Campolina y Mangalarga Marchador, razas de caballos a ritmo de samba

Uno de los epicentros sudamericanos para la cría de caballos es Brasil. En el país de la samba y del carnaval dos razas equinas surgidas en el siglo XIX, Campolina y Mangalarga Marchador, son auténticos símbolos nacionales.

Caballo de la raza Mangalarga.

Brasil es el quinto país del mundo por superficie -8,5 millones de km2- y el sexto por volumen de población -208,3 millones de habitantes-, pero además es uno de los principales epicentros sudamericanos en el mundo del caballo, tanto por el número de ejemplares como por la gran cantidad de criadores que existen.

En el país carioca cohabitan muchos tipos de razas equinas pero principalmente dos, convertidas en símbolo caballar de Brasil, mandan sobre el resto, Campolina y Mangalarga Marchador, aunque también existe un “mix” denominado popularmente Mangolina y que responde al cruce de ambas razas.

La cría de caballos Campolina comenzó a finales del siglo XIX en el estado brasileño de Minas Gerais, concretamente en 1870 y en la Fazenda Tangue, cuando su propietario Cassiano Campolina cruzó su yegua de capa negra -Medeia- con un semental de Pura Raza Española (PRE). El objetivo era conseguir un caballo de recreo, doma y enganche autóctono que conservara en su ADN la belleza estética y las características de los caballos españoles.

seguro de caballo

El fruto de esa unión fue Monarca, el primer semental de Campolina, un ejemplar que vivió hasta 1898 y que puede considerarse como el origen de una raza que posteriormente se cruzaría con otras como Holsteiner, Silla Americano e incluso Clydesdales, hasta llegar a los actuales Campolina.

Los estándares de este raza se definieron en 1934 y en la actualidad existen registrados unos 85.000 ejemplares muy reconocibles por la característica forma cóncava que tiene su cabeza. Las yeguas tienen una alzada de 1,52 metros, que se convierte en 1,58 metros en los machos. Estos últimos pueden llegar a pesar entre 550 y 600 kg frente a los 350-450 kg de las hembras, predominando en el pelaje Campolina las capas baya, alazana, negra y “pampa” o pinta.

Por su parte, el Mangalarga Marchador es un caballo de formato mediano, algo más pequeño que el Campolina dado que en los machos se acepta 1,52 metros de alzada y en las hembras 1,46 metros, con un peso que puede oscilar entre los 350 y 400 kg y que es algo mayor en los ejemplares de Mangalarga Paulista.

Considerada una de las razas más antiguas de Sudamérica la cría de Mangalarga Marchador comenzó en Brasil a mediados del siglo XIX, cuando la familia brasileña Junqueira, también residente en el estado de Minas Gerais, decidió cruzar ejemplares locales con algunos de los sementales Alter-Real que el rey portugués Joao IV había llevado hasta Brasil durante su huida de la ocupación napoleónica de la Península Ibérica.

Caballos de raza Campolina.

El primer semental de este cruce se llamaba Sublime y durante algún tiempo esta nueva raza adoptó su nombre, aunque posteriormente sería la Hacienda Mangalarga, donde inicialmente comenzaron a criarse estos caballos, la que terminaría imponiendo su nombre en unos animales “diseñados” para la monta, para la caza a caballo y para el trabajo en entorno rurales, caballos que con el paso del tiempo acabarían convertidos, como le sucede al Campolina, en símbolos de Brasil.

En 1949 se creó la Asociación Brasileña de Criadores de Caballos Mangalarga Marchador y a partir de ahí se concretaron los estándares de una raza que contabiliza en su haber la “disidencia” de los llamados Mangalarga Paulista, creados por la parte de la familia Junqueira que decidió trasladar su residencia del interior brasileño a las proximidades de la costa atlántica donde Sao Paulo y Rio de Janeiro son los principales centros de cría. Las capas más frecuentes en los Mangalarga Marchador son alazán, bayo, gris y ruano.

En la actualidad existen en Brasil unos 7.000 criadores de Mangalarga Marchador y los registros de la asociación con sede en Belo Horizonte contabilizan 190.000 ejemplares de una raza que a pesar de los años continúa conservando la “fina estampa” que en su día tuvieron los originarios ejemplares Alter-Real de origen árabe y PRE.

Si te ha resultado útil este artículo, te animamos a que consultes también los siguientes:

seguro para caballos

Campolina y Mangalarga Marchador, razas de caballos a ritmo de samba
4.5 (90%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *