Animalistas logran que Londres deje de celebrar carreras de galgos

En España la práctica de las carreras de galgos está desaparecida y tan sólo sobrevive en activo el canódromo de Osuna (Sevilla).

El pasado 25 de marzo se disputaba en Londres la última carrera de galgos. Gracias al apoyo del alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, el único canódromo en activo en la capital inglesa, el Wimblendon Stadium, ha dejado de celebrar este tipo de eventos lo que no significa que esta actividad deportiva, considerada la sexta en popularidad, vaya a desaparecer en el Reino Unido a corto plazo.

galgos corriendo en la disputa de una carrera en Londres

En todo el país quedan unos veinticuatro canódromos en activo, aunque el auténtico  problema radica en que a pesar de ser muy populares en determinadas zonas y en determinadas capas de población lo cierto es que las carreras de galgos han dejado de ser rentables en Gran Bretaña, fruto de que la constante presión de las asociaciones que defienden los derechos de los animales las han colocado en el punto de mira de una sociedad que está mayoritariamente en favor de los animalistas.

Tal es la importancia de estas asociaciones que las carreras de perros se prohibieron en Argentina en 2016 y en Australia se ha llegado a emitir por la televisión un documental que descubría el “lado oscuro” de las carreras y donde se mostraba el sufrimiento y las malas condiciones que padecen los animales durante los duros entrenamientos a los que son sometidos.

En Gran Bretaña asociaciones en defensa de los animales como PETA o GreytExplotations han realizado campañas para denunciar el empleo de drogas para incrementar las capacidades de los animales, las deficientes medidas sanitarias e instalaciones (cheniles) donde están obligados a vivir los galgos y las sospechosas desapariciones de animales una vez que se lesionan o que dejan de ser útiles para sus propietarios, circunstancias que están provocando una fuerte respuesta social contra esta práctica deportiva.

En España las carreras de galgos están prácticamente desaparecidas y tan sólo el canódromo de Osuna (Sevilla) se mantiene en activo, después de que en los últimos años hayan cerrado el resto de instalaciones de este tipo. Una de las más famosas fue el Canódromo de Carabanchel en Madrid, situado al final de la Vía Carpetana y que primero fue convertido en Velódromo y más tarde en campo de fútbol municipal sede del desaparecido Club Puerta Bonita.

Calcula el seguro para tu perro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *