Eutanasia en caballos

La eutanasia de un caballo es un momento duro para su propietario pero, además, supone una situación de potencial sufrimiento para el animal y riesgo para los veterinarios y cuidadores que realicen el procedimiento. Por esta razón la Federación Europea de Veterinarios (FVE) ha publicado, conjuntamente con la Federación Europea de Asociaciones de Veterinarios de Équidos (FEEVA), el Protocolo de Buenas Prácticas para la eutanasia de caballos.

De entrada este Protocolo de Buenas Prácticas hace hincapié en que cualquier procedimiento de eutanasia debe asegurar, junto a la integridad de las personas, que no se produce sufrimiento para el animal, por lo que la técnica veterinaria utilizada deberá suprimir la consciencia antes de provocar un paro cardíaco o respiratorio.  

De esta forma el documento elaborado por la Federación Europea de Veterinarios y la Federación Europeo de Veterinarios de Équidos, recoge los métodos más eficaces para llevar a cabo dicha eutanasia y constituye un anexo a otro texto en el que se abarcan los aspectos éticos.

¿Cómo se eutanasia un caballo?

Lo primero que un veterinario debe tener en cuenta es la correcta identificación de los animales, un requisito que debe verificarse concienzudamente antes de proceder a realizar la eutanasia.  

Por otro lado, los propietarios siempre deberán autorizar el procedimiento salvo en aquellos casos en los que los dueños no se encuentren localizables o cuando el bienestar del caballo se vea gravemente afectado.

¿Qué es la eutanasia en caballos?

En cualquier caso la sedación siempre será un procedimiento previo a la eutanasia, independientemente de que el experto veterinario utilice o no anestesia. En cuanto a los fármacos aceptados para dicha sedación el Protocolo de Buenas Prácticas considera prioritarios los del grupo alfa-2 agonistas, como es el caso de la detomidina o la xylacina, aunque se valora también el uso de la acepromacina. 

Tras la sedación es necesario proceder a una inducción anestésica, para la cual el único fármaco aceptado es la ketamina, que puede combinarse con relajantes musculares en aquellos casos en que sea necesario. Para la eutanasia el uso más extendido es el de los barbitúricos o combinaciones con estos.

Por otra parte, se establece un rango de dosis eutanasia que el veterinario deberá decidir en función del caballo y de las circunstancias que le rodeen. 

Además, se recomienda el uso de un catéter intravenoso fijo para facilitar la administración de los fármacos, debido a que los sedantes pueden causar hipotensión en los animales, lo que dificultaría la administración posterior del eutanásico.  

Así mismo el protocolo hace hincapié en la obligatoriedad de monitorizar el efecto de los tranquilizantes y anestésicos, con el objetivo de asegurar que el caballo se encuentre totalmente inconsciente antes de continuar con el proceso. 

¿Cómo aplicar la eutanasia a un caballo?

En cuanto a los fármacos recomendables para la eutanasia el protocolo establece como primera elección los barbitúricos, que provocan una depresión del sistema nervioso central previa al paro respiratorio y cardíaco, evitando al animal un sufrimiento innecesario. En este sentido se prohibe el uso de pentobarbital asociado a agentes bloqueantes neuromusculares, dado que pueden causar un paro respiratorio antes que la pérdida de consciencia. 

Todo el procedimiento de eutanasia debe ser realizado por personal cualificado, con licencia y en una instalación adecuada.

La confirmación de la muerte debe llevarse a cabo de forma triple mediante comprobación de falta de latido a través de auscultación, falta de respiración por observación de tórax y narinas y falta de reflejo pupilar por estimulación por contacto. 

Finalmente, el protocolo veterinario establece la necesidad de una eliminación adecuada del cadáver en base a la legislación vigente, de forma que los restos de barbitúricos empleados durante el procedimiento no sean origen de envenenamiento para otras especies animales.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *