Las inspecciones a vehículos comerciales y furgonetas también vigilarán la correcta carga de las mercancías

En función del número y gravedad de las infracciones o deficiencias detectadas en los vehículos las empresas de transporte serán clasificadas como Bajo, Medio o Alto en función del nivel de riesgo.

A partir de ahora todos los propietarios de vehículos comerciales y furgonetas tendrán que estar atentos a las inspecciones técnicas que se realicen en carretera a este tipo de unidades, una medida que se ha puesto en marcha una vez que el Consejo de Ministros del pasado 2 de junio aprobó el Real Decreto que regulará una iniciativa que cumple con una Directiva de 2014.

Una de las inspecciones de las autoridades a vehículos comerciales en las carreteras españolas

Esta nueva normativa pretende establecer unos controles más estrictos sobre el parque de vehículos comerciales y furgonetas, con el fin de garantizar que los propietarios de los mismos cumplen con la legislación vigente en materia de transporte, seguridad vial y emisiones contaminantes, dado que las estadísticas reflejan que se trata de una de las categorías con mayor índice de siniestralidad y de competencia desleal.

Estas inspecciones técnicas en carretera serán realizadas por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil o de las distintas policías autonómicas con competencia en la materia, y en ellas se comprobará si los vehículos inspeccionados han superado la correspondiente ITV obligatoria y si circulan con la documentación pertinente en cada caso.

Como novedad anotar que en este tipo de inspecciones los agentes también comprobarán si la sujeción de la carga es la correcta. Esta comprobación podrá ser simplemente visual o llegar a ser más completa si a juicio de los agentes la mala estiba de las mercancías puede suponer algún tipo de riesgo para la circulación

Guardia Civil de Tráfico y policías autonómicas estarán obligadas a realizar un número mínimo de inspecciones técnicas en carretera, tanto de unidades matriculadas en España como en otros países de la Unión Europea. El objetivo para nuestro país es alcanzar el 5% de inspecciones de vehículos comerciales y furgonetas, sobre un parque aproximado de cinco millones de unidades.

A raíz de los resultados de estas inspecciones las empresas de transporte recibirán tres clasificaciones de riesgo -Bajo, Medio o Alto- en función del número y gravedad de las deficiencias detectadas en sus vehículos, una clasificación que lógicamente irá acompañada de las correspondientes sanciones económicas y que en su caso podría afectar a las autorizaciones de transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *