La morosidad en el sector transportes alcanza los 89 días

Los precios bajos y alta morosidad son dos factores que ponen en riesgo no solo la supervivencia de las empresas. Algunas organizaciones de transportistas están valorando incluir en el ROTT algún tipo de sanción contra los morosos.

Los datos del Observatorio de la Morosidad en el Transporte relativos al pasado mes de mayo son desalentadores, porque a pesar de la recuperación económica que parece estar viviendo el país al menos el 71% de los usuarios del transporte de mercancías i0ncumple la legislación vigente en lo referente a los plazos de pago, un elevado porcentaje que provoca que el pasado mes la media de tiempo que tiene que esperar un transportista para cobrar se haya incrementado hasta los 89 días.

Camión de transporte de combustible DAF circulando en carretera

Durante 2016 esta media se situó en 85 días, una cifra que este año parecía que podía tender a la baja y que por el contrario está siguiendo una tendencia alcista. En estos momentos la “tormenta perfecta” provocada por los bajos precios y la morosidad en los pagos está agravando la precaria situación financiera de miles de autónomos y de empresas de transporte de todos los tamaños, poniendo en riesgo no ya su rentabilidad sino su propia supervivencia.

Las leyes vigentes obligan a que los pagos por los servicios de transporte se realicen a los 30 días de haberse realizado, o a los 60 días si existe pacto entre las partes, pero evidentemente la situación real de 89 días es insostenible. Los transportistas llevan tiempo exigiendo al gobierno que establezca un plan de sanciones económicas para las empresas y entidades que superen los tiempos legales para los pagos, pero uno de los problemas es que son las propias Administraciones Públicas los primeros morosos del país.

Lo que comenzó siendo en apariencia una circunstancia coyuntural derivada de la crisis económica, se ha convertido en un problema estructural que precisa de una acción urgente. En este sentido algunas organizaciones de transportistas están valorando exigir que el futuro Reglamento de la LOTT (ROTT) actualmente en negociaciones, incluya en algún punto el tema de las posibles sanciones económicas a los morosos.

En cuanto a las modalidades de pago en el sector transporte por carretera se imponen las fórmulas de confirming (39%) y pagaré (33%) por delante de las transferencias bancarias (27%). Los cheques apenas son utilizados en el 1% de las operaciones.

 

 

La morosidad en el sector transportes alcanza los 89 días

Un comentario

  1. Otro artículo muy interesante.
    Los precios bajos y alta morosidad… y yo añadiría las estafas sufridas por las propias empresas… hacen que quiebren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *