La historia de Montesa, un legendario fabricante de motos

Bajo la actual órbita de Honda, la historia de la legendaria Montesa se remonta a aquella primera moto A-45 presentada en la Feria de Muestras de Barcelona de 1945 y a los sucesivos éxitos deportivos de la saga Brío de 100 y 125 cc, aunque el mayor éxito comercial de Montesa llegaría en 1962 con las todoterreno Impala. Este mes de octubre Montesa cerrará con un documental las celebraciones de su 75º aniversario.

MONTESA

Será el próximo día 25 cuando la mítica marca Montesa (hoy dentro de la órbita de Honda) cierre los actos de su 75º aniversario con la proyección del documental “Viva Montesa”, que producido por los hijos y nietos de su fundador, Pere Permanyer, recoge testimonios de familiares, empleados, pilotos y distintos profesionales del mundo de las motos.

A lo largo de noventa minutos este documental cuenta los orígenes de un sueño empresarial y deportivo que después de 75 años la ha convertido en todo un mito en el mundo del motociclismo y a la marca española en uno de los fabricantes de motos más veteranos del mundo.

Cuándo comienza el sueño Montesa

Tras la Guerra Civil y dadas las restricciones en el suministro de combustibles, Pere Permanyer funda en Barcelona la empresa Construcciones Mecánicas, dedicada a la instalación de gasógenos en todo tipo de vehículos.

En 1944 las actividades de Permanyer se extienden a la fabricación de motores para bicicletas y es en ese momento cuando la aparición del empresario Francisco Javier Bultó da lugar al tándem que servirá de germen para el despegue de Montesa.

El nombre de la empresa era una referencia a la orden de caballería fundada por el rey Jaime II de Aragón y de alguna forma se buscaba relacionar a los nuevos motores con los antiguos jinetes medievales. De hecho el logotipo de Montesa era una “M” con tipografía medieval en un sello de lacre.

Comienza la fabricación de motos

En un primer momento la escasez de materiales obligó a utilizar como base de fabricación la Motobecane B1 V2, que junto a las aportaciones de la propia Montesa acabó dando lugar en 1945 a la A-45, considerada por los historiadores como la primera moto “made in Montesa”.

montesa A45

Aquella primera A-45, presentada en la Feria de Muestras de Barcelona, era una moto monocilíndrica de 98 cc equipada con un motor de dos tiempos y una caja de tres velocidades accionada por palanca.

Con una filosofía muy basada en la competición la leyenda de Montesa comenzaría a escribirse a partir de 1946 -las Montesa “Brio” ocuparon el podio en 100 cc en el GP de Montjuich- y ya entrada la década de los cincuenta, apoyada en los sucesivos éxitos deportivos conseguidos por sus motos de 100 y 125 cc. Estos modelos incorporaban motores de dos tiempos con potencias que se iban incrementando paulatinamente.

El éxito de Montesa y la demanda de motos alcanzó tal magnitud que tuvieron que concentrarse tan sólo en los motores de 125 cc, pero como sucede en otras muchas historias empresariales en 1959 comenzaron los problemas.

El renacer de Montesa

En 1959 la puesta en marcha del Plan de Estabilización puso en problemas a muchas empresas, entre ellas a Montesa que tuvo que abandonar la competición. En desacuerdo con esta decisión Francisco Bultó abandonó Montesa para crear una nueva marca rival: Bultaco.

Poco a poco Montesa fue remontando y los modelos “Brío” fueron sustituidos por la Montesa Impala (1962), que con un motor de dos tiempos totalmente diferente -creado por Leopoldo Milá- se convirtió en una moto de gran éxito comercial, de la que incluso se comercializaron versiones “sport” de 175 y 250 cc.

montesa impala

El nombre de esta moto procede de la bautizada como Operación Impala, donde tres Montesa de este modelo recorrieron a lo largo de tres meses los más de 20.000 kilómetros que separan Barcelona de Ciudad del Cabo, poniendo a prueba su fiabilidad y robustez.

A partir de 1965 Montesa decide entrar en el mercado de los ciclomotores de 50 cc -Indiana, Cota 50, Cota 25, Rápita 50, Scorpion 50…-, que incorporaban motores alemanes JLO, y en el mercado de los scooteres con su modelo Fura equipado con motor Laverda de cuatro tiempos y 60 cc.

Aunque muchos de los éxitos de Montesa y de su creciente fama mundial tuvieron que ver con las motos todoterreno para motocross y trial, sobre todos con las “Cota” y la larga serie de las “Enduro”.

montesa cota

Llegan los japoneses de Honda

El auge de los vehículos de turismo y la cada vez mayor competencia hizo que a partir de los ochenta Montesa se centrara en sus motos off-road, una reducción de ventas que provocó una importante inestabilidad económica y la necesaria inyección de capital que asegurara su supervivencia.

Esta “inyección” llegó de la mano de Honda, una circunstancia que con el paso del tiempo supuso que Montesa se especializara en la producción de motos de trial, lógicamente con motores Honda.

seguro de motocicleta

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.