¿Quién se queda al perro? Aprobada la custodia compartida de mascotas

El Congreso ha admitido a trámite la propuesta de ley de reforma del Código Civil para que los animales domésticos dejen de ser considerados como cosas, y pasen a serlo como seres vivos. Las mascotas ya no podrán ser embargadas o vendidas si no hay acuerdo entre las partes cuando se produzca una ruptura, separación o divorcio. La custodia compartida entra en escena.

La oficialidad de que los animales de compañía sean considerados como seres vivos en lugar de cosas ya es una realidad. El cambio de normativa se produce tras admitir el Congreso a trámite la propuesta de ley de reforma del Código Civil, con la que se confirma que las mascotas dejarán de ser reconocidas como objetos y pasarán a ser jurídicamente seres vivos dotados de sensibilidad.

Una modificación que evitará, por ejemplo, que un perro o gato se equipare a un coche o a cualquier otra propiedad, pudiendo ser embargada o hipotecada dependiendo de su valor económico. Y todo ello sin contar con su bienestar o protección. Y del mismo modo afectará ante rupturas, separaciones o divorcios, ante los que las mascotas quedaban expuestas si no se producía un acuerdo entre ambas partes. De esta forma toma protagonismo la custodia compartida de perros, gatos y otros animales.

La propuesta, presentada en el Congreso por iniciativa del PSOE, recibió el apoyo de todos los grupos parlamentarios a excepción de VOX. Con ella se determinarán nuevos criterios para que los tribunales decidan la custodia compartida y a quién se entrega la custodia de los animales domésticos «atendiendo a su bienestar» si las partes no alcanzan un acuerdo en separaciones o divorcios.

Además del artículo 90 del Código Civil, la modificación afecta a la Ley de Enjuiciamiento Civil y a la Ley Hipotecaria. Un cambio de régimen jurídico en lo que respecta a los animales de compañía que lleva tiempo gestándose. De hecho, en 2017 ya hubo un intento para tramitar un proyecto de ley similar, este a propuesta del PP, que no pasó finalmente por el Senado y quedó en nada. Para evitar el mismo desenlace ante tanto trámite, el director general de Protección Animal, Sergio García Torres, admitió el intento de agilizar todo lo posible el procedimiento.

Las mascotas dejarán de ser cosas

A pesar de que en el Código Penal se distingue entre daños a animales domésticos frente al de objetos, la actual legislación jurídica provocaba que, ante cualquier litigio por divorcio o compraventa con animales de por medio, no se tenía en cuenta su bienestar ni su protección. Ésta será una de las principales cuestiones que sufrirá el cambio esperado.

A partir de ahora, será el Juez de Familia quien tendrá la potestad de determinar, si no hay acuerdo entre las partes, el tiempo de permanencia que podrá permanecer el animal con cada uno de sus cónyuges, junto con el reparto de las cargas relacionadas con sus cuidados. Todo ello con independencia de quién sea el propietario, según especifica la propuesta de ley. Si bien antes dependía de la voluntad del Juez, ahora será un procedimiento que constará en el mandato del Código Civil. Del mismo modo que sucede con otras cuestiones relacionados con los hijos, la vivienda familiar o el régimen económico.

Las mascotas pasarán a ser, según señala el documento de la nueva normativa, «absolutamente inembargables» ante el «especial vínculo» que los liga con la familia con la que conviven. Por otra parte, también se aclara que se retendrán las rentas que los animales puedan generar, como sucede en una explotación ganadera. Con la actual legislación, una deuda podía provocar el embargo de un perro, al ser un bien cuantificable. El cambio de normativa impedirá que la hipoteca afecte a animales que pertenezcan a una explotación ganadera, industrial o de recreo.

España se une a otros países europeos

En lo que respecta a la preocupación por el bienestar animal, España se ha unido a otros países europeos, tales como Austria, Portugal, Alemania, Suiza, Bélgica o Francia, que ya habían modificado sus códigos civiles en favor de este objetivo.

Por su parte, la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales indicó en un comunicado que se está «en el arranque de una nueva conciencia jurídica en la que todos los animales serán sujetos de derecho, bajo la protección de las leyes«. También subraya que la reforma resultaría «insuficiente para abordar en toda su globalidad la protección de los animales». Por ello, asegura que propondrá a los grupos parlamentarios la presentación de enmiendas sobre animales perdidos, abandonados o en situación de peligro, tanto sobre su venta o si se heredan o donan.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *