Guzzi 65, una moto Nº1 en ventas que hizo historia

En 1946 Moto Guzzi SpA. lanza al mercado su primer modelo de motocicleta, la Guzzino 65. Se trataba de una moto con un motor de 65 cc y dos tiempos con tres velocidades. Al poco tiempo llegaría a España de la mano de Óscar Ravá y Moto Guzzi Hispania, donde se convertiría en todo un éxito de ventas. Su precio inicial en nuestro país apenas alcanzaba las 10.000 pesetas de la época y en sus quince años de producción nunca superó las 15.500 pesetas.

Guzzi 65, una moto Nº1 en ventas que hizo historia

La primera Guzzi 65 apareció en 1946 aunque su historia se remonta hasta el 15 de marzo de 1921. En aquel momento Emanuele Vittorio Parodi, su hijo Giorgio Parodi, Carlo Guzzi, amigo de Giorgio, y Giovanni Ravelli, un famoso aviador y piloto de carreras, fundaban en Génova (Italia) la Sociedad Anónima Moto Guzzi.

La primera fábrica de esta empresa se ubicaría en Mandello Tonzanico, ahora conocida como Mandello del Lario, una localidad en la provincia de Lecco a orillas del Lago Como. El logotipo de la empresa era un águila con las alas abiertas, una enseña bastante similar a la utilizada por la aviación italiana durante la Primera Guerra Mundial, y que se instauró en honor a Ravelli, el cuarto fundador de la compañía que irónicamente perdió la vida en un accidente de aviación una vez terminado el conflicto.

El nacimiento de un mito

Para resumir la historia de la Guzzi 65 debemos dar un salto en la historia hasta el año 1946. Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial la Sociedad Anónima Moto Guzzi cambia su nombre a Moto Guzzi SpA. y Giorgio Guzzi es nombrado presidente de la compañía.

Bajo su presidencia se decide fabricar un modelo de motocicleta con un motor y una mecánica sencilla con el objetivo de poder llegar al mayor público posible y para ello se le encarga el diseño a Antonio Micucci.

El resultado fue el Guzzino 65, más conocido como Guzzi 65. Se trataba de una moto que apenas pesaba 45 kg y que era muy fácil de utilizar. Además, dado su bajo precio de venta, algo esencial para la sociedad de la posguerra,se convirtió rápidamente en el medio de transporte para ir a trabajar de una gran parte de la población europea.

De hecho, en tan solo tres años se llegaron a producir 50.000 unidades y se mantuvo como la moto ligera (menos de 100 cc) más vendida de Europa durante casi diez años. En 1954, fecha en la que dejó de producirse en Italia, se habían comercializado cerca de 72.000 unidades de la Guzzi 65.

Guzzi 65, una moto Nº1 en ventas que hizo historia

La conquista de España

Óscar Ravá fue el responsable de que la Guzzi 65 llegará a España. Durante los años treinta Ravá había sido uno de los principales colaboradores de Vincenzo Lancia, llegando a convertirse tras su muerte en el Director Comercial de Lancia.

Sin embargo, en 1938 Óscar Ravá tuvo que abandonar Italia. El gobierno fascista de la época aprobó una serie de leyes raciales que pusieron en el punto de mira a los judíos. Gracias a la empresa consiguió salir del país y aterrizar en Barcelona donde en 1942 fundó Motorhispania, una empresa dedicada a la comercialización y reparación de vehículos a motor y que era concesionario de Lancia.

Por desgracia nuestro país tampoco se encontraba en una situación económica boyante, por lo que los resultados de la compañía no fueron buenos. Esta crisis llevó a Ravá a suscribir un acuerdo con Carlo Guzzi para fabricar sus motos bajo licencia en España, modelos que se comercializarían con la marca Moto Guzzi Hispania.

Pese a tener claro que la Guzzi 65 iba a ser todo un éxito, pues se estimó una producción en torno a las 1.000 unidades al año, Ravá nunca quiso tener una fábrica propia y pensó que sería mejor idea utilizar las industrias ya existentes. En primera instancia recurrió a Elizalde para la fabricación de los motores, pero su negativa hizo que finalmente se decantara por la sevillana ISA (Industrias Subsidiarias de Aviación). Para el resto de la moto optó por el fabricante de bicicletas Rabasa, quien más adelante crearía las Derbi. De esta manera en 1949 las primeras Guzzi 65 vieron la luz en España.

Una moto de éxito

Su éxito fue arrollador y las previsiones iniciales se quedaron muy cortas pasando a producirse cerca de 5.000 unidades en tan solo un año. Este aumento de la producción supuso que Rabasa se bajara del tren, por lo que Ravá tuvo que recurrir a EMTISA (Estampaciones Metálicas Tió, S.A.), empresa encargada de la fabricación de los depósitos de combustible de las primeras unidades y que se había iniciado en la automoción con la fabricación de piezas para Ford antes de la Guerra Civil.

Guzzi 65, una moto Nº1 en ventas que hizo historia

Con EMTISA e ISA como proveedores el ritmo de producción continuó aumentado a pasos agigantados. Tan solo tres años después del comienzo de la fabricación ya se habían producido 8.000 unidades y en julio de ese mismo año se alcanzaron las 10.000.

En 1964, fecha en la que la Guzzi 65 dejó de fabricarse en España ya se había alcanzado las 100.000 unidades y se habían incorporado a la producción otros modelos de la marca italiana que se fabricaban con la misma fórmula.

El final de una era

Desde que la Guzzi 65 viera la luz en España a finales de la década de los cuarenta fue todo un éxito de ventas. Gran parte de la culpa fue su precio, que inicialmente no llegaba ni a las 10.000 pesetas.

Su coste se mantuvo casi invariable hasta 1958, cuando ascendió hasta casi las 12.000 pesetas. Un año más tarde, con el Plan de Estabilización en pleno auge, volvió a subir hasta las 14.249 pesetas, para acabar vendiéndose quince años después por algo menos de 15.500 pesetas.

Pero el éxito no se debió tan solo a su precio. La Guzzi 65 supuso una revolución para el medio rural cuya población encontró en este modelo de motocicleta el vehículo ideal para sus desplazamientos. De hecho, los carteros de Correos utilizaron esta moto para moverse de una localidad a otra. En España la historia de la Guzzi 65 terminaría en los años sesenta con el cambio en el Código de Circulación. Esta nueva normativa obligaba a matricular todos los ciclomotores de más de 50 cc, y por consiguiente hacía necesario obtener el permiso de conducir. En 1962 las ventas ya habían caído un 50% y un año más tarde tuvo que lanzarse al mercado un modelo de 49 cc con pedales utilizables obligatorios.

seguro de motocicleta

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *