Los 7 sistemas que consiguen que los coches diésel contaminen menos

Para hacer frente a la guerra contra el diésel que ha puesto en jaque a los fabricantes de vehículos, las marcas han desarrollado tecnologías que consiguen adecuar sus modelos de automóviles a las nuevas normativas medioambientales reduciendo sus niveles de emisiones contaminantes. Te contamos cuales son estos sistemas y cuanto te costará equiparlos y sustituirlos.

Es una realidad que desde hace unos años los responsables políticos nacionales, autonómicos y municipales vienen librando una dura batalla para acabar con la circulación de coches diésel, lo que ha provocado que cada vez más ciudades hayan creado protocolos de circulación y normativas de restricción de tráfico con el objetivo de reducir la contaminación, ordenanzas que afectan principalmente a los vehículos propulsados por este combustible.

Por su parte, y mientras la propulsión híbrida y eléctrica se posiciona en el mercado y va creciendo la demanda de los compradores, los fabricantes de vehículos, lejos de abandonar la producción de vehículos diésel, están invirtiendo en el desarrollo de dispositivos y tecnologías que contribuyan a reducir los niveles de gases contaminantes y de partículas de estos modelos y que permitan cumplir los límites fijados por la Unión Europea en la normativa Euro 6.

Entre estas nuevas tecnologías se encuentran las siguientes:

AdBlue

El AdBlue es una disolución de urea y agua que se utiliza para desactivar y depurar los gases emitidos por los motores diésel que incorporan el llamado sistema SCR (Reducción Catalítica Selectiva). El AdBlue se mezcla con los gases en un pequeño y complejo “laboratorio químico” localizado al final del tubo de escape de los vehículos.

En los turismos y vehículos comerciales el sistema SCR está formado por un depósito de AdBlue de aproximadamente 20 litros de capacidad y que permite una autonomía aproximada de 20.000 kilómetros, un catalizador, un inyector de AdBlue y una unidad de control que se encarga de determinar la cantidad de disolución necesaria en cada momento en función de los volúmenes de gases que llegan desde el motor.

El precio del sistema SCR es bastante elevado, pudiendo llegar a los 700 euros en los modelos más caros, por lo cual su reparación o sustitución puede ser un duro golpe para nuestros bolsillos.

Bomba de alta presión

La bomba de alta presión es un elemento que se encarga de elevar la presión del combustible a su paso por los inyectores, de forma que su presencia en los cilindros se convierta en una fina lluvia. Esta solución contribuye a mejorar la combustión ahorrando combustible y reduciendo las emisiones contaminantes.

La bomba de alta presión es un elemento que se encarga de elevar la presión del combustible a su paso por los inyectores, de forma que su presencia en los cilindros se convierta en una fina lluvia. Esta solución contribuye a mejorar la combustión ahorrando combustible y reduciendo las emisiones contaminantes.

Este componente también está presente en los motores de gasolina pero su instalación y sustitución en los motores diésel tiene un coste más elevado, sobrepasando los 700 euros para los componentes originales y llegando casi a los 1.000 euros en los de sustitución.

Trampa NOx

Como su propio nombre indica este elemento es una trampa que se encarga de atrapar las moléculas de óxido de nitrógeno que se emiten tras la combustión. Esta trampa NOx seencuentra en el mismo lugar donde se integra el catalizador y, por regla general, también el filtro de partículas.

La trampa NOxes un elemento anticontaminación que, dependiendo del modelo de coche, puede superar los 2.000 euros tanto en origen como en sustitución.

Filtro de partículas

El filtro de partículas es un elemento que se encuentra detrás del catalizador o integrado en él mismo y junto a la trampa NOx en el caso de los vehículos equipados con este dispositivo. Su función consiste en atrapar las partículas de carbono antes de que salgan por el tubo de escape.

El filtro de partículas entra en el Top 3 de elementos anticontaminación más caros equipados en un vehículo diésel. Esta pieza puede alcanzar los 2.000 euros y para su sustitución o reparación hay que añadirle un 25% más de presupuesto, lo que eleva su precio hasta los 2.500 euros.

Válvula EGR

En los vehículos diésel con sistema EGR la solución anticontaminación consiste en desviar parte de los gases de escape hacia el colector de admisión con el objetivo de conseguir un reaprovechamiento de los mismos. Antes de llegar a este colector los gases deben pasar por un intercambiador de calor para reducir su temperatura y por la válvula EGR, que se abre o se cierra para permitir o impedir el paso de los gases.

El precio de una válvula EGR varía entre los 200 euros de la más barata y los más de 500 euros de la más cara. El coste de su sustitución, algo muy habitual ya que se trata de una de las piezas que suele dar problemas al obstruirse o bloquearse, sobrepasa los 600 euros.

Calentadores

Los calentadores o bujías de precalentamiento sirven para calentar la cámara de combustióny facilitar que el motor arranque en frío. Esta función la pueden cumplir gracias a unos elementos generadores de calor acoplados en sus extremos. Los calentadores se encuentran en cada uno de los cilindros, por tanto, un motor de seis cilindros tendrá seis calentadores.

Cada una de estas bujías de precalentamiento cuesta entre 30 y 50 euros, el triple que las bujías de encendido habituales que montan los motores de gasolina, y su sustitución puede multiplicar por tres o por cuatro el precio alcanzando los 150 euros.

Inyectores

Los inyectores son los encargados de hacer que el combustible llegue a la cámara de combustión lo más pulverizado posible. Al igual que los calentadores lo más habitual es que exista un inyector por cada cilindro.

Estas piezas, al igual que sucede con la válvula EGR, son de las más susceptibles de sufrir daños y fallar. El precio de la sustitución de los inyectores puede elevarse hasta los 400 euros, dependiendo del modelo, y el coste de las piezas se encuentra entre los 300 y los 550 euros, algo más del doble de lo que costaría una pieza similar en un vehículo de gasolina. Todos estos elementos y tecnologías hacen que los nuevos vehículos diésel, aquellos considerados Euro 6, sean prácticamente tan “ecológicos” como los modelos de gasolina. Eso si, nuestro bolsillo lo notará si tenemos que pasar por el taller cuando alguna de estas piezas comience a fallar.

seguro turismo
Los 7 sistemas que consiguen que los coches diésel contaminen menos
5 (100%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *