Los caballos de Jutlandia, el antepasado del Suffolk

Empleados tradicionalmente como caballos de tiro, los caballos de Jutlandia fueron en la antigüedad utilizados como caballos de guerra. Este hecho hizo que llegasen hasta las costas de Gran Bretaña en el siglo IX y que sirviesen de base para crear la raza del Suffolk inglés. Actualmente la población apenas llega a los 1.000 ejemplares, por lo que algunos temían por su supervivencia, pero estudios recientes sobre la viabilidad genética de la raza aportan datos esperanzadores.

caballo Jutlandia

Los caballos de Jutlandia son unos animales excepcionales para los trabajos agrícolas por su fuerza y temperamento. Originarios de la Península de Jutlandia, en la parte occidental de Dinamarca, destacan por ser unos animales compactos y musculosos, con un temperamento tranquilo y cooperativo además de alegre. Actualmente se los puede ver cerca de entornos urbanos donde realizan labores de caballo de tiro y espectáculos de caballos, pero quizás lo que más llama la atención es el empleo de estos animales para el reparto de cerveza en los alrededores de Copenhague.

Se trata de una medida llevada a cabo desde siempre por la empresa cervecera Carlsberg. Desde 1928  la empresa ha empleado a esta raza para transportar sus mercancías por el entorno de la capital. Para ello se hizo inicialmente con un total de 210 Jütlands aunque poco a poco fueron sustituidos en su mayor parte por camiones. En la actualidad se mantienen un total de 20 caballos de Jutland para el reparto en las zonas cercanas a la capital danesa.

Características del caballo de Jutlandia

Esta raza es de capa castaña, aunque de manera puntual tiene colores ruanos y alazanes rematados con marcas blancas. El tamaño de alzada es entre 152 y 160 centímetros, con un peso de entre 650 y 800 kilogramos. Se trata de una raza musculosa y compacta con frente plana y cuello corto, un amplio pecho y unas patas cortas.

La raza tiene un perfil facial convexo, un cuello arqueado que se une al tronco en un pecho con gran amplitud. El hombro derecho y la grupa están ligeramente inclinados. Esta conformación del cuerpo le permite arrastrar pesadas cargas con una disposición excepcional por el trabajo.

El caballo Jutlandes en la historia

El caballo Jutlandés ha sido desde la antigüedad empleado para la guerra. En códices del siglo IX se pueden apreciar caballos con porte similar al caballo Jutlandés y que eran empleados por los vikingos en los asaltos a Gran Bretaña. Las invasiones vikingas del siglo IX transportaron a esta raza hasta las costas británicas. El abandono de estos animales en tierras inglesas parece que fue el inicio de la raza Suffolk inglés.

Caballos Jutlandia

El empleo de estos animales como caballos de guerra han sido documentados desde el siglo XII debido a su capacidad de soportar el gran peso de armaduras y bardas de la caballería pesada. Durante la Edad Media, los caballos de Jutlandia fueron llevados hasta Inglaterra, Alemania y Francia para su empleo como monturas de caballeros en las famosas justas.

Durante el siglo XVIII el caballo Jutlandés hibridó sus líneas de sangre con otras razas, concretamente de caballos de tiro. Desde 1850 se creó un libro de orígenes donde la población del caballo de Jutlandia quedó reflejada, creciendo hasta unos 15.000 ejemplares en 1950. Con los años, la población ha ido disminuyendo hasta que, en 2011, solo se tuvo constancia de una población de en torno a 1.000 caballos.

Su población está controlada

El libro de orígenes de la raza se creó en 1850 y durante su andadura se han inscrito un total de 22.000 caballos hasta 2007. La primera asociación de criadores se formó en 1887 y acorde a los cánones que fijaron se procedió a evaluar los primeros sementales en 1888.

Jutlandia

En 1898 las «Sociedades de cría de caballos federados Fyn» dedicados al desarrollo de la cría de caballos de Jutlandia se establecieron en Fionia. En 1950 la población de equinos en jutlandia se incrementó notablemente con 405 ganaderías dedicadas a su crianza. La población llegó a 15000 caballos pero desde entonces el número de animales ha descendido de manera notable, en parte debido a la mecanización de las tareas agrícolas.

Durante el año 2008 se realizó un estudio sobre la viabilidad genética del caballo de Jutlandia. Dicha investigación tomó una muestra de sangre de 716 caballos y tras su análisis concluyó que el riesgo de extinción de la raza debido a la endogamia o la baja diversidad genética es muy baja. Dicho estudio incluyo también las poblaciones danesas de  Knabstrupper y Fredericksborg ya que existe una teoría que afirma que la extinción de las razas Danesas estaría principalmente provocada por el deterioro genético de la raza Jutlandesa. Los resultados del estudio determinaron que la diversidad genética de las tres razas danesas es similar al de otras razas europeas.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *