Coronavirus: ¿Quién paga la Baja Laboral de un trabajador?

Si tu estado de salud te impide realizar tu trabajo de manera óptima, o por el contrario, quieres conocer el procedimiento a seguir de tu empresa en caso de baja laboral de uno de los trabajadores, te explicamos el trámite que implica su condición sanitaria.

Tu médico de cabecera será el encargado de expedir la baja.

centro médico
Proceso para Obtener la Baja Laboral:

Como ya explicamos en anteriores artículos, el primer paso para la concesión de la Incapacidad Temporal es acudir a un médico que evalúe si ésta debe o no ser concedida.

De este modo, el médico realizará el parte de baja, el cual debe ser transmitido a la empresa en un máximo de tres días.

Aunque la baja médica no puede ser causa válida de despido, sí  puede ser considerada una falta grave.

Documento de incapacidad
¿Qué hace la empresa con la Baja Laboral?

Posteriormente, la empresa debe remitir este parte a la Mutua en un plazo de cinco días.

seguro de baja

Durante la totalidad de la baja, la empresa debe continuar con el pago al  trabajador (a menos que se produzca la finalización de su contrato), de manera que el importe se descontará de los seguros sociales.

El coste repercutirá en la Mutua o en el Instituto Nacional de la Seguridad Social, en función de si la incapacidad temporal es por contingencias comunes o profesionales y el momento de la misma.

convenio colectivo
¿Quién paga la Baja?

– Incapacidad temporal por Contingencias Comunes

Como mencionamos en artículos anteriores, por contingencias comunes (una enfermedad común o por un accidente no laboral) el cobro de la baja comienza a partir del cuarto día.

  • De manera que desde éste, hasta el día 15 (ambos inclusive) se abona el 60 % de la base de cotización del mes anterior a la baja, y el pago será asumido por la empresa.
  • A continuación, del 16º al 20ª día de baja, se recibirá igualmente el 60 %, pero en este caso el pago será efectuado por la Mutua o el INSS (según las coberturas contratadas por la empresa).
  • Finalmente, desde el día 21 hasta el alta médica será abonado el 75 % de la base de cotización por la Mutua o el INSS, como en el caso anterior.

– Incapacidad temporal por Contingencias Profesionales

En caso de contingencias profesionales (esto es, por accidente de trabajo o enfermedad profesional) se recibirá el 75% de la base desde el primer día.

  • En este caso, la empresa tendrá que abonar el primer día. A partir de entonces, la mutua se hará cargo desde el 2º día hasta el alta.

No olvides que todas estas condiciones no solo son importantes para quien necesita una baja. Si tienes una empresa, asegúrate de garantizar las mejores condiciones para ti y tus trabajadores; y no olvides los Convenios Colectivos que pueden mejorar las mensualidades recibidas.

 

¿Quieres saber cuánto se cobra estando de baja laboral? No te pierdas este artículo. Ahí te explicamos cada detalle.

Baja laboral por cuidado de hijos por coronavirus

Entre las nuevas medidas incorporadas para solventar la crisis del coronavirus, el Gobierno ha aprobado que la baja de aquellos empleados aislados por contagio sea considerada accidente laboral.

Con el principal objetivo de frenar el incremento de personas contagiadas y paliar los efectos que está ocasionando esta crisis del COVID-19, el Gobierno español ha declarado el estado de alarma y ha implantando nuevas medidas con las que espera conseguir resultados efectivos a corto plazo, y apoyar a todos los afectados en la medida de lo posible.

BAJA LABORAL POR CORONAVIRUS

En lo que respecta al ámbito laboral, el último cambio llega con el nuevo decreto aprobado por el consejo de ministros sobre las bajas por contagio de coronavirus de aquellos empleados afectados. Según ha anunciado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, los trabajadores contagiados y aislados por el virus se encontrarán de baja por accidente laboral. En este sentido, tanto las personas en aislamiento preventivo como quienes se hayan contagiado del virus, serán consideradas en Incapacidad Temporal, que se asimila a la baja laboral por Accidente de Trabajo.

El cambio de criterio de la Seguridad Social llega con motivo del incremento del número de contagiados en España, por lo que la necesidad de mejorar la prestación para los afectados es mayor y más urgente. El hecho de considerarla una incapacidad temporal por accidente laboral o enfermedad profesional llega con dicho fin, puesto que de esta forma, estos empleados pasarán a percibir desde el día siguiente al de la baja laboral el 75% de la base reguladora, con cargo a la Administración, según informó Illa.

Por su parte, los trabajadores del sector público que sean contagiados recibirán el 100% de su salario, como así ha acordado el Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

De esta forma, se produce un cambio de criterio por parte de la Seguridad Social, puesto que en un primer momento, se envió una circular en la que se especificaba que el contagio del coronavirus en empleados se consideraría baja por enfermedad común. La modificación se incluye en el paquete de medidas que el Gobierno ha aprobado tras la solicitud de UGT y C.C.O.O.

AYUDAS A PADRES CON HIJOS POR CORONAVIRUS

El propio Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha reconocido que estas propuestas aprobadas «se enmarcan en la necesidad de responder a la situación económica excepcional y transitoria causada por el COVID-19 y están en línea de otras tomadas por otros países de nuestro entorno», según señala el ministro José Luis Escrivá. El objetivo, como destaca el propio Escrivá, no es otro que el de «facilitar a la ciudadanía seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias propuestas por motivos de salud pública, de forma que el coste no recaiga sobre las familias y empresas«.

Y es que además del impacto sanitario, el económico también está sufriendo las secuelas del virus. De hecho, este nuevo Decreto-Ley, aprobado por los efectos del coronavirus, además de mejorar las condiciones de la baja laboral y tratar el aislamiento como tal, incluye una prestación extraordinaria para aquellos padres que tengan que cuidar de sus hijos, que debe todavía aprobarse.

Dicha prestación consistiría en una «compensación de ingresos» para aquellos padres a los que sus empresas no les puedan ofrecer soluciones al respecto, para hacer sus tareas desde casa. Con ello se buscará dar respuesta a «una situación sobrevenida», según explicó el ministro. En referente a su financiación, Escrivá reconoce que tendrá «un coste significativo pero manejable«.

Medidas laborales frente al coronavirus

En plena crisis sanitaria, los trabajadores se preguntan cuáles son las medidas laborales que se van a aplicar para garantizar lo máximo posible su seguridad durante la jornada. Cuáles son los derechos que protegen al trabajador que se encuentra en una posible situación de contagio, qué medidas puede adoptar la empresa en caso de «fuerza mayor» y cuál es el tipo de baja que cubre esta enfermedad son preguntas que todo empleado se cuestiona en esta situación.

BAJA LABORAL POR CUIDADOS DE HIJOS POR CORONAVIRUS

No cabe duda de que el coronavirus está afectando tanto a empresas como a trabajadores. El Gobierno ha tomado partida con un Plan de Contingencia para minimizar los efectos del COVID-19, que incluye pautas de actuación que solventen las situaciones comprometidas que puedan darse, aplicando la normativa laboral.

Prevención de riesgos laborales

El propio Ministerio de Sanidad insiste en que, dado el desconocimiento previo sobre el virus, las medidas de aislamiento constituyen la primera barrera de protección, tanto en los afectados como en el resto de trabajadores que pueden ser susceptibles de contacto con la persona contagiada.

MEDIDAS LABORALES O BAJA LABORAL POR CORONAVIRUS

Por tanto, tal y como establece la «Guía para la Actuación en el ámbito laboral en relación al nuevo coronavirus», las empresas pueden adoptar medidas organizativas o preventivas de manera temporal, con el objetivo de evitar situaciones de contacto social sin la necesidad de paralizar la actividad. Dicha paralización total sí sería obligatoria en caso de que exista un riesgo de contagio por coronavirus en el centro de trabajo, pero siempre optando a establecer medidas que permitan el desarrollo de la actividad laboral, o bien de forma alternativa, o suspendiéndola de forma temporal.

Si la prestación de servicios conllevara un grave riesgo e inminente de contagio en el centro de trabajo, los empleados pueden interrumpir su actividad y abandonarlo. Además, los trabajadores no podrán sufrir perjuicio alguno derivado de la adopción de estas medidas, «a menos que hubiera obrado de mala fe o cometido negligencia grave», como indica la guía.

La opción del teletrabajo

Cada vez más implantada. Las opciones de teletrabajo o teleworking posiblemente se han convertido en las más válidas para evitar parar la actividad de forma temporal ante el gran aumento de contagiados por COVID-19. Además, en lo que respecta al cuidado de los hijos, sin clase durante 15 días por el cierre de los centros educativos en algunas regiones españolas por coronavirus, se convierte para los empleados en una posibilidad de compaginar la jornada laboral con las labores del hogar.

TELETRABAJO POR CORONAVIRUS

La guía recuerda que esta medida debe cumplir con la adecuación a la legislación laboral y al convenio colectivo, además de que no debe suponer una reducción de los derechos profesionales en lo que respecta a remuneración, jornada laboral, etc. Tampoco debe suponer coste alguno para los empleados.

¿Me pueden despedir o reducir la jornada por coronavirus?

Si la empresa se viese obligada a suspender su actividad laboral de manera total o parcial, podrá llevarlo a cabo según los criterios establecidos en el artículo 47 del estatuto de los trabajadores, y en el Real Decreto 1483/2012, en el que se aprueban los procedimientos relativos al despido colectivo, suspensión de contratos y reducción de jornada.

Entre las causas que podrían justificar un expediente de regulación temporal de empleo por fuerza mayor (ERTE), se encuentran la existencia de índices de absentismo que impidan la continuidad de la actividad profesional, o que la Autoridad Sanitaria aconseje el cierre de la empresa. En cualquier caso, esta debe seguir el procedimiento establecido y llevar a cabo el periodo de consultas debidas con la representación del personal o la comisión constituida para ello.

Si finalmente se llevara a cabo la suspensión por fuerza mayor, la Tesorería General de la Seguridad Social podrá exonerar al empresario del abono de las cuotas de la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta durante el periodo de suspensión. Si, por otra parte, se produjeran extinciones de contratos de empleados, las indemnizaciones de los mismos correrían a cargo del Fondo de Garantía Salarial, según la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil. En el caso de que la empresa no comunicara el ERTE pero paralizara su actividad, el derecho de salario del empleado seguiría intacto.

Si además, no tienes claro si tu seguro médico puede cubrirte en caso de contagio de coronavirus, no dudes consultar toda la información en este ARTÍCULO. En el mismo también podrás ponerte al tanto sobre si se ofrecen coberturas o no en caso de viajes programados a zonas de riesgo. Consulta toda la información acerca de las nuevas medidas que se incluyen en el Real Decreto 463/2020, que ha aprobado el Gobierno una vez que se ha declarado el estado de alarma en España.

Autónomos y pymes

Tanto los trabajadores autónomos como las pymes podrán aplazar hasta 30.000 euros en el pago de impuestos durante los próximos seis meses, tal y como establece el decreto aprobado por el Gobierno el 14 de marzo. Estos aplazamientos podrán presentarse a través de una solicitud previa para las deudas tributarias incluidas en el periodo del 13 de marzo al 30 de mayo. Los autónomos obligados a parar su actividad o con una caída de ingresos del 70% o más respecto al semestre anterior recibirán una prestación extraordinaria.

De esta forma, el Gobierno busca frenar el impacto que llevará consigo el escenario de contención en los sectores con mayor vulnerabilidad en la economía, como son los pymes y autónomos. También serán aplazables las retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, las cuotas del IVA, los ingresos a cuenta y los pagos fraccionados de Sociedades.

El decreto permite también el aplazamiento de los reembolsos para las empresas que recibieran préstamos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa. El aplazamiento puede solicitarse del pago principal y/o intereses de la anualidad del curso, siempre y cuando el plazo de vencimiento sea inferior a seis meses y que las crisis del coronavirus les haya causado periodos de inactividad, una reducción en el volumen de ventas o interrupciones en el suministro que dificulte o imposibilite atender el pago de la misma.

El Gobierno espera aprobar en el próximo Consejo de Ministros una moratoria de cotizaciones, facilitando el aplazamiento del pago de cuotas a la Seguridad Social y una prestación extraordinaria para los colectivos más vulnerables. Una medida que tanto las pymes como los autónomos han solicitado para poder hacer frente a la gran reducción de ingresos que están recibiendo en el estado de alarma

Real Decreto Ley 8/2020: Pago de hipotecas, los ERTE y el cobro de la prestación de desempleo

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto Ley 8/2020 de 17 de marzo que complementa al anterior (463/2020), e incluye medidas para facilitar los ERTE y el cobro de la prestación por desempleo. Además, se lanzarán avales para garantizar la liquidez de las pymes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado un plan que movilizará 200.000 millones de euros con el fin de frenar el impacto de la crisis económica del coronavirus. Se trata de la mayor movilización de recursos de la historia de la democracia en España. Una cantidad que, según el propio Sánchez, se acerca al 20% del producto interior bruto.

Entre las medidas extraordinarias acordadas para el ámbito laboral, se encuentra la moratoria del pago de hipotecas sobre la vivienda habitual para trabajadores y autónomos en situación de vulnerabilidad económica y para aquellos contagiados de coronavirus. El objetivo no es otro que el de apoyar a aquellos trabajadores que pierdan su empleo y a los autónomos con ingresos reducidos tras la crisis provocada por el COVID-19.

PEDRO SÁNCHEZ ANUNCIA EL DECRETO 8/2020

El decreto incluye también una flexibilización de los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE), y permitirá el cobro de la prestación por desempleo sin cumplir el requisito de carencia a los afectados por los mismos. El borrador incluye una exoneración del 100% de las cotizaciones para las pymes que mantengan el empleo, y del 75% para el resto de empresas. Unas cifras siempre ligadas al mantenimiento de las plantillas.

Los trabajadores podrán adaptar su jornada laboral, o reducirla incluso al 100% cuando su presencia sea necesaria para atender a otra persona dependiente, o que requiera por edad, enfermedad o discapacidad, un cuidado personal y directo. El objetivo de estas medidas es el de configurar un conjunto de garantías que evite aplicar sanciones por faltas de asistencia, ante la necesidad de cuidar a un familiar directo.

Además, a las personas en situación de vulnerabilidad al perder su trabajo se les facilitará una moratoria impuesta a la banca para el pago de las hipotecas, ante la situación de emergencia sanitaria. Además, se ha aprobado la prohibición de cortar suministros (agua, luz y gas) a colectivos vulnerables.

Tal y como demandaban los sindicatos y empresarios, se flexibilizarán los ERTE de suspensión o reducción de jornada, con una simplificación de los procedimientos y acortando los plazos de resolución, definiendo lo que se entenderá por fuerza mayor en las circunstancias actuales. Se reconoce la prestación de desempleo contributiva a aquellos empleados que, tras ser afectados, no cumplan con el mínimo requisito de cotización. A destacar que no se computará el tiempo en el que el trabajador cobre la prestación a efectos de consumir el periodo máximo de percepción, conocido como «contador cero».

Se paraliza toda actividad no esencial en España

El Gobierno amplió el confinamiento tras aprobar en un Consejo de Ministros extraordinario la limitación total de movimientos en el país, salvo la de los trabajadores de actividades esenciales. La normativa se mantendrá en vigor desde el 30 de marzo hasta el 9 de abril, ambos días incluidos. Esta decisión llega tras superar la cifra de 72.000 personas contagiadas y más de 5.000 fallecidos por coronavirus. El objetivo de esta nueva decisión es la de rebajar la movilidad durante las dos semanas de confinamiento que se han prolongado (30 de marzo-11 de abril) a los niveles que suele haber en fin de semana.

PARALIZADA TODA ACTIVIDAD NO ESENCIAL EN ESPAÑA

El Real Decreto-ley 10/2020 de 29 de marzo permite una lista de actividades que pueden permanecer operativas, tales como los establecimientos minoristas de alimentación, productos y bienes de primera necesidad, bebidas, farmacéuticas, médicos, ópticas y productos ortopédicos e higiénicos, prensa y papelería, combustible, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, comercio por internet, telefónico o correspondencia, tintorerías, lavanderías y tiendas de alimentos para mascotas. El resto de actividades o servicios se suspenden durante las dos semanas que se ha prolongado el estado de alarma.

Las empresas que operan para suministrar los servicios de las actividades mencionadas podrán seguir ejerciendo, puesto que se incluyen en el sector primario: Agricultura, pesca, productos alimentarios, fabricación de ropa de trabajo, productos farmacéuticos, transporte y distribución de todos los productos que se consideran básicos. Además, cualquier otra actividad que pueda llevarse a cabo mediante teletrabajo podrá mantenerse.

LA CONSTRUCCIÓN ES UNA ACTIVIDAD NO ESENCIAL

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aclaró a la hora de detallar las medidas que, durante los días que se aplique este permiso al resto de trabajadores, estos «continuarán recibiendo su salario con normalidad», y una vez que finalice la emergencia sanitario, estos podrán recuperar las horas no prestadas de manera paulatina y espaciada en el tiempo. A este permiso se le denomina como retribuido laborable.

ARTÍCULO 31: LÍNEA EXTRAORDINARIA DE COBERTURA ASEGURADORA

CORONAVIRUS Y MASCOTAS: ¿CÓMO AFECTA EL ESTADO DE ALARMA?

baja laboral terranea

Jesús Rengel