¿Por qué los perros más pacíficos y sociables tienen las orejas caídas?

Hace unos 20.000 años que algunos lobos comenzaron a domesticarse convirtiéndose en perros con el paso del tiempo. Para Darwin este “síndrome de domesticación” ha producido una serie de cambios morfológicos en los perros, entre ellos las orejas caídas en algunas razas caninas, algo que científicamente se explica como un déficit de células derivadas de la cresta neuronal y que tiene mucho que ver con el carácter pacífico y sociable de estos perros.

PERRO CON OREJAS CAÍDAS

Seguro que más de una persona se ha hecho alguna vez esta sencilla pregunta: ¿Por qué si los perros descienden de los lobos, hay razas caninas que tienen las orejas caídas? Para responder a esta cuestión hay que echar mano del proceso evolutivo que han seguido los perros.

Desde hace siglos los perros han evolucionado a partir de su domesticación y para algunos expertos detalles como las orejas caídas son prueba de la influencia que, por cuestiones estéticas o prácticas, los seres humanos han tenido en la evolución y estandarización de algunas razas caninas.

Otra línea de investigación, sin embargo, apunta hacia las teorías del naturalista británico Charles Darwin, que afirmaba que las orejas caídas en los perros tenían que ver con el llamado “síndrome de domesticación, que desde un punto de vista contable cumple ya 20.000 años.

Durante todo este tiempo los perros han experimentado un buen número de cambios fisiológicos, estéticos, genéticos y de comportamiento, que los han ido alejando cada vez más de los lobos y que han dado lugar a una nueva especie dentro de la familia de los cánidos.

Ya en el siglo XIX Darwin defendía que dentro de este proceso de domesticación debían enmarcarse algunas alteraciones morfológicas, como son una mandíbula y unos dientes más pequeños en los perros, los cambios en las tonalidades y colores del pelaje con respecto a los lobos y, además, las orejas caídas.

Esta circunstancia se debe a que los ejemplares de las razas con orejas caídas presentan una ligera deficiencia de células derivadas de la cresta neuronal y como consecuencia de ese déficit las células madre embrionarias no pueden formarse adecuadamente en el momento de formar el tejido cartilaginoso de las orejas, produciendo que estas no puedan mantenerse erectas y se caigan.

Posteriormente, la intervención humana es la que por diversas razones decide cruzar ejemplares de orejas caídas, multiplicando con ello la existencia de perros con déficit de células derivadas de la cresta neuronal y dando lugar a razas con este especial detalle morfológico.

Además, este déficit de células también interviene en la reducción de secreción de adrenalina, lo que convierte a los perros de orejas caídas en individuos más dóciles y con un comportamiento más pacífico y sociable, rasgos que los criadores han potenciado con el paso del tiempo.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *