Eurasier, cuando el mestizaje creó una nueva raza canina

Un buen número de las razas caninas que conocemos, como es el caso del Eurasier, son resultado de distintos cruces. En este caso el criador Julius Wipfel “juntó” sangre de chow chow, wolfspitz (keeshond) y samoyedo para conseguir un perro de formato grande que por su buen carácter, aunque soporta muy mal la soledad, es ideal para familias. Conozcamos al Eurasier.

eurasier tumbado

Muchas de las razas caninas que existen en la actualidad no tienen un origen biológico evolutivo y son el resultado de distintos cruces, algunos de ellos muy complejos. Un buen ejemplo de ello es el Eurasier, un perro híbrido que es fruto del mestizaje entre chow chow y wolfspitz.

A comienzos de los sesenta el criador alemán Julius Wipfel fue el primer en comenzar a trabajar el Eurasier, una mezcla a la que añadió una tercera sangre -samoyedo– y que oficialmente fue aceptada como raza por el FCI en 1973, quedando documentadas las dificultades que Wipfel encontró para conseguir el Eurasier y que obligó a la intervención de expertos en genética canina.

Podemos clasificar al Eurasier como un perro de tamaño grande con una altura a la cruz que oscila entre 52 y 60 centímetros en los machos (48-56 cm en las hembras) y un peso entre 23 y 32 kg (18-26 kg en las hembras). Una particularidad del Eurasier es que algunos ejemplares, herencia chowchow, presentan la lengua azul.

eurasier

Su cuerpo es alargado y un esqueleto sólido y bien proporcionado, destacando en su fisonomía la cara alargada y una potente dentadura, rasgos muy característicos de los samoyedos, como es también una cola cubierta de pelo largo y muy denso. El Eurasier tiene una subcapa de pelo lanoso que lo aísla del frío, aceptándose todas las tonalidades menos el blanco puro y las manchas blancas.

Si algo caracteriza al Eurasier es que se trata de perros tremendamente adorables, cariñosos, equilibrados, calmados, sociables y perfectos para una familia con niños, puesto que estos perros adoran la compañía, los juegos y ser el centro de todas las miradas.

Quizá el punto más negativo de este carácter es que los Eurasier no toleran bien la soledad y que necesitan estar acompañados para tener una correcta estimulación mental y física, ya que de otro modo estos perros pueden evolucionar de forma negativa convirtiéndose en animales destructores, huraños o deprimidos.

cachorros de eurasier

Por otro lado, tampoco aguantan mucho tiempo atados y prefieren poder ejercitarse en libertad y jugar con otros perros. El ser producto de un cruce ha provocado que los Eurasier sufran un fenómeno llamado neotenia, que hace referencia a un cambio del ritmo y funcionamiento orgánico (heterocronía), que hace que su cuerpo madure con retraso, una circunstancia que con una correcta socialización no tiene por qué afectar a su comportamiento y a su conducta.

seguro para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *