Si llamas a tu perro por su nombre, te hará caso sin importar el ruido

Nos ha sucedido alguna vez que cuando estamos en un entorno lleno de ruido eso no impide que podamos oír nuestro nombre si nos llaman. Una habilidad que aseguran que también posee el mejor amigo del hombre.

Perro sorprendido

De igual forma que nos sucede a los humanos, nuestros mejores amigos peludos pueden encontrarse en un entorno ruidoso y que eso no impida que pueda oír su nombre si les llamamos. Si bien estos entornos suponen un problema por ejemplo para los niños, al tener un conocimiento lingüístico limitado, el caso de los perros es similar.

Pero según investigaciones recientes, estos animales son capaces de reducir su atención a nosotros si les llamamos por su nombre. Se trata de una capacidad o estímulo particular que filtra ruido a la que se le ha denominado ‘efecto fiesta de cóctel’. Del mismo modo que cuando estamos en un ambiente con ruido pero somos capaces de oír nuestro nombre si alguien lo menciona, ya sea porque nos llame o si está hablando de nosotros. Y de esta manera centrarnos en la conversación o en quien nos llama o habla y, en cierto modo, desconectas del resto.

Una habilidad que por primera vez ha sido estudiada en perros mediante un proyecto elaborado por la Universidad de Maryland en Estados Unidos y publicado en Animal Cognition. siendo la científica Amritha Mallikarjun la líder del mismo. Dicho estudio confirma además que los canes atienden a la llamada de su nombre con independencia de quién lo haga, lo que descartaría el hecho de que estos animales respondan debido al lenguaje corporal o que reconozca a la persona por su tono de voz.

Las pruebas fueron realizadas con perros de diferentes razas y sus propietarios y algunos canes de asistencia, y consistieron en juntar a canes y dueños en cabinas de prueba con altavoces, a los que los animales debían girar 90 grados la cabeza para mirar cada vez que su mejor amigo decía su nombre. El mismo proceso se repitió con la voz de una mujer desconocida y se combinaron las grabaciones de las voces con ruido de fondo, como el de una cafetería, y en tres niveles diferentes.

Los resultados probaron que los perros centraban su atención cuando oían su nombre con independencia de quién lo mencionara. Y a su vez, demostraban la habilidad de discriminar el ruido de fondo para poder centrarse en la voz que mencionaba sus nombres, siempre que ésta estuviera al mismo nivel o a uno inferior.

Además, se destaca también la mayor habilidad para reconocer sus nombres en el caso de los perros que han sido entrenados como los canes de servicio o de búsqueda y rescate, además de los que se encargan de la detección de explosivos. Lo que sugiere que estaría relacionado con su mayor nivel de entrenamiento y una gran capacidad de atención.

Las conclusiones de este estudio pueden suponer una gran noticia para aquellas personas que trabajan y conviven con perros de asistencia. Las investigaciones futuras se centrarán en explorar el efecto de los diferentes tipos de ruido de fondo en lo que respecta al reconocimiento de palabras por parte de estos animales.

seguro para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *