Primera vez en autocaravana: Consejos prácticos para novatos

Todos los años circulan por nuestras carreteras unas 200.000 autocaravanas, de las cuales aproximadamente 30.000 son de matrícula española. Muchas de ellas son autocaravanas de alquiler, un negocio en auge en los últimos años, lo que hace suponer que sus conductores y ocupantes no son “veteranos” del caravaning y que por lo tanto pueden desconocer muchas de las normas que debe cumplir un buen caravanista.

imagen Autocaravanas 047-2

Según datos del informe “Movilidad en Autocaravana” el parque de este tipo de vehículos de ocio alcanza en nuestro país las 30.000 unidades, una cifra que se podemos estimar que se incrementa hasta las 200.000 si a las autocaravanas nacionales les sumamos las que todos los años cruzan nuestras fronteras procedentes de Europa.

Muchas de las autocaravanas con matrícula española son unidades de alquiler, un negocio en auge y que no deja de crecer año tras año, una circunstancia que significa que las personas que las conducen y que las ocupan no son “profesionales” del caravaning, de ahí que desconozcan muchas de las cosas que los más veteranos caravanistas han aprendido con la experiencia del día a día.

No pasarse de velocidad

Por ejemplo, en ocasiones se desconoce que por ley y a diferencia de los turismos las autocaravanas tan sólo pueden transportar personas y en ningún caso mercancías, salvo aquellas que de una forma razonable se entienden como necesarias para que las personas que las ocupan puedan vivir, disfrutar de sus salidas de ocio y pernoctar a bordo.

imagen Autocaravana

En cuanto a la velocidad legal a la que pueden circular las autocaravanas, el Reglamento General de Circulación establece que cuando estos vehículos de ocio tienen una MMA igual o inferior a 3.500 kg, se encuentran autorizados para circular a un máximo de 120 km/h en autopistas y autovías, velocidad que se reducirá a 90 km/h en el resto de carreteras de tipo convencional.

En el caso de tratarse de autocaravanas más pesadas cuya tara se sitúa por encima de los 3.500 kg de MMA, los límites de velocidad serán de 90 km/h y 80 km/h, respectivamente.

Dispositivos de seguridad

Cuando una autocaravana se encuentra en movimiento la normativa obliga a que todos sus ocupantes, ya sean adultos, niños o mascotas, viajen en el interior del vehículo ocupando un asiento dotado de su correspondiente dispositivo de retención, ya sea cinturón, silla infantil, trasportín o arnés.

imagen Autocaravanas 047-3

En el caso de viajar con mascotas, algo muy frecuente en el mundo del caravaning, hay que tener en cuenta que un perro de 20 kg de peso puede convertirse en un cuerpo descontrolado de 220 kg si la autocaravana en la que viajamos choca a una velocidad de 60 km/h.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en el caso de que se produzca un siniestro por alcance o un vuelco, el hecho de viajar sin las sujeciones reglamentarias incrementa de forma muy importante los riesgos de que los ocupantes de la autocaravana puedan sufrir daños graves.

Estacionar o acampar

En el caso de parada o estacionamiento las autocaravanas se rigen por las mismas normas que el resto de vehículos a motor, aunque en este caso hay que distinguir entre dos conceptos, estacionar o acampar, circunstancias que suelen llevar a error -y a frecuentes multas- a los caravanistas más novatos.

imagen Autocaravanas 047-1

Se entiende que una autocaravana se encuentra estacionada cuando del vehículo no sobresale ningún elemento (toldo, mesas, sillas, etc) que superen las dimensiones de su perímetro, ni se lleva a cabo ninguna actividad (evacuación de aguas, por ejemplo) que suponga la realización de movimientos en el exterior del vehículo.

Cuando esto sucede se considera que la autocaravana se encuentra acampada y esta circunstancia puede ser motivo de sanción, ya que los vehículos de ocio tan sólo pueden acampar en los campings o en las áreas específicamente creadas con este fin.En cuanto al estacionamiento también hay que ser muy cuidadosos, porque la normativa establece que la autocaravana no deberá entorpecer el tráfico y el aparcamiento al resto de usuarios, al tiempo que en determinadas zonas los ayuntamientos pueden establecer horarios de prohibición y tiempos máximos de aparcamiento para las autocaravanas con el objetivo de evitar las pernoctas.

seguro autocaravana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *