La mitología y tradición ecuestre en las tierras de Escocia

Las tierras de Escocia parecen estar ligadas a los caballos de una manera especial. Este magnífico animal forma parte del folclore y la mitología de este país hasta el punto de dedicar grandes monumentos a su memoria. Las carreras son a su vez otro importante evento dentro del país, contando con una larguísima tradición que se remonta hasta el siglo XII.

Caballos en la mitología de Escocia

Los escoceses son un pueblo lleno de superstición y folclore. Desde épocas antiguas han creído en todo tipo de criaturas y bestias de origen sobrenatural, muchas de ellas son un legado de los distintos pueblos que han habitado en aquellas tierras. Incluso uno de sus mitos ha traspasado fronteras para ser conocido en todo el mundo, el monstruo del lago Ness.

Lo cierto es que muchas de estas criaturas están asociadas al agua como es el caso del Kelpie, cuyo significado es “potro” en gaélico. Esta criatura es un ser maligno que acecha desde las aguas a los incautos y desprevenidos, siendo azote de los niños y mujeres de la Escocia antigua. Al margen de estos seres mitológicos ha crecido en Escocia toda una cultura de adoración al caballo y a las carreras, siendo fuente de entretenimiento desde hace más de 900 años

Kelpie, un caballo sobrenatural

La mitología celta creó al Kelpie con la forma de un caballo que habita en las cercanías de los mares y lagos de las Highlands.La historia cuenta que este ser tiene la forma de un caballo de color blanco o negro con las crines mojadas de manera permanente y con algas enredadas entre ellas. El tacto de su cuerpo es frío y húmedo, llegando a compararse con la frialdad de la muerte.

Las leyendas cuentan que este ser hechizaba con su mirada a los seres humanos que rondaban las orillas de los lagos y que, al acariciarle, quedaban adheridos a su piel. Una vez atrapados, el caballo emprendía un galope hacia el agua, donde ahogaba a la desafortunada víctima antes de alimentarse de ella. En ocasiones, también adquiría la forma de un apuesto hombre, de manera que en la antigüedad era normal que cualquier escocés desconfiara de las personas que hallaba cerca de un río o lago.

kelpie

La historia de los Kelpies forma parte de la mitología escocesa hasta el punto de que afirman que todos los lagos tienen alguna de estas criaturas. Esta afirmación responde en cierta medida a un motivo práctico que es mantener alejados a los niños del agua en la que pueden caer y advertir a las mujeres sobre extraños atractivos.

Caballos monumentales

Actualmente, la leyenda y la mitología son algunos de los mayores atractivos de Escocia sirviendo incluso de inspiración para realizar obras de arte monumentales. Este es el caso de los Kelpies ubicados en Falkirk. Estas increíbles esculturas realizadas con planchas de metal representan a dos caballos de gran envergadura y se encuentran en las cercanías de los canales de Forth y Clyde.

Se inauguraron el 2014 en The Helix, un parque cercano al pueblecito de Falkirk, y son obra del escultor Andy Scott. Cada una de estas estatuas tiene un peso de 300 toneladas y en torno a 30 metros de altura. Se trata, por tanto, de las esculturas equinas con mayor tamaño del mundo y rinden homenaje a los caballos de tiro que labraron sin descanso durante siglos los campos de Escocia.

Carreras de caballos

Escocia es un país con gran afición ecuestre y lo demuestran las carreras de caballos con más de 900 años de historia. Actualmente hay cinco hipódromos operativos en el país, uno exclusivamente para carreras de caballos, dos para salto y dos mixtos. En ellos se llevan a cabo un total de 103 eventos anuales, siendo el más importante el Gran Nacional Escocés que se celebra en Ayr cada mes de abril.

Las carreras de caballos se celebraron por primera vez en el reinado de James IV siendo muy bien acogidas por los nobles de la corte y estableciéndose un centro de carreras en Newmarket. Con los años, los nobles acaudalados disminuyeron en número quedando las competiciones en manos del pueblo escocés con un fuerte sentimiento local, corredores locales y patrocinio local.

Una de las competiciones más longevas de Escocia es el Lanark Silver Bell, creada por Guillermo I a finales del siglo XII o principios del XIII, por lo que se trata de  una de las primeras competiciones registradas en Escocia. Esta prueba permaneció activa hasta 1977, año en el que se detuvo. Durante 30 años dejó de funcionar hasta que fuera reiniciada en el hipódromo de Hamilton en 2008.

Los eventos anuales se fueron ampliando hasta que en el año 1800 se realizaron carreras en cinco lugares distintos. En el año 1816 las carreras de Edimburgo se trasladaron al hipódromo de Musselburg, ampliando hasta nueve los emplazamientos dedicados a las carreras, número que ha ido decreciendo con los años.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *