran amigo del hombre que puede llegar a ser.caballos utilizados para tareas del campo y la agricultura

Hoy en día solo nos queda agradecer a estos preciosos animales todo lo que han hecho por nosotros a lo largo de la historia; y  asegurar que no vuelvan a suceder las atrocidades que con él se hicieron gracias a sus habilidades.

En conclusión, pocos animales reúnen su docilidad, comportamiento y atlética figura…Y a pocos le debemos tanto como a esta fantástica especie.

seguro para caballos

Un comentario

  1. Ruperto Choquehuanca Farceque

    Necesito mayor información de la historia de los caballos y su origen y desarrollo en la historia de la humanidad. Este punto de vista es mas desde la evolución genética de la especie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *