Mastín tibetano, el “perro de luxe” de los millonarios chinos

El más caro de estos grandes perros con melena aleonada se acaba de vender por 1,9 millones de dólares, aunque en 2011 ya se vendió otro ejemplar de once meses por 1,2 millones. Para los millonarios chinos el mastín tibetano es un fetiche y se ha convertido en objeto de deseo y distinción.

mastin tibetano

Los ricos empresarios chinos se están volviendo locos con la compra de mastines tibetanos, una “raza de luxe” que se ha convertido en objeto de deseo y distinción social a la altura de las mejores marcas de autos europeos.

Según Go Banking Rates un empresario chino ha adquirido un mastín tibetano por 1,9 millones de dólares (1,6 millones de euros) y con ello se ha convertido en el perro más caro del mundo. En 2011 otro mastín rojo de once meses, nombre con él que se conoce también a los mastines tibetanos, fue vendido a otro “millonetis” chino por la friolera de 10 millones de yuanes (1,2 millones de euros).

Los mastines del Tibet, una raza utilizada en el pasado como perros de guerra y guardián de prisioneros y cuyos ejemplares ya aparecen en las crónicas de Aristóteles y Marco Polo, se han convertido en la China actual en animales fetiches por su gran tamaño, entre 85 y 100 kg de peso y aproximadamente un metro de altura, y por su melena esponjosa y aleonada.

Al ser originarios de zonas montañosas donde las temperaturas invernales y no tan invernales son especialmente bajas, los mastines tibetanos cuentan con dos capas de abundante pelaje, una exterior encargada de repeler la lluvia y la nieve y otra interior que se muda dos veces al año y que impide que el cuerpo pierda calor.

Los mastines tibetanos tienen un carácter muy territorial, de forma que en ambientes domésticos se convierten en celosos cuidadores de los niños, guardianes del hogar y de los rebaños, aunque en el pasado cuenta la historia que por su ferocidad y poderío físico el conquistador mongol Gengis Khan llegó a poseer un “ejército” de 30.000 mastines tibetanos, uno por cada uno de sus soldados.

A pesar del alto valor que alcanzan hoy en China los mastines tibetanos, o mastines rojos, se trata de una raza un tanto arcaica puesto que su estructura física apenas ha evolucionado con el paso del tiempo, con una cabeza donde destaca un hocico negro y redondo y unas mejillas que cuelgan dejando bastante espacio para unas encías con grandes colmillos capaces de ejercer una de las mordeduras más fuertes del mundo canino.

Si te ha interesado este artículo sobre el mastín tibetano, te animamos a que sigas leyendo sobre otras muchas razas interesantes, como el rottweiler.

seguro para perro

Mastín tibetano, el “perro de luxe” de los millonarios chinos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *