Hachiko, el perro que esperó la llegada de su dueño durante diez años

Todos los 8 de marzo tiene lugar en la estación de tren de Shibuya una celebración en honor de Hachiko, un fiel y leal perro Akita que durante diez años esperó la llegada de su dueño. Hachiko fue encontrado muerto un 8 de marzo de 1925 y su velatorio se realizó en la sala de equipajes de la propia estación.

estatua de Hachiko

Una mañana de enero de 1924 Hidesaburo Ueno, profesor del Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, se encontró de camino a su trabajo con un pequeño cachorro de Akita extraviado. Lo llevó a su casa donde su hija insistió en quedarse con él y ponerle el nombre de Hachiko, nombre que hacía referencia a la desviación que el animal presentaba en sus patas delanteras y que en la simbología japonesa se asemejaban a un ocho (“Hachi”).

Cuando la hija de Hidesaburo Ueno abandonó la casa paterna para casarse el profesor y Hachiko se convirtieron en inseparables, tanto que el perro acompañaba todos los días a su dueño a la estación de Shibuya, volvía a casa solo y al final del día regresaba a la estación para recibirle de vuelta de la Universidad.

Una rutina diaria que hizo famoso a Hachiko y que duró hasta el 21 de mayo de 1925. Ese día el profesor Ueno no regresó víctima de una hemorragia cerebral, lo que provocó que Hachiko no se encontrara con su amo a la llegada del tren. El perro no regresó a su casa esa noche y se quedó a vivir frente a la estación durante los siguientes diez años.

estatua de Hachiko y su mejor amigo

Durante ese tiempo ciudadanos anónimos fueron los encargados de cuidar y alimentar a Hachiko, conmovidos por su lealtad y fidelidad hacia el que había sido su amo. Tan famoso se hizo este perro en Shibuya, que en 1934 las autoridades decidieron colocar en la estación una estatua de bronce en su honor, una celebración que incluso contó con la presencia de Hachiko.

El 8 de marzo de 1935 Hachiko fue encontrado muerto en el mismo lugar donde había esperado la llegada de su amo durante los diez últimos años y las autoridades ferroviarias japonesas decidieron que el velatorio del animal se hiciera en la sala de equipajes de la propia estación de Shibuya, un acto que al día siguiente apareció destacado en los principales periódicos del país.

El cuerpo de Hachiko fue tratado por un famoso taxidermista y guardado en el Museo de Ciencias Naturales de Tokio. En 1944 la estatua de bronce de Hachiko fue fundida y utilizada para fabricar armas para el ejército japonés, pero en agosto de 1947 una nueva estatua fue colocada en la estación de Shibuya, convertida hoy en lugar de cita para los transeúntes. Todos los 8 de marzo se conmemora la muerte de Hachiko en el mismo lugar donde durante diez años esperó a su dueño.

La increíble historia de Hachiko es tan famosa como recordada, y ha sido llevada a la gran pantalla en una de las mejores películas de perros que puedes ver como es Siempre a tu lado, Hachiko (2009), y que protagoniza Richard Gere.

Recientemente os contamos en nuestro blog un caso similar en China protagonizado por un perro al que ya apodaron el nuevo Hachiko. No te la pierdas.

seguro para perro
Hachiko, el perro que esperó la llegada de su dueño durante diez años
5 (100%) 3 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *