Fascitis plantar, el mayor temor de quienes practican “running”

El incremento en el número de personas que practican deporte, sobre todo de los “runners”, ha provocado que la fascitis plantar se haya convertido en una de las patologías traumatológicas más frecuentes. A continuación te contamos qué es, cómo detectarla, cómo prevenirla y qué alternativas hay en caso de que se convierta en una molestia crónica.

corredor con fascitis plantar

Según los expertos en nuestro país la fascitis plantar es una patología que afecta a una de cada diez personas. El principal responsable del incremento de los casos es el aumento de población que practica actividad física, principalmente “running”, un deporte muy de moda desde hace varios años.

La fascitis plantar consiste en un dolor punzante y agudo en el talón que puede dificultar, e incluso impedir caminar a la persona que la padece. Consiste en la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico situado en la planta del pie y que se extiende desde el calcáreo (talón) hasta la región metatarsal (debajo de los dedos de los pies). Esta inflamación puede deberse a un exceso de estiramiento o a una sobrecarga.

Cómo explica el doctor Jesús Cobos, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatológica del Hospital Quirón, “la fascitis plantar aparece con la misma frecuencia en hombres y en mujeres y representa una de las dolencias ortopédicas más comunes del pie. La fascia es una banda fibrosa muy resistente que actúa como un ligamento, y que además de tener una función amortiguadora contribuye al correcto mantenimiento del arco plantar longitudinal del pie y es fundamental para la correcta ejecución de los movimientos de marcha, carrera y salto”.

Factores de riesgo de la fascitis plantar

Existen muchos factores de riesgo que favorecen la aparición de la temida fascitis plantar y una persona con sobrepeso u obesidad puede padecer esta patología sin necesidad de practicar ningún deporte. También aquellas que presentan pies cavos o mucho puente en el pie.

RUNNER QUE PODRÍA SUFRIR FASCITIS PLANTAR

Si hablamos de deportistas la fascitis plantar suele producirse en personas que presentan un desequilibrio en el desarrollo de la musculatura entre ambas piernas o falta de longitud en grupos musculares como los gemelos o el sóleo. Este caso es característico en deportes de impacto o que requieren reacciones rápidas como saltadores, corredores, tenistas o futbolistas.

La fascitis plantar también suele aparecer en aquellas personas que inician una actividad física a la que no están acostumbradas, bien por una carga de trabajo excesiva o bien por un aumento en el nivel de la actividad.

¿Cuáles son los síntomas de la fascitis plantar?

El principal síntoma de la fascitis plantar es el dolor en el talón, siendo de mayor intensidad por las mañanas cuando nos acabamos de levantar o después de largos periodos de reposo, como pueden ser tras la comida o la siesta. Esto es debido a que la fascia plantar se acorta durante el reposo y tracciona con más fuerza durante los primeros pasos.

Al final del día este dolor puede aparecer de nuevo, pero es probable que no sea tan agudo como el de primera hora de la mañana aunque, sin embargo, será muy molesto e incómodo y podremos necesitar de analgésicos para notar una mejoría.

Para diagnosticar la fascitis plantar es necesario realizar una exploración completa del pie y de los grupos musculares. En ocasiones, sobre todo cuando la fascitis plantar es crónica, conviene realizar otra serie de pruebas para descartar patologías que nada tienen que ver con la citada, como puede ser el caso del espolón calcáneo, cuyos síntomas pueden llegar a confundirse.

La fascitis plantar es el mayor temor de quienes practican running

Cómo se trata la fascitis plantar

Para tratar correctamente la fascitis plantar hay que centrarse en las causas de la inflamación y no en los síntomas. Es decir, la inflamación causa dolor y puede reducirse con medicación, sin embargo, no estaremos llegando al origen del problema que es la tensión generada en la fascia plantar.

Según los traumatólogos en aquellas personas que llevan poco tiempo con fascitis plantar lo recomendable es tomar medidas conservadoras. Unos simples estiramientos de los gemelos y del sóleo pueden eliminar la contractura de la fascia plantar y eliminar el dolor en la mayoría de los casos. Además, un masaje en esta banda de tejido acompañado de la aplicación de frío en la planta del pie puede ayudar.

En los casos en los que estas medidas no acaben con el dolor se puede recurrir a plantilla de silicona. Estas pueden producir un alivio del dolor en el talón pero, en contraposición, pueden aumentar las contracturas a nivel de los gemelos.

En casos muy extremos y con dolor muy agudo se puede recurrir a infiltraciones corticoanestésicas. Estas infiltraciones deben realizarse únicamente por profesionales sanitarios y consisten en introducir anestesia local para el dolor y corticoides para la inflamación en la planta del pie. Algunos estudios han demostrado que estas infiltraciones pueden atrofiar la grasa plantar y la fascia plantar y provocar su ruptura.

Por último, y solo cuando exista una reincidencia se puede recurrir a tratamientos quirúrgicos, entre otros el alargamiento próximal del gemelo interno, una solución poco invasiva y que produce un rápido alivio del dolor.

Otros tratamientos que también son poco invasivos son el alargamiento del tendón de Aquiles o la fasciotomía parcial o total.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *