Unos cascos sanos hacen caballos sanos

A pesar de su dura apariencia los cascos son una de las partes más frágiles de la anatomía de un caballo, lo que obliga a tenerlos siempre limpios y en buen estado si queremos que la salud de nuestro animal no se resienta. Aquí damos algunos consejos para conseguir unas pezuñas sanas.

¿Por qué se le ponen cascos a los caballos?

El caballo es un mamífero perisodáctilo ungulado cuyo peso corporal descansa sobre cuatro dedos centrales que después de miles de años de evolución se han transformado exteriormente en lo que habitualmente conocemos como pezuñas o cascos. En anatomía comparada la pezuña de un caballo correspondería con el “dedo corazón” de un humano.

barefoot caballo sin herraduras ni cascos

Las patas de los caballos están conformadas por docenas de huesos, articulaciones, músculos, tendones y ligamentos, que sirven para proporcionar a los animales apoyo, tracción y absorción de impactos, y es precisamente el concepto de “estrés óseo” la explicación de que todos los equinos dispongan de cascos.

Hace miles de años los caballos tenían el tamaño de un perro grande y sus patas estaban terminadas en varios dedos. A medida que su tamaño fue incrementándose y con el objetivo de absorber mejor los esfuerzos generados durante la carrera estos dedos originales se fueron atrofiando paulatinamente hasta quedar reducidos a uno solo cubierto por una capa protectora (pezuña) compuesta de queratina.

¿Cómo se llaman los cascos de los caballos?

Los cascos son, por lo tanto, una parte fundamental de la anatomía de un caballo y por ello es obligatorio cuidarlos con mimo para mantenerlos sanos y en buen estado con el fin de evitar posibles lesiones, siendo conveniente lavarlos como mínimo una vez al día, preferiblemente siempre después del trabajo y dando tiempo para un correcto secado antes de regresar al box.

En la pezuña de un caballo debemos distinguir tres partes principales. La “Pared” es la zona exterior y su crecimiento se produce en dirección descendente desde la corona, que es la parte superior donde el casco se inserta con la pata.

La “Suela” es la zona inferior que, junto al borde frontal y la llamada línea alba, está en contacto con el suelo. Es una parte delgada y con una forma ligeramente cóncava con el fin de proteger el casco de posibles lesiones, por lo cual debe ser objeto de muchos cuidados para que siempre se mantenga en óptimas condiciones.

Finalmente, la “Ranilla” es fácilmente visible en la parte inferior. Se trata de un mecanismo amortiguador y antideslizante que facilita que el casco se extienda y se contraiga a cada paso del animal, por lo que resulta fundamental mantenerla en todo momento limpia para evitar problemas y facilitar un correcto apoyo.

¿Cómo son los cascos de los caballos?

Los cascos no dejan de crecer durante toda la vida del caballo  -al ritmo aproximado de un centímetro al mes- y a pesar de estar formados por un material de notable dureza están sometidos al desgaste por rozamiento, sobre todo cuando los animales se mueven habitualmente sobre suelos duros, razón por la cual es aconsejable prevenir un desgaste excesivo con la utilización de herraduras protectoras.

Algunos expertos sostienen que cuando los cascos tienen paredes fuertes y buenas ranillas, y siempre que el animal pise fuerte y recto, el herraje no es una cuestión obligatoria, aunque a la hora de determinar la necesidad o no de herrar hay que tener en cuenta muchas variables, como dureza del terreno, tipo de trabajo que realiza el caballo, peso, alimentación, etc, haciendo que con carácter general lo más aconsejable sea echar mano de las herraduras y olvidarse de problemas.

Pezuñas de un caballo Percherón.

¿Qué es bueno para curar los cascos de los caballos?

Lo que nadie discute es que la limpieza es factor primordial para un casco sano y para ello es conveniente eliminar todos los restos de barro y de suciedad y en la zona de la ranilla retirar piedras y cualquier otro elemento invasor. Durante estas operaciones es fundamental comprobar el estado y fijación de las herraduras, el grado de sequedad de los cascos y asegurarse de que no existen cortes o grietas. Cualquier olor desagradable que percibamos puede ser síntoma de alguna infección y motivo de que busquemos el consejo del especialista.

A pesar de su sólida apariencia las pezuñas son muy delicadas y cualquier objeto externo como una piedra, un clavo o un trozo de cristal, puede causar mucho daño, al igual que sucede con la siempre desaconsejable acumulación de estiércol, que además de ofrecer una mala imagen del caballo puede derivar en podredumbre de la ranilla y en un reblandecimiento general del casco.

Finalmente, hay que advertir que unas herraduras deterioradas, mal asentadas, sueltas o con clavos levantados deben ser rápidamente sustituidas, dado que pueden provocar una caída o una lesión en nuestro caballo.

Cómo prevenir problemas en los cascos de un caballo

Como parte fundamental en la anatomía de un caballo, ya que cumplen varias e importantes funciones, debemos prestar especial atención a su cuidado y salud. Para ello debemos proporcionar al animal una alimentación adecuada, cuidados veterinarios y sobre todo unas condiciones higiénicas de estabulación y manejo que sirvan para prevenir problemas. 

En todos los caballos los cascos tienen una gran importancia dado que cumplen con numerosas funciones. La más evidente de todas y apreciable a simple vista es la función de apoyo, ya que las pezuñas o cascos son el punto que debe soportar todo peso del animal.  

prevenir lesiones en cascos

Esta circunstancia implica que si el caballo no desgasta de forma equilibrada los cascos los aplomos no serán los correctos y por lo tanto el peso no se repartirá adecuadamente favoreciendo con ello la aparición de lesiones. 

Otra función del casco es servir de contacto con el suelo y permitir que el animal pueda reconocer las características del terreno que pisa. Además, al caminar las zonas elásticas del casco presionan hacia el interior ayudando a bombear la sangre de las extremidades al corazón, evitando sobrecargas de trabajo en este órgano. 

Por tanto un correcto mantenimiento de los cascos es fundamental para la salud y el bienestar de los caballos, en especial para aquellos que realizan una actividad deportiva. En este sentido si nos encontramos con caballos que presentan cascos quebradizos y agrietados es importante identificar la causa de origen y solucionarla antes de que tenga mayores consecuencias. 

Causas que provocan cascos quebradizos 

Generalmente los problemas en los cascos vienen provocados por unas incorrectas condiciones de estabulación y manejo de los animales. Los caballos en libertad recorren grandes distancias por terrenos muy diversos, lo que hace que sus cascos se endurezcan desde que nacen y se desgasten por el uso.  

Por el contrario, los caballos domésticos se encuentran estabulados y esto hace que sea necesario mantener un buen nivel de higiene. Tenemos que impedir que los cascos estén en contacto directo y continuo con heces, humedad y con sustancias corrosivas como la orina. Con ello evitaremos su debilitamiento y la entrada de patógenos. 

prevenir problemas en cascos

Unos aplomos incorrectos también pueden producir grietas debido a un reparto desigual del peso del animal. Esto puede venir provocado por una mala conformación física del caballo, por lesiones mal curadas o secuelas de antiguas lesiones, que hacen que el caballo no apoye correctamente, o por un mal herraje que causa tensiones en zonas del casco donde no debería haberlas. 

El manejo del caballo también tiene consecuencias directas sobre los cascos. Por ejemplo, un animal al que no se le limpian los cascos puede sufrir de grietas, al igual que le ocurre a un caballo con una dieta pobre en nutrientes o mal formulada.  

Finalmente, las cuestiones genéticas también pueden juegar un papel fundamental, ya que hay razas equinas, como es el caso de las centroeuropeas, con unos cascos especialmente delgados y frágiles. 

Cómo solucionar las grietas en los cascos 

Cuanto más elásticos sean los tejidos del casco menos probable será que aparezcan grietas, por lo que para prevenir este tipo de problemas debemos mejorar la hidratación de los tejidos.  

Tenemos que saber que tanto la hidratación como los nutrientes llegan a los cascos a través de la sangre, por lo que desde fuera poco podremos hacer salvo prevenir la pérdida de hidratación mediante el uso de grasa tras la ducha. 

grietas en cascos de caballos

Para prevenir problemas de este tipo deberemos aportar a nuestro caballo una dieta con una concentración adecuada de minerales, lisina, vitamina A, biotina y ácidos grasos, especialmente omega 3 y omega 6, que cumplen una función indispensable en el desarrollo de unos cascos sanos. 

Actualmente existen suplementos específicos para los cascos de los caballos, aunque un animal con una dieta adecuada y de alta calidad no los necesita. En algunos casos los veterinarios pueden recomendarlos en aquellos animales con deficiencias nutricionales o como ayuda para la recuperación de un casco dañado.

seguro para caballos
Perfil del autor

Terránea es una correduría de seguros especialista en comparar precios del mercado asegurador para ofrecer a sus clientes todo un abanico de servicios.

Dedicada a esta actividad desde 1998, pretendemos ofrecer claridad a nuestros clientes para que puedan ahorrar dinero y escoger la tarifa que se ajusta a sus necesidades.

Encuentra un seguro barato entre más de 30 aseguradoras
con nuestro buscador de seguros.

Tendrás un asesor personal. Ponemos a tu disposición un equipo de 60 profesionales, tramitadores y abogados para gestionar tus siniestros, con las máximas garantías de indemnización, y representarte en caso de conflicto con la compañía aseguradora.

TERRÁNEA

Terránea es una correduría de seguros especialista en comparar precios del mercado asegurador para ofrecer a sus clientes todo un abanico de servicios. Dedicada a esta actividad desde 1998, pretendemos ofrecer claridad a nuestros clientes para que puedan ahorrar dinero y escoger la tarifa que se ajusta a sus necesidades. Encuentra un seguro barato entre más de 30 aseguradoras con nuestro buscador de seguros. Tendrás un asesor personal. Ponemos a tu disposición un equipo de 60 profesionales, tramitadores y abogados para gestionar tus siniestros, con las máximas garantías de indemnización, y representarte en caso de conflicto con la compañía aseguradora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.