Europa debe aumentar y rejuvenecer sus plantillas sanitarias

El problema de la falta de médicos en las plantillas sanitarias de Europa, según se desprende de un informe elaborado por Bruselas, se ha agudizado en casi todos los países de la UE, poniendo en riesgo la llamada “Europa del bienestar”. Por otro lado, continúan existiendo grandes diferencias salariales entre los distintos países, circunstancia que contribuye a la migración de los especialistas sanitarios, mientras que en los países más desarrollados preocupa el envejecimiento de las plantillas médicas.

Europa necesita ampliar y rejuvenecer sus plantillas sanitarias

En líneas generales la calidad de la sanidad en la Unión Europea puede calificarse de buena. Los diferentes países disponen de grandes profesionales sanitarios y equipamientos y tecnologías de última generación, pero lo cierto es que los problemas en la UE vienen por otro lado, porque la falta de especialistas, los largos periodos de formación y el difícil relevo generacional, se presentan en la actualidad como los nuevos retos que el sistema sanitario europeo y sus plantillas deben superar si quiere continuar prestando un servicio de calidad.

Los médicos también envejecen

En el citado informe los expertos de la Unión Europea apuntan las muchas dificultades que existen para una correcta planificación sanitaria y que vienen provocadas por los cambios en las necesidades profesionales y por el preocupante envejecimiento de las plantillas (el número de profesionales mayores de 50 años ha pasado de un 27,6% en 2008 a un 34,1% en 2016).

En este tema los datos colocan a España en el cuarto puesto del ranking de plantilla médica envejecida, dejando los primeros puestos a Alemania, Italia y Francia. Se calcula que en nuestro país un total de 70.000 médicos se jubilarán dentro de los próximos diez años, mientras que las plantillas médicas con menor tasa de envejecimiento se ubican en Madrid y Murcia, territorios donde aproximadamente un 20% de médicos son menores de 35 años.

Más personal sanitario

Según el último informe elaborado sobre el “Estado de la Sanidad en la Unión Europea”, es cierto que el número de médicos y enfermeras se ha incrementado en casi todos los países europeos, pero por otro lado la realidad refleja la necesidad de un mayor número de profesionales sanitarios, sobre todo en entornos rurales y zonas remotas donde los médicos generalistas son los más demandados.

En estos momentos la realidad es que hay déficit de médicos y personal sanitario en buena parte de los países comunitarios, siendo este problema especialmente grave en los países del este. En el caso de nuestro país el problema viene de la mano de la falta de especialistas. Según el último análisis del ministerio de Sanidad las especialidades más afectadas por esta falta de recursos humanos serían las de Medicina de Familia, Pediatría, Anestesia, Radiología y Urología.

Esta problemática situación, además, se ve agravada por los periodos de formación del nuevo personal, que obligatoriamente deben ser largos y especializados, dado que el objetivo es formar buenos profesionales que puedan hacer frente con garantías al alto nivel de responsabilidad de su trabajo.

Europa necesita ampliar y rejuvenecer su personal sanitario

Las dos Europas

A nivel sanitario el desequilibrio entre países dentro de la Unión Europea es mayor de lo que sería deseable. En unos casos, como sucede en Europa del Este, los problemas se producen porque la situación económica no es buena y hay mucho que mejorar en atención primaria, mientras que en otros casos, como sucede en España, los resultados en salud y calidad en la formación de los MIR alcanzan un buen nivel, pero a cambio estamos en los últimos puestos del ranking en cuestión de salarios, teniendo en cuenta que los sueldos del personal sanitario son del orden de tres o cuatro veces superiores en los países más desarrollados de la UE.

En este sentido es difícil establecer comparativas entre los países, dado que las condiciones son diferentes, tanto en el salario como en horas de jornada, lo que hace complicado fijar unos mínimos comunes. Alemania, por ejemplo, ha aumentado los horarios de los médicos a cambio de un convenio con muchas mejoras económicas, mientras que España se encuentra muy lejos todavía de recuperar los sueldos previos a la crisis económica.

Otras opciones que se están ofreciendo pasan por compatibilizar jubilación y un trabajo en el sistema público, como es el caso de Francia. Por otro lado los países de Europa del Este están ofreciendo a sus estudiantes de posgrado la permanencia en los países de origen a cambio de evitar una sanción económica (estos países protegen de esta manera su inversión en la formación de especialistas médicos).

La formación en el caso de las enfermeras también precisa la unificación de criterios para establecer unas competencias mínimas, lo que se debe traducir en el futuro en la revisión de los planes de estudio, además se deben equilibrar los ratios. Actualmente, nuestro país se encuentra a la cola de los países de nuestro entorno, con unas cifras de 567 enfermeras por cada cien mil habitantes, muy por debajo de las 825 enfermeras de media de la Unión Europea y muy lejos de países como Dinamarca o Finlandia que triplican esas cifras.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *