Dally y Spanky, el perro y el pony que se hicieron amigos inseparables

Dally es el único perro en el mundo capaz de montar un equino sin ayudas, montura ni sujeción, mientras este salta. Spanky, un pony miniatura que fue rescatado por sus dueños, es su montura y su mejor amigo. Ahora son inseparables y causas furor en las redes sociales.

Dally y Spanky, el perro y el pony que se hicieron inseparables

Hoy os traemos una de esas historias que parecen más propias de una película de Disney que de la realidad. Y no es otra que la de una pequeña jack russell terrier que aprendió a montar a caballo y la de un pony con problemas de conducta que se rehabilitó y encontró a su mejor amigo en un perro. ¿Sorprendente? Desde luego pero… ¿imposible? Dally y Spanky son la prueba de que no. Y así puedes comprobarlo en sus perfiles sociales de Instagram y Facebook.

Spanky era un pony caracterizado por su mal carácter. Había tenido muchos problemas porque no era capaz de relacionarse ni con humanos ni con otros equinos. Habiendo incluso llegado a morder y atacar a personas y caballos. Además, tenía un serio problema de sobrepeso. Y así es como llegó a manos de Francesca Carsen, dueña de un rancho de EEUU y especialista en la rehabilitación de animales conflictivos. Que lo acogió cuando sus dueños originales lo daban por perdido.

dally y spanky juntos en el rancho (Imagen de su perfil de Facebook)

Carsen estuvo un año trabajando para lograr domar a Spanky. No sólo eso, sino también para acabar con sus problemas de peso mediante una dieta adecuada y el ejercicio que el equino necesitaba. Sin embargo, no fue capaz de acabar con los problemas de comportamiento y mal carácter del pony, que seguía siendo muy poco proclive a relacionarse con otros animales o humanos.

seguro de caballo

Y fue entonces cuando llegó Dally, una pequeña jack russell terrier de apenas unos meses. Se trataba del más pequeño de una camada indeseada, que fue ofrecido aún siendo un cachorro a Carson. Quien acogió a Dally en su rancho, demostrando una vez más su pasión por los animales.

Desde que llegó al rancho, Dally se pasaba los días observando muy atentamente a Spanky tras el cercado, mientras practicaba sus ejercicios.  Por su parte el pony era bastante indiferente a la perrita. Tan sólo “limitándose a esquivar al perro, para no pisarlo”cuando se cruzaban. Tal y como ha relatado Carsen en repetidas ocasiones. Pero un día sucedió algo inaudito… Dally, que se encontraba subida a un taburete, dio un salto y se subió a lomos de Spanky.


Una sorpresa para Carsen, que observó cómo al pony no sólo no le molestaba la acción del perro, sino que parecía encontrarse bastante cómodo con su nuevo jinete. Ante la predisposición de ambos para “cabalgar” juntos, la dueña de este rancho situado en Washington decidió entrenarles en conjunto. A partir de ahí, la historia de amistad entre ambos animales es todo un fenómeno. Este pequeño jack russell ya sube con suma facilidad a lomos de su compañero equino. E incluso se mantiene sobre él mientras éste hace su circuito de saltos. Hasta el punto que ambos viajan por todo el país haciendo exhibiciones con fines caritativos.

Pero sin duda lo más bonito de la historia, más allá de la habilidad de ambos, es la amistad que mantienen. El perro y el pony son amigos inseparables. Incluso duermen juntos la siesta en el rancho de Carsen. Tanto es así que su relación está recorriendo el mundo después de que medios como el Daily Mail, se hiciesen eco de ella. Además -por supuesto- de las redes sociales, donde acumulan miles de seguidores que cada día se maravillan de sus proezas juntos y de la excelente amistad que demuestran el uno con el otro. Pese a pertenecer a especies tan diferentes.

Pero no, la historia no acaba aquí. Nuestra querida pareja ranchera ha hecho un nuevo amigo: “Boots” (Botas). Otro jack russell que también se ha animado a montar al pony junto a Dally. El otrora malhumorado Spanky es ahora un amigable equino que recorre mundo junto a sus peludos amigos. Y junto a ellos, otro pony rescatado: Jet. Quien suele ser la montura de Botas. Formando los cuatro un grupo de lo más llamativo. Todo un reclamo que sirve para visibilizar a los animales rescatados. Y cómo con una segunda oportunidad y un poco de cariño cualquier animal puede ser rehabilitado. Incluso el pony más testarudo.

seguro para perro

Dally y Spanky, el perro y el pony que se hicieron amigos inseparables
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *