Árbol de Navidad: ¿Cuál es su origen y cuándo se pone y se quita?

Con la llegada de las fiestas navideñas, la decoración de nuestros hogares es uno de esos aspectos fundamentales que no pueden faltar en esta época del año. Y si hablamos de decorar en Navidad, el árbol es un elemento imprescindible.

Cuál es el significado del árbol de Navidad.

¿Pero desde cuándo? ¿Cuál es el origen de esta costumbre y qué significa su simbología? ¿Cuándo se debe poner y quitar el árbol?

Celebrar la Navidad conlleva tareas que a todos nos gusta llevar a cabo para disfrutar las fiestas como la ocasión lo merece. Aunque sea una vez al año, debemos prepararnos bien para que todo sea perfecto y para ello necesitamos organizarnos como es debido.

Decorar la casa con adornos navideños se encuentra entre los deberes que tanto nos encanta realizar cada año cuando llega el mes de diciembre, imprescindible para esta época del año. Y si la decoración es importante para ti, damos por hecho que no lo es menos el árbol de Navidad. Un elemento archiconocido y de lo más simbólico con tantos años de historia que nuestra mentalidad irremediablemente lo considera algo imprescindible en esta festividad.

Pero realmente, es posible que nos lleguemos a preguntar en algún momento ciertas cuestiones con respuesta de las que no somos conscientes: ¿Cuál es el origen del Árbol de Navidad? ¿Cuándo es la fecha exacta para ponerlo y quitarlo? ¿Qué significa realmente para la Navidad? ¡Sigue leyendo y lo descubrirás!

¿Cuál es el significado del árbol de Navidad?

El árbol de Navidad es uno de los principales elementos decorativos de esta fiesta universal. Tenemos claro que es una de las piezas indispensables que nos insufla ese espíritu navideño tan característico de estos meses. Pero a decir verdad es posible que no tengamos claro cuál es su verdadero significado o qué simboliza. En definitiva, cuál es su historia.

La famosa costumbre consiste en decorar con incontables adornos navideños un pino o abeto, y colocarlo en el salón de nuestro hogar, aunque en la actualidad también se está utilizando cada vez más árboles artificiales, de plástico y de otros materiales sintéticos. Las bolas de colores, que pueden ser tanto de cristal o de otro componente menos frágil, además de guirnaldas, luces y la estrella son habitualmente los elementos de decoración con las que solemos completar el árbol. La pregunta es: ¿Por qué?

La historia de esta particular y longeva tradición proviene de muchos siglos atrás. Y es que antes de la llegada del cristianismo a Europa ya existía un cierto culto a un árbol adornado que contenía un gran simbolismo y adoración para los nórdicos, al que conocían como Yggdrasil. El sacerdote Bonifacio habría tenido un papel fundamental en el inicio de esta tradición con el objetivo de transmitir el evangelio a los pueblos germanos paganos. Según la leyenda, el misionero derribó un árbol y le llamó “el árbol del Niño Jesús”, como símbolo de paz y solidaridad.

Cuándo se coloca la estrella en el árbol de Navidad

Una vez que se evangelizaron estos pueblos, los cristianos utilizaron la misma idea para celebrar el nacimiento de Cristo. Un pino que en un primer momento estaría formado, según la leyenda, por manzanas y velas, que con el paso del tiempo darían paso a bolas de cristal y luces, como lo conocemos en nuestros días. Y bajo su figura se ha ido formando la costumbre de colocar los regalos que Papá Noel o los Reyes Magos traen todos los años a los niños.

En el continente europeo, Alemania podría haber sido el lugar en el que se vería el primer árbol de Navidad hace más de 400 años. Más tarde se extendería a otros países como Finlandia o Inglaterra, lugares en los que generaba junto con el frío tan característico de aquellos lugares un ambiente navideño idóneo. Poco a poco, este elemento decorativo fue viéndose en actos y celebraciones de importancia. En España, la costumbre se iniciaría en Madrid a finales del siglo XIX, aunque que duda cabe que con el paso de los años se ha potenciando hasta formar parte prácticamente de nuestra cultura popular.

En lo que respecta a los adornos navideños que se colocan en el árbol, tampoco están exentos de un significado especial. El más singular y con mayor protagonismo de todos ellos es la estrella, la cual se coloca en la parte posterior del árbol, exactamente en la punta. Representa la fe que guía al cristiano, como lo hiciera la de Belén con Sus Majestades. Junto con la estrella, las otras “piezas” que no puede faltar en un árbol de Navidad son las luces (que simbolizan la luz de Cristo) o las esferas (dones de Dios otorgados a los hombres), igualmente tan características, además de las bolas. El propio abeto representa la vida en sí misma.

¿Cuándo se pone y se quita el árbol de Navidad?

Aunque sea una de las tradiciones más conocidas en esta época del año, lo cierto es no solemos poner el árbol de Navidad en una fecha exacta y cada familia no suele decantarse por un día concreto para iniciar las fiestas. Al igual que sucede para poner el Belén, a buen seguro que muchos de nosotros colocamos tanto el abeto como el pesebre cuando llega ese momento en el que en nuestro interior decidimos que la Navidad en nuestro hogar debe dar comienzo.

Pinos para Navidad.

Pero lo cierto es que muchas personas se preguntarán cuál es realmente la fecha “estipulada” en la que se debe realizar la decoración navideña, si es que la hay. Pues para la religión cristiana sí que existe un día concreto para poner el árbol de Navidad: el 8 de diciembre. Así lo estableció al menos el Papa Pío IX en el año 1954, en el que se declaró tal fecha como el día en el que la Virgen María “fue preservada por privilegio único de la mancha original desde el primer instante de su Concepción“. Es por ello que tal fecha sea el inicio de este periodo de celebración por el nacimiento (25 de diciembre) y bautismo (6 de enero) de Cristo. En la noche del 24 (Nochebuena), es cuando debemos colocar la estrella de Jesús en lo más alto del árbol. Un vez pasado tanto el bautismo como la visita de los Reyes Magos, el 7 de enero quitamos la decoración navideña de nuestra casa.

El 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción, también sería por tanto la fecha indicada para poner el pesebre en casa, aunque el niño Jesús no debería colocarse hasta el día de su nacimiento, en Nochebuena, mientras que Sus Majestades de Oriente hasta su llegada, la noche del 5 de enero.

Si te ha interesado este artículo y quieres aumentar tu espíritu navideño, te animamos a que consultes cómo vivir la Navidad con tu perro

Árbol de Navidad: ¿Cuál es su origen y cuándo se pone y se quita?
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *