Derby de Kentucky, la carrera que inaugura la Triple Corona

Todos los primeros sábados del mes de mayo se celebra en el hipódromo de Churchill Downs una nueva edición del Derby de Kentucky, una prueba para caballos de tres años que se corre sobre 1,25 millas y que abre la temporada de la Triple Corona.

Todos los años cada primer sábado del mes de mayo 150.000 espectadores se dan cita en el hipódromo de Churchill Downs en Louisville para asistir a una nueva edición del mítico Derby de Kentucky, una prueba para caballos purasangre de tres años que se corre sobre la distancia de una milla y cuarto, aproximadamente dos kilómetros, y que junto con Preakness Stakes y Belmont Stakes es una de las tres carreras que conforman la prestigiosa Triple Corona.

El Derby de Kentucky, que también es conocido como «La Carrera por las Rosas» por la guirnalda elaborada con estas flores que se coloca en el cuello del caballo ganador, es el punto culminante de un Festival de dos semanas de duración, aunque la carrera en si apenas alcanza los dos minutos. Todo ello para conmemorar que desde finales de 1700 Kentucky es un epicentro de la cría de caballos purasangre debido a que sus pastos contienen una importante cantidad de calcio.

El impulsor del Derby de Kentucky fue Meriwether Lewis Clark, que a finales del siglo XVIII viajó por Reino Unido y Francia asistiendo a carreras tan históricas como el Derby de Epsom o el Gran Prix de París, ahora Prix del Arco del Triunfo, de forma que a su vuelta a Estados Unidos decidió reunir dinero suficiente para construir un hipódromo a las afueras de Louisville.

En su empeño Meriwether Lewis Clark consiguió que dos parientes suyos, John y Henry Churchill, le cedieran los terrenos para la construcción del nuevo hipódromo que por esta misma razón fue bautizado oficialmente en 1937 con el nombre de Churchill Downs, aunque el Derby de Kentucky ya venía celebrándose desde 17 de mayo de 1875.

En aquella ocasión quince caballos de tres años compitieron bajo la atenta mirada de unos 10.000 espectadores, que pudieron ver el triunfo de Arístides, un potro entrenado por Ansel Williamson y montado por el jockey negro Oliver Lewis. Semanas después Arístides y Oliver Lewis fueron segundos en Belmont Stakes.

El Derby de Kentucky se corrió inicialmente sobre la distancia de 1,5 millas, aproximadamente 2,4 kilómetros, una longitud similar a la del Derby de Epsom y el Gran Prix de París, aunque ya en 1896 los responsables de la prueba decidieron modificar la distancia y reducirla a 1,25 millas.

Aunque la primera edición del Derby de Kentucky fue un éxito, la pista donde se celebró comenzó a atravesar posteriormente por dificultades financieras, lo que provocó que en 1894 se creara el New Louisville Jockey Club con la inyección de nuevos capitales que permitieron unas instalaciones mejoradas.

 A pesar de ello el negocio fue tambaleándose hasta 1902, cuando Matt Winn consiguió reunir a un grupo de solventes hombres de negocios, una solución que consiguió que el hipódromo de Churchill Downs prosperara y que el Derby de Kentucky se haya convertido en la más importante carrera de caballos purasangre de Estados Unidos.

Entre 1875 y 1902 jinetes negros ganaron quince de las veintiocho carreras de este Derby de Kentucky y el 11 de mayo de 1892 Alonzo «Lonnie» Clayton se convirtió, con tan sólo quince años, en el jinete más joven en ganar el Derby.

La carrera de 1904 fue ganada por Elwood, el primer caballo montado por una mujer, Laska Durnell y en 1915 la potranca Regret fue la primera yegua en ganar el Derby de Kentucky, mientras que en 1917 el potro inglés Omar Khayyam se convirtió en el primer caballo ganador criado en el extranjero.

El Derby de Kentucky de 1952 fue la primera edición televisada a nivel nacional, un éxito de audiencia que provocó que dos años más tarde -1954- el premio de esta prueba superara los 100.000 dólares.

Tras correr en Kentucky los dueños de los caballos decidieron trasladarse a Maryland (Preakness Stakes) y después a Nueva York (Belmont Stakes) dando forma a la Triple Corona, un nombre que el periodista deportivo Charles Hatton hizo popular en 1930 cuando Gallant Fox, por segunda vez en la historia tras el mítico Sir Barton en 1919, inscribió su nombre como ganador en todas las pruebas. Ello provocó que el Derby de Kentucky se trasladara al primer sábado de mayo.

Y hablando de caballos míticos no podemos olvidarnos de Secretariat, que a día de hoy aún continúa ostentando el mejor tiempo del Derby de Kentucky en su actual distancia con los 1:59 minutos que obtuvo en 1973. Desde 2005 el premio de esta carrera se reparte proporcionalmente entre los cinco primeros caballos.

Finalmente, el sobrenombre de «Carrera por las Rosas» deriva de la guirnalda con 554 rosas rojas que se entrega al ganador de cada edición, una tradición que comenzó en 1883 año en el que se entregaron rosas a las señoritas presentes en el hipódromo, lo que provocó que los responsables del Derby convirtieran esta flor en el símbolo oficial de la carrera.

seguro para caballos

Un comentario

  1. Que viva El Turf!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *