5 normas legales que debe cumplir un propietario de perro

La decisión de convivir con una mascota es un derecho del que los humanos disponemos y que conlleva una serie de obligaciones que todo propietario debe cumplir.

RESPONSABILIDADES LEGALES DE PROPIETARIO DE PERRO

Como miembro de la familia, nuestro perro necesita cuidados y atención permanente. Como su propietario, debemos cumplir con responsabilidades legales para garantizar, además de una convivencia idónea, el bienestar de nuestro mejor amigo. Esto a su vez nos aportará seguridad para organizar cualquier plan o viaje con nuestra mascota.

Si bien no existe una normativa general en lo referente a la tenencia de mascotas que se aplique a todo el territorio español, ya que cada comunidad autónoma establece sus obligaciones y requisitos, sí que podemos señalar 5 responsabilidades básicas que todo dueño de perro debe cumplir para mantener a su animal doméstico en las mejores condiciones tanto legales como sanitarias. Vamos con ellas…

1. Identificar al perro

Antes de cualquier otro trámite, el primer paso que debemos llevar a cabo cuando comenzamos a convivir con un perro es el de identificarle. Un proceso que se realiza mediante microchip y censo en el Ayuntamiento de la localidad en la que residas. De esta forma, el animal quedará registrado en el consistorio y contará con un código asignado a un chip que llevará implantado y con el que será posible identificar a tu mejor amigo de cuatro patas si por ejemplo se pierde o alguien se lo lleva sin tu permiso.

MICROCHIP EN PERROS

Una vez que finalices el registro completo de tu can, contar con un seguro de responsabilidad civil, obligatorio para razas consideradas PPP, te facilitará resolver aquellos incidentes que todos queremos evitar. Nos referimos a los daños accidentales que nuestra mascota pueda causar a terceros (no familiares ni personas que residan contigo), pero que también incluye coberturas veterinarias para hacer frente a los gastos sanitarios del animal. Se trata por tanto de una opción que más que recomendable, podríamos calificar como imprescindible, y de hecho en algunas comunidades autónomas como Madrid es un requisito obligatorio por parte de los dueños de perros a todos los efectos.

2. Asegurar que su estado de salud es el adecuado

Si la identificación de nuestro perro es el primer paso para comenzar una nueva etapa junto a él, la visita al veterinario no se debe demorar en absoluto. En ella se indicará tanto el calendario de vacunas a seguir durante el año como otras observaciones médicas que afectan a tu nuevo compañero de vida, y que puedan requerir o no de algún tipo de tratamiento o especial atención por nuestra parte como sus responsables de su bienestar.

perro en el veterinario

Por ello, es tan básico como necesario añadir que se trata de una labor que debemos cumplir durante toda la vida del animal para garantizar que su estado de salud sea el más adecuado posible. La vacuna contra la rabia o la desparasitación son algunas otras cuestiones veterinarias que debemos cumplir con nuestro animal de compañía y por las que deberemos acudir a nuestra clínica veterinaria.

3. Cumplir la normativa para perros PPP

No olvides algo importante. Si la raza de tu perro está catalogada como potencialmente peligrosa (PPP), deberás tramitar su licencia y disponer de un seguro de responsabilidad civil, obligatorio en este caso y siempre recomendado.

Además, estas razas tienen limitaciones a la hora de circular por determinados espacios públicos, en los que deben ser llevados por sus propietarios con correa y tener puesto un bozal. La licencia incluye además la inscripción en el Registro Municipal de Animales Potencialmente Peligrosos, y no será posible su tramitación sin antes contar con el seguro de R.C.

4. Obligaciones del propietario en la vía pública

En lo que respecta a los lugares públicos a los que podemos acudir con nuestro perro, debemos tener presente que el animal debe estar atado en la vía pública, a excepción de aquellos espacios específicos para mascotas en los que sí puedan estar sueltas sin necesidad de correa alguna. Todo ello con el objetivo de molestar lo menos posible a todas aquellas personas que se encuentren en estos lugares o incluso a otros animales.

PERROS ATADOS

Como hemos especificado previamente, los perros catalogados como PPP están siempre obligados a llevar bozal. Por otra parte, la recogida de sus excrementos y posterior deposición mediante bolsas de plástico en los contenedores pertinentes para ello es otra de las responsabilidades imprescindibles de cumplir por nuestra parte. Un deber que si no llevamos a cabo, nos acarreará sanciones económicas ante la falta de respeto y preocupación por los lugares públicos y los viandantes que por allí paseen.

5. Consecuencias del abandono y maltrato animal

Tanto el maltrato como el abandono animal son acciones que conllevan consecuencias legales, principalmente económicas. El Código Penal los tipifica como delitos al tratarse de conductas que contrarias a la tenencia responsable.

El artículo 337 de la Ley Orgánica 1/2015 aprobada el 30 de marzo y en vigor desde el 1 de julio establece la obligación por parte de los propietarios de mascotas de velar por el bienestar de estas, además de la prohibición del maltrato y abandono de las mismas. De hecho, como ciudadanos estamos obligados a denunciar un delito de maltrato o abandono animal al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA).

PERRO CON SU PROPIETARIA

La responsabilidad civil de los propietarios de animales se recoge en el Artículo 1.905 del Código Civil. El Código Penal español tipifica los delitos como aquellos de maltrato y abandono animal. El Derecho Penal sanciona el maltrato con diferentes penas: pecuniariaspena privativa de libertad de hasta un año y la pena accesoria de inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que esté relacionado con los animales.

En el caso del abandono, el Código Penal recoge que “el que abandone a un animal en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad, será castigado con una pena de multa de 1 a 6 meses. Asimismo, el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de 3 meses a 1 año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales”.

En cuanto a las sanciones administrativas, el abandono de mascotas está regulado en todas las Comunidades Autónomas por protección y derechos de los animales, junto con todas aquellas conductas que tengan que ver con el respeto y la tenencia responsable de los mismos.

seguro para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *