Mustang: El “caballo loco” de Ford cumple 60 años

Ford Mustang

En 1961 el mítico Lee Iacocca, en aquel momento vicepresidente de Ford Motor Company, tenía en su cabeza la alocada idea de crear un automóvil perfecto y con ese objetivo se reunió en el Hotel Fairlane con un reducido grupo de escogidos, que juntos formaron el bautizado como “Comité Fairlane”.

En ese momento el Ford Thunderbolt había perdido músculo frente al Chevrolet Corvette y se hacía necesario que la firma de Detroit desarrollara un nuevo deportivo capaz de atraer a una clientela que veía en el Corvette el automóvil de sus sueños.

El debut del Ford Mustang estuvo apoyado por una novedosa campaña de promoción, que culminaría con la presencia de uno de sus descapotables en la azotea del mismísimo Empire State Building, lo que acabó justificando el sobrenombre de “caballo loco” con el que muchos aficionados llamaron al Ford Mustang.

El “Comité Fairlane” no tuvo demasiado tiempo para trabajar sobre el nuevo modelo, pero el éxito del proyecto descansaba sobre el objetivo de poner rápidamente en el mercado un vehículo que fuera un auténtico “bombazo”.

La apretada agenda del “Comité Fairlane” obligó a desarrollar el Mustang partiendo de componentes y partes de otros modelos, como fue el caso del Ford Falcon, pero a cambio la firma norteamericana diseñó para su nuevo modelo una novedosa y agresiva campaña de marketing, que contemplaba la promoción en prensa del modelo a través de los hoy famosos “scoop”.

Ford Mustang

Se trataba de imágenes aparentemente “robadas” y que sobre el papel parecían ser el secreto mejor guardado, pero que en realidad habían sido filtradas por la propia Ford para crear una atmósfera de interés hacia el Mustang. Y la estrategia funcionó.

Finalmente, en el Salón de Nueva York de abril de 1964 se presentó en sociedad el primer Ford Mustang de la historia, un evento que registró un récord de asistencia gracias a la presencia de un “caballo loco” que esta primavera cumple 60 años.

Pero la mercadotecnia que acompañó al Ford Mustang desde su nacimiento no había hecho más que empezar. En octubre de 1965 el máximo responsable del simbólico Empire State Building, el rascacielos más conocido de Nueva York, tuvo otra alocada idea:  exponer un Mustang descapotable en el piso 86, precisamente donde se encuentra el observatorio abierto al público y que era y es una de las atracciones turísticas de Nueva York.

Ford Mustang en lo alto del Empire State Building
Ford Mustang en lo alto del Empire State Building

Los responsables de Ford vieron enseguida que aquella idea podía significar un espaldarazo definitivo para la imagen innovadora del Mustang y por ello facilitaron todos los medios humanos y técnicos necesarios para hacer posible el milagro.

¿Cómo se pudo subir un Mustang hasta el piso 86 del Empire State Building? Inicialmente, los ingenieros barajaron la idea de un helicóptero, pero al final el vehículo fue cortado en tres partes y cargado en los ascensores para después ser montado de nuevo en la azotea de forma que el público no pudiera apreciar el ensamblado.

Para lo que sí se utilizó un helicóptero fue para realizar fotos aéreas de “el Mustang que tocó el cielo”, como titularon los periódicos neoyorquinos de la época. En el primer día de exposición más de 14.000 personas subieron al piso 86 del Empire State Building, donde el Ford Mustang estuvo en exposición durante todo el año 1966.

puesto conducción Mustang

Pero los planes de Lee Iacocca para el nuevo modelo de Ford eran todavía más ambiciosos. Lo que bullía en su cabeza es que el Mustang fuera un superdeportivo de competición y para ello Ford se puso en manos del preparador Carroll Shelby, un expiloto que diseñaba prototipos de carreras de éxito como el legendario AC Cobra.

De la combinación Ford-Shelby surgirá en 1965 el Ford Shelby GT350 y en 1966 el GT500. Tan sólo un mes después de su presentación el GT350 ganaría su primera carrera en Texas. Con todo ello en su primer año a la venta Ford vendió más de 418.000 unidades Mustang, todo un récord para la siempre competitiva industria norteamericana.

Sesenta años después de la aparición del Mustang Wimbledon White, un descapotable con motor V8 que hoy tiene protagonismo en el Museo Henry Ford, el “caballo loco” continúa comercialmente en activo con más de 10 millones de unidades y luciendo el título de ser el automóvil deportivo más vendido en todo el mundo.

seguro coche antiguo
Perfil del autor

Terránea es una correduría de seguros especialista en comparar precios del mercado asegurador para ofrecer a sus clientes todo un abanico de servicios.

Dedicada a esta actividad desde 1998, pretendemos ofrecer claridad a nuestros clientes para que puedan ahorrar dinero y escoger la tarifa que se ajusta a sus necesidades.

Encuentra un seguro barato entre más de 30 aseguradoras
con nuestro buscador de seguros.

Tendrás un asesor personal. Ponemos a tu disposición un equipo de 60 profesionales, tramitadores y abogados para gestionar tus siniestros, con las máximas garantías de indemnización, y representarte en caso de conflicto con la compañía aseguradora.

TERRÁNEA

Terránea es una correduría de seguros especialista en comparar precios del mercado asegurador para ofrecer a sus clientes todo un abanico de servicios. Dedicada a esta actividad desde 1998, pretendemos ofrecer claridad a nuestros clientes para que puedan ahorrar dinero y escoger la tarifa que se ajusta a sus necesidades. Encuentra un seguro barato entre más de 30 aseguradoras con nuestro buscador de seguros. Tendrás un asesor personal. Ponemos a tu disposición un equipo de 60 profesionales, tramitadores y abogados para gestionar tus siniestros, con las máximas garantías de indemnización, y representarte en caso de conflicto con la compañía aseguradora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *