La mala alimentación mata a más personas que el tabaco

Según un estudio publicado por la publicación británica “The Lancet” la mala alimentación estaría detrás de al menos once millones de fallecimientos anuales en todo el mundo. Israel, Francia y España son los países donde menos personas mueren por esta causa, aunque nuestro desde un punto de vista negativo país sigue siendo líder mundial en el consumo de sal.

mala y buena alimentación

Un estudio publicado por la revista médica británica “The Lancet” afirma que la mala alimentación es responsable de al menos 11 de los 57 millones de muertes que se producen cada año en todo el mundo, una cifra representa cerca del 20% de fallecimientos.

Los datos de este estudio también reflejan como el hecho de comer mal, ya sea por la baja ingesta de algunos alimentos o por el exceso de otros, mata a más personas que el tabaco, una sustancia a la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le atribuye siete millones de muertes anuales. Estos once millones de fallecimientos antes citados también están muy por encima de los 8,2 millones que se le atribuyen al cáncer, los  5,5 millones de los infartos o los 2,8 millones de la obesidad.

Por otro lado, se estima que cerca de diez millones de muertes por enfermedades cardiovasculares también podrían deberse a una mala alimentación y que casi 900.000 por cáncer de colon y 300.000 por diabetes también pueden estar sobrevenidas por comer mal.

Algunos datos del estudio

El estudio “Global Burden of Disease” ha sido financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates y recoge datos sobre la ingesta de un total de quince nutrientes en 195 países. En su realización los investigadores establecieron que se puede calificar como mala una dieta en la que es bajo el consumo de frutas, vegetales, legumbres, cereales integrales, nueces y semillas, leche, fibra, calcio, ácidos grasos omega-3 de alimentos marinos y grasas poliinsaturadas, así como que sea elevado el consumo de carne roja, carne procesada, bebidas azucaradas, grasas trans y sodio (sal).

Christopher Murray, director del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington y autor principal del estudio, aconseja redefinir las campañas para adquirir buenas conductas alimentarias, señalando que mientras la sal, el azúcar y las grasas han estado en el foco del debate en las dos últimas décadas, los principales factores de riesgo también son la baja ingesta de alimentos saludables como cereales integrales, fruta, frutos secos y vegetales.

En el estudio de “The Lancet” aparecen Israel, Francia y España como los países donde menos muertes se producen a causa de una mala alimentación. En nuestro país la cifra no alcanza los 40.000 fallecimientos anuales, mientras que el Top 5 lo completan Japón y Andorra.

El primer país americano que aparece en la lista es Perú, en el noveno puesto, seguido de Bermudas en el 18º, Puerto Rico en el 20º y Canadá en el 22º. Estados Unidos cae hasta el puesto 43º justo por detrás de los dos primeros países africanos con menos muertes a causa de una mala alimentación, que son Ruanda (41º) y Nigeria (42ª). Cierran la lista tres países situados en el Pacífico, como Vanuatu, Papúa Nueva Guinea e Islas Marshall, y dos asiáticos, Afganistán y Uzbekistán.

En cuanto a los alimentos la población mundial solo consumió un 12% del total de la cantidad diaria recomendada de nueces y semillas; el 16% de la cantidad de leche y casi un 25% de la cantidad de cereales integrales. Por el contrario se superó en diez veces el consumo recomendado de bebidas azucaras, el doble de carne procesada y un 86% más de sal.

Las cifras en España

El tercer puesto de España como país con menor mortalidad debido a una mala alimentación viene a corroborar el por qué Bloomberg nos colocó como el país más saludable del mundo en su estudio publicado el pasado febrero. Sin embargo, pese a los buenos resultados globales ocupamos algunas de las peores posiciones si nos centramos en alimentos concretos.

Por ejemplo, España ocupa el puesto 155º en cuanto al consumo de carnes procesadas. En lo relativo a la carne roja estamos en la posición 168º y en el consumo de sal lideramos, para nuestra desgracia, la clasificación. En el otro extremo está el puesto 43º en consumo de legumbres, el 37º de fibra, el 14º en fruta o el segundo en consumo de grasas trans. Respecto a la sal España duplica la cantidad diaria recomendada por la OMS (9,8 gramos contra los 5 ramos recomendados), mientras que por el contrario de la abundancia de bollería en los desayunos de hace una o dos décadas hemos pasado claramente a desayunos saludables donde una mayoría consume tostadas de pan con aceite de oliva virgen con o sin tomate. Al mismo tiempo más del 50% de los refrescos que se consumen en nuestro país son “light” o “zero”.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *