Ebriorexia: El trastorno que mezcla alcohol y mala alimentación

La ebriorexia es un trastorno alimenticio que sufren principalmente mujeres jóvenes entre 18 y 23 años y que se basa en reducir e incluso eliminar la ingesta de alimentos con el fin de compensar las calorías que se ingieren mediante la toma de grandes cantidades de alcohol. Este hábito causa serios problemas a nivel físico y cognitivo, secuelas que dificultan las relaciones interpersonales y que incentivan el aislamiento social.

Ebriorexia

La ingesta excesiva de bebidas alcohólicas provoca diferentes alteraciones en el comportamiento, llegando a desarrollar, entre otros, trastornos que restringen la ingesta de alimentos con el fin de equilibrar las calorías ingeridas a través del alcohol.

Aunque este trastorno -ebriorexia- no es ampliamente reconocido dentro de la comunidad médica, se tratade una realidad que cada vez se repite con más frecuencia. La palabra fue empleada por primera vez en 2008 y desde entonces su influencia dentro de la sociedad ha crecido de manera alarmante.

La ebriorexia se caracteriza por la omisión de comidas con el fin de ahorrar las calorías asociadas a los mismos y así poder incrementar la ingesta de alcohol sin que ello tenga un impacto negativo sobre el peso corporal. Además, las personas que sufren ebriorexia suelen realizar una actividad física excesiva con el objetivo de compensar el exceso de calorías.

¿A quién afecta principalmente?

Este trastorno se inicia en edades tempranas, observándose los primeros casos en la preadolescencia, aunque su etapa de mayor incidencia es en la época universitaria. Aunque los peligros del alcohol en estas edades están más que probados, un 30% de las mujeres entre los 18 y los 23 años realizan algún tipo de dieta para poder beber.

Ebriorexia

La ebriorexia es un problema más frecuente en mujeres, dándose de manera conjunta con trastornos como la anorexia y la bulimia. siendo entonces el alcohol un medio con el que se facilita el vómito y se maneja mejor la ansiedad.

Síntomas y consecuencias

El principal de ellos es la ingesta de elevadas cantidades de alcohol, junto a una excesiva atención por el peso y la realización de conductas compensatorias (ejercicio físico abundante, utilización de laxantes y de fármacos para el control del apetito, etc).

Por otro lado, este trastorno también provoca cierta tendencia a autolesionarse por no poder manejar las emociones, siendo frecuentes las alteraciones conductuales acompañadas de aislamiento social y agresividad.

Todo este caldo de cultivo hace que las personas que sufren ebriorexia cambien frecuentemente de estado de ánimo y tengan tendencias depresivas.

Por otra parte, la ingesta de grandes cantidades de alcohol a edades tempranas deteriora zonas del cerebro que todavía se encuentran en desarrollo, lo que en el largo plazo genera problemas mentales con difícil solución debido al deterioro de las neuronas.

Ebriorexia

En los casos de ebriorexia el paciente es conocedor del problema, siendo consciente de que ingiere una gran cantidad de calorías asociadas al alcohol, aunque en lugar de eliminar el consumo trata de compensar el extra calórico dejando de comer, con el déficit alimenticio que ello supone.

El desarrollo de este hábito altera gravemente el funcionamiento del sistema digestivo, aumentando el riesgo de gastritis y úlceras duodenales, al tiempo que la inundación del torrente sanguíneo de alcohol y toxinas priva al cerebro de los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento, generando diversos problemas cognitivos.

¿Existe tratamiento?

La mejor manera de enfrentar la ebriorexia es la Terapia Cognitiva Conductual (TCC), ya que este tipo de técnicas se han mostrado efectivas a la hora de tratar trastornos alimenticios como la bulimia.

Este tipo de tratamiento hace ver a los pacientes que los problemas relacionados con el peso y su figura corporal son el origen de su trastorno, dando un enfoque diferente con una perspectiva menos negativa. Este tratamiento se desarrolla en paralelo al ingreso en centros de desintoxicación, que combinan tratamiento y terapias para lograr controlar la evolución de los mismos, incrementando la autoestima y la confianza mediante el desarrollo de destrezas cognitivas como la planificación, la previsión o la autoevaluación.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *