UE y constructores de camiones discuten sobre las emisiones de CO2

La Comisión Europea quiere que en 2030 la reducción de emisiones de dióxido de carbono alcance el 30%, mientras que los constructores de camiones proponen un 16% y una revisión de los objetivos en función del desarrollo que alcance la propulsión eléctrica.

UE y constructores de camiones discuten sobre las emisiones de CO2

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) ha revisado los objetivos de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) fijados por la Comisión Europea (CE) para los camiones pesados en el horizonte de 2030. La propuesta de ACEA propone un 7% de reducción para 2025 y un 16% para 2030, frente a los objetivos de la CE que son, respectivamente, del 15 y del 30% y que los constructores consideran que son más ambiciosos que realistas.

En lo que sí coinciden Comisión y ACEA es que los objetivos de reducción de emisiones contaminantes sean revisados en 2022 como estaba previsto, aunque para los constructores cualquier incremento de cara a 2030 debería hacerse en las proximidades de dicha fecha para tener en cuenta el desarrollo que en ese momento hayan alcanzado las energías alternativas a los combustibles fósiles, principalmente la propulsión eléctrica, y como se encuentre de extendido y consolidado el llamado “tejido de suministro y recarga”.

ACEA y CE también discrepan en las sanciones aplicables a los fabricantes que llegado el momento no cumplan con los límites de emisiones. Para ello la Comisión Europea ha elaborado la denominada “Prima de Exceso de Emisiones” que fija una multa de 6.800 euros por gramo de CO2/Ton-km, lo que vendría a significar unos 570 euros por gramo de CO2/km, una cuantía que los constructores estarían dispuestos a aceptar siempre y cuando los límites de emisiones sean “realistas”.

Además, desde ACEA se critica que en el cálculo de esta “Prima” los expertos de la Comisión Europea hayan equiparado las emisiones de los camiones y de los vehículos comerciales, cuando es evidente que un camión es más pesado y además transporta una mayor carga útil (una media de 12 toneladas) que un vehículo ligero (una media de 1.000 kg), lo que le hace sin duda más eficiente en gramos de CO2/Ton-km.

Por esta razón los constructores de camiones defienden unas sanciones proporcionales al coste de la tecnología implementada por los diferentes fabricantes en sus vehículos y que las penalizaciones a los camiones se basen en gramos de CO2/Ton-km y no en gramos de CO2/km.

Seguro para camiones

UE y constructores de camiones discuten sobre las emisiones de CO2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *