Latherina, una proteína que mejora la sudoración de los caballos

Los caballos refrigeran sus grandes músculos a través de la sudoración pero para traspasar su manto de pelo necesitan de la presencia de una proteína, la latherina. Esta permite que el sudor salga a la parte exterior del cabello. Si el proceso de sudoración no se produce de manera natural el animal puede verse afectado por la anhidrosis, una patología que puede ocasionar graves problemas de salud e incluso la muerte si no es tratada.

caballo con latherina

Todos hemos oído que los mecanismos de refrigeración corporal de los animales no son similares a los nuestros. En el ser humano, desprovisto de pelo, la ejecución de cualquier esfuerzo físico moderado o una temperatura ambiental más alta de lo habitual desencadena la sudoración. Esto se debe a que hemos desarrollado evolutivamente nuestras glándulas sudoríparas para adaptarse a la falta de vello corporal . Sin embargo los animales no tienen esos mecanismos para refrigerar su cuerpo.

Los perros, por ejemplo, jadean expulsando calor a través de su boca además de refrigerarse por las almohadillas. El caso de las aves es parecido a los canes. A través de la respiración capturan el calor contenido en su cuerpo mediante unas estructuras llamadas sacos aéreos, que de forma muy eficiente ayudan a eliminar rápidamente la temperatura del cuerpo a través de los pulmones.

Por su lado, los mecanismos que emplea el caballo son parecidos a los del ser humano pero existe una diferencia principal entre las dos especies. La capa de pelo o manto del caballo resulta un impedimento para eliminar la temperatura corporal por lo que la evolución ha tenido que dotar al caballo de más herramientas para la correcta refrigeración de su cuerpo.

El sudor del caballo

La evolución ha dotado al caballo de unas habilidades excepcionales para la carrera, método que han empleado para huir de sus depredadores. El caso es que esta increíble habilidad hace necesarios unos músculos de gran tamaño y con una capacidad alta para generar energía en un momento (para evitar a sus depredadores deben pasar de “cero a cien” en un segundo) y eso genera gran cantidad de calor.

La emisión súbita de gran cantidad de temperatura puede generar problemas en el caballo de manera que, para eliminar este calor, usa la vía respiratoria para disipar todo el que puede y el resto lo irradia al entorno a través de la piel. Pero en ocasiones esto no es suficiente.

latherina en caballos

Si la emisión de calor que generan los músculos es mayor que la que pueden disipar mediante la respiración y el enfriamiento radiante, la temperatura del animal asciende hasta generar un estado de febrícula. Una vez desencadenado este proceso el hipotálamo, que es el encargado de la termorregulación, inicia las medidas correctoras enviando señales a las glándulas sudoríparas distribuidas por la piel de todo el cuerpo.

En este punto la liberación de sudor al entorno debería disminuir la temperatura, ya que al evaporarse el líquido se disipa gran cantidad de calor, reduciendo la temperatura corporal de nuestro caballo. Pero recordemos que el caballo está rodeado por una capa de pelo denso e impermeable ¿cómo se produce entonces esta evaporación?

La razón por la que el caballo puede transpirar a través de una capa de pelo resistente al agua es la generación de una proteína, la latherina,que es una sustancia de color blanco y apariencia jabonosa que aparece cuando un caballo va a pleno galope. La latherinaes una sustancia surfactante que ayuda a que el sudor se extienda por la superficie del cabello quedando entonces expuesto al entorno y produciéndose la evaporación. Es por ello que aparece esa espuma blanquecina en el cuerpo del animal.

Este mecanismo para la disminución de la temperatura supone para el caballo la pérdida de gran cantidad de líquidos. De hecho, un equino sometido a un ejercicio moderado puede perder entre 10 y 15 litros por hora. Si el ejercicio es intenso, como sería el caso de una competición, pueden llegar a perder hasta 40 litros por hora.

Anhidrosis

La anhidrosis es una patología que afecta a los caballos que generan cada vez menos sudor. En algunos ejemplares se produce por todo el cuerpo mientras que en otros hay partes que pueden continuar realizando la correcta sudoración. La falta de sudoración provoca un incremento en la temperatura que puede tener consecuencias fatales, ocasionando golpes de calor que pueden desembocar en la muerte.

Afecta sobre todo a los caballos que viven en entornos con calor y humedad constante y se manifiesta mediante la pérdida de pelo, una actividad menor y una disminución del apetito. Para recuperar al animal hay que recurrir a la atención veterinaria que, mediante una inyección de epinefrina, activará la  sudoración hasta que la hormona se agote. A los animales que sufren de este problema se recomienda cambiarlos a entornos más fríos y, si no es posible este cambio, lo aconsejable es ejercitar al animal a primera hora de la mañana.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *