Franche-Montagne, la única raza de caballos alpina

Una país tan aficionado a la equitación como Suiza tan sólo cuenta con una raza autóctona de caballos: Franche-Montagne. La historia de esta raza ha estado muy ligada a un evento tradicional en el país helvético, Marché-Concours, donde en el pasado los caballos compartieron protagonismo con vacas, cabras y gallinas.

Los suizos son muy aficionados a la equitación y a las actividades ecuestres y por eso llama la atención que en el país alpino tan sólo exista una única raza de caballos autóctonos. Los Franche-Montagne, también conocidos con el nombre de Freiberger o “Cheval de Jura”, son originarios de la región helvética de Jura y su origen como raza equina podemos encontrarlo en los inicios del siglo XVII.

A finales del siglo XIX en Suiza coexistían tres variedades de caballos autóctonos muy similares entre sí, Franche-Montagne, Porrentuy y Delémont, que finalmente acabarían convergiendo en una única raza: Freiberger o Franche-Montagne, que desde siempre ha contado con el apoyo del gobierno suizo.

Habitando un ecosistema montañoso, con frecuentes y grandes nevadas y donde las temperaturas invernales son rigurosas, el Franche-Montagne es un caballo resistente, con carácter, que presenta un cuerpo compacto y fuerte, gran tórax, dorso corto y unas extremidades que pueden parecer delgadas en apariencia pero que en cambio son robustas y fuertes.

La alzada de estos caballos oscila entre los 155 y 170 centímetros, dependiendo de su sexo, con un peso que puede estar entre los 550 y 650 kg. A pesar de su imagen un tanto rural  se trata de un caballo dócil, bueno para la monta y que no ofrece problemas para los jinetes menos expertos. Los criadores admiten todas las capas de tonalidad fuerte.

Inicialmente los Franche-Montagne fueron caballos que se dedicaron a tareas agrícolas y que el ejército suizo también empleó en su momento como animales de carga y de tiro, actividades que hoy en día emplean maquinaria específica y que han provocado que los “freiberger” estén siendo utilizados fundamentalmente como caballos de silla, en otros deportes de equitación y en todo tipo de actividades relacionadas con el turismo ecuestre.

Tratándose de la única raza “made in Switzerland” el gobierno suizo lleva tiempo responsabilizándose y coordinando su cría a través del organismo oficial SNSF con sede en Avenches, donde se encuentran los cincuenta mejores sementales Franche-Montagnes. Todos los años el SNSF escoge los mejores machos con el fin de ampliar y renovar su “plantilla” de ejemplares reproductores, preocupándose también de que exista un suficiente número de yeguas de cría.

La historia de los Franche-Montagne siempre ha estado muy unida en el pasado y en el presente con un evento famoso en toda Suiza, el tradicional Marché-Concours, que viene celebrándose desde 1897 en la localidad de Saignelégier y que en la actualidad tiene lugar durante el segundo fin de semana de agosto.

El Marché-Concours comenzó siendo una exposición agrícola destinada a la promoción de la ganadería local, de forma que en aquellos primeros años como animales de trabajo y de carne que eran los caballos Franche-Montagnes compartieron protagonismo con vacas, cabras y gallinas.

A medida que el mundo del caballo fue cobrando importancia el Marché-Concours cambió de nombre y añadió el apellido “des Chevaux” a su denominación, de forma que en la actualidad los ejemplares equinos y toda la industria relacionada con los mismos monopolizan este tradicional evento.

seguro para caballos

Franche-Montagne, la única raza de caballos alpina
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *