Los huskies o perros de trineo disponen de un santuario en Alaska

El santuario creado por Raven Vinter sirve para que los huskies o perros de trineo tengan un lugar para estar protegidos y donde esperar una segunda oportunidad. 

Hace algunos años que Raven Vinter decidió hacer realidad la idea que llevaba años rondándole la cabeza. Sacó todos sus ahorros del banco y con ellos compró una finca en Fairbanks (Alaska) donde crear el primer santuario para huskies o perros de trineo.

Los perros residentes en este santuario tienen procedencias muy diversas. Podemos encontrarnos con animales que simplemente han perdido a sus dueños, con otros que por lesión o que por su avanzada edad han sido descartados para cumplir con sus trabajos habituales o con perros que como sucede en todas partes han sido abandonados.

Pero en el santuario de Raven Vinter a nadie le importa de donde vengan los perros, porque lo principal es que tengan un lugar donde estar protegidos y donde puedan llegar a encontrar una familia de acogida. El santuario atiende actualmente a unos cuarenta perros y con Raven colabora un equipo de veinte “mushers” -corredores de trineos tirados por perros- que trabaja mano a mano junto a ella en la recuperación de los animales.

Precisamente es el carácter primitivo y tosco de los huskies su mejor arma para superar cualquier dificultad, dado que se trata de perros acostumbrados a vivir bajo una climatología muy dura y con unas condiciones de alimentación muy precarias, de ahí que no sean animales muy exigentes.

El objetivo de este santuario es rehabilitar a los perros de trineo para que puedan tener una nueva vida, para lo cual las instalaciones están divididas por zonas en función del nivel de rehabilitación de los animales.

Lo que se pretende con este proceso es que los perros sean finalmente adoptados dejando sitio para la llegada de nuevos perros, pero por desgracia no todos los huskies encuentran un nuevo hogar. Cuando es así los perros pasan al “Harnessing Hope”, un proyecto de Terapia Asistida con Animales.

El santuario de Raven Vinter  y sus proyectos con huskies se mantienen gracias al trabajo de un buen número de voluntarios, al que se suman las aportaciones mensuales de los “padrinos”, unos 35 dólares mensuales, y a donaciones de particulares y empresas sensibilizados con la labor que se lleva a cabo en este santuario.

Calcula el seguro para tu perro 

Los huskies o perros de trineo disponen de un santuario en Alaska

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *