¿Cómo influye la dieta en las emociones y el bienestar mental?

Está probado que nuestra dieta interviene de forma directa en nuestro bienestar emocional. No podemos sentirnos bien si nos alimentamos mal y viceversa. Para sentirnos bien debemos alimentarnos bien, porque buena parte de nuestro bienestar tiene su origen en el sistema digestivo, de forma que los expertos señalan como fundamental para nuestra salud el eje intestino-cerebro.

Todos recordamos el proverbio clásico “mens sana in corpore sano” que afirma que tener una mente sana es inviable sin un cuerpo sano. La base filosófica de este proverbio tiene que ver con una práctica física y deportiva adecuada, pero más recientemente los nutricionistas han sumado a esta ecuación los conceptos de bienestar emocional y correcta alimentación, dos cuestiones que desde siempre se han tenido muy en cuenta en las culturas orientales.

Cada vez parece más probado y evidente que somos lo que comemos, lo que significa que la dieta que seguimos y los alimentos que ingerimos habitualmente tienen una relación directa con nuestro bienestar físico y emocional, en definitiva, con nuestra salud.

En este sentido ahora sabemos que en un 20% dependemos de nuestra genética y en un 80% de nuestro estilo de vida, de forma que nuestros hábitos alimentarios y nuestras pautas de salud de alguna forma nos definen y definen nuestro nivel de bienestar.

El eje intestino-cerebro

Los expertos hablan de una conexión intestino-cerebro, porque están convencidos de que los alimentos intervienen directamente en la formación de la microbiota que habita nuestro aparato digestivo y que es en el intestino donde se generan los neurotransmisores que van a provocar en nosotros las motivaciones vitales positivas o negativas.

Este es el caso, por ejemplo, de la serotonina, una sustancia que se genera en un 90% en el sistema digestivo gracias a la intervención del triptófano, un aminoácido que se encuentra presente en muchos alimentos.

eje intestino-cerebro

La serotonina es fundamental para que podamos sentirnos bien y en equilibrio y es precisamente la microbiota intestinal la que se encarga, entre otras labores, de transformar el triptófano en serotonina.

Legumbres, frutos secos, frutas, cereales integrales y pescado azul son alimentos ricos en triptófano, mientras que por el contrario carnes procesadas, arroz, lácteos o pastas tienen bajos niveles de triptófano, lo que significa que cuidar nuestra dieta es una cuestión fundamental para alcanzar un buen nivel de bienestar.

Otro caso es la dopamina que se genera con la ingesta de cereales integrales o legumbres. Esta sustancia se genera en un 50% en el sistema digestivo y es fundamental en la sensación de placer y de motivación vital.

Cambiar de dieta lo cambia todo

Entre otras cosas los nutricionistas advierten sobre el consumo de azúcares de metabolismo rápido que sirven para que la bacteria Cándida, que es uno de los habitantes de nuestra microbiota, se multiplique haciendo que sintamos una mayor necesidad de ingerir este tipo de azúcares.

cambiar la dieta lo cambia todo

Con ello quieren señalar que un cambio en nuestra dieta lo cambia todo, porque los alimentos que ingerimos contienen más o menos nutrientes de calidad y eso afecta a la salud de las células de todo nuestro cuerpo que son las que en definitiva conforman todos los tejidos, esqueleto y órganos, un conjunto donde el cerebro puede considerarse un órgano más.

Desde el punto de vista del bienestar emocional es importante seguir una dieta lo más natural y sana posible, donde las proteínas procedan fundamentalmente de pescados azules, carnes no procesadas, verduras, legumbres, etc. Alimentos que además deben ser bajos en grasas o en su caso contener grasas que no sean perjudiciales para nuestra salud.

¿La carne nos hace irritables?

No está probado que el consumo de carne tenga una incidencia negativa sobre nuestro bienestar emocional, pero un consumo excesivo si produce irritabilidad y un excesivo consumo de energía, dado que para digerir carne nuestro organismo necesita un mayor esfuerzo que para digerir otro tipo de alimentos.

¿la carne roja nos vuelve irritables?

Lo que aconsejan los nutricionistas es no incluir en nuestra dieta un consumo excesivo de carne, y en todo caso siempre es preferible la carne de pollo a las carnes rojas, y más aconsejable todavía es que tomemos estas carnes mezcladas con verduras, legumbres, etc.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.