Membrillo, una fruta milagrosa con grandes propiedades

El membrillo es un árbol perteneciente a la familia de las rosáceas y cuyo nombre científico es “Cydonia oblonga”. Emparentado con el peral y el manzano,  los frutos amarillos del membrillo no son muy aptos para comer en crudo, pero en cambio en zumo, cocidos o convertidos en “dulce de membrillo”, poseen unas altas cualidades nutricionales que lo convierten en una agradable alternativa dentro de una dieta saludable.

frutos de membrillo

Es frecuente que las cualidades nutricionales de un alimento estén donde menos se las espera, de ahí que salvo para los expertos los beneficios que aportan los frutos del membrillo hayan pasado prácticamente desapercibidos a nivel popular. ¿Pero qué es un membrillo?

Emparentado con manzanos y perales el membrillo es una especie arbórea procedente de la región del Caúcaso, limítrofe entre Europa y Asia, cuyos frutos de color amarillento tienen una textura granulosa y una pulpa dura y agria que tiene la característica de ser muy aromática en crudo.

A pesar de que se trata de un árbol del que existen pocas referencias a nivel general, se sabe que  desde antiguo el membrillo ha estado muy relacionado con el ser humano, ya que existe certeza de que este árbol se cultivaba en Babilonia en el año 4.000 a.C.

El origen del nombre en castellano del membrillo podría proceder de una cualidad de sus ramas, que cuando son tiernas presentan unas características de flexibilidad similares a las del mimbre y que incluso permite tejer cestos con este material. De ahí el diminutivo de “mimbrillo” que acabó derivando en membrillo. 

Cualidades nutricionales

La ingesta en crudo de los frutos del membrillo no es muy agradable, debido a su textura áspera, su sabor un tanto ácido y la consistencia dura de su carne, aunque a pesar de ello una vez cocido con azúcar se convierte en el apreciado y sabroso “dulce de membrillo”.

Para la Fundación Española para la Nutrición la fruta del membrillo, tanto en zumo como en crema, tiene unas cualidades alimenticias muy interesantes desde el punto de vista nutricional, ya que tiene más de un 80% de agua y tan solo aporta 27 kilocalorías por cada 100 gramos, que proceden principalmente de los hidratos de carbono (6,8 gramos).

Además, el membrillo apenas contiene proteínas (0,4 gramos) y en cambio aporta gran cantidad de fibra (6,4 gramos), calcio, vitamina C, potasio y ácido ascórbico.

dulce de membrillo

En España la preparación tradicional del membrillo es en forma de pasta, realizándose el dulce mediante cocción junto con azúcar (en una proporción 1:1) siendo un complemento perfecto para el pan o el queso. Se trata de un alimento con un aporte energético alto (215 kilocalorías), pero inferior al de las mermeladas.

Los beneficios del membrillo

A pesar de que los frutos del membrillo no se comercializan para ingerir en crudo, como sucede habitualmente con manzanas o peras, los ingredientes que los componen son desde muchos puntos de vista muy beneficiosos para la salud y por ello el membrillo aparece en mucho de los remedios caseros con todo tipo de trastornos:

-Problemas gastrointestinales: Los altos niveles de fibra y taninos que aporta esta fruta nos ayuda a tener un metabolismo rápido, que contribuye a mejorar las digestiones y ayuda a prevenir afecciones gastrointestinales. Se ha demostrado que un consumo alto de fibra mejora la enfermedad inflamatoria intestinal y ayuda a eliminar sustancias cancerígenas protegiendo la membrana mucosa del intestino.

Por otro lado, el consumo de membrillo produce efectos astringentes, de ahí que su ingesta sea aconsejable en caso de sufrir diarrea u otros trastornos intestinales.

Colesterol: La proporción de pectinas que aporta esta fruta resulta muy adecuada para disminuir los niveles de colesterol en sangre. En este sentido la carne de membrillo aporta beneficios palpables para las personas con hipercolesterolemia, ayudando también a regular la absorción de grasas.

Ácido úrico: El pigmento vegetal que da sabor a la fruta contiene ácido málico, una sustancia de efecto desinfectante que ayuda a eliminar el ácido úrico.

zumo de membrillo

-Hipertensión: Por su alto contenido en potasio y bajo en sodio el membrillo es adecuado para personas con tendencia a la hipertensión arterial y retención de líquidos. Esta fruta ayuda a la regulación de la presión sanguínea, disminuyendo a la larga las posibilidades de desarrollo de arterioesclerosis, enfermedades coronarias, accidentes cardiovasculares y enfermedades cerebrovasculares.

-Problemas respiratorios: Las semillas del membrillo contienen abundante mucílago, que una vez cocidas son un buen expectorante, alivia las inflamaciones bronquiales y ayuda contra la tos seca.

-Protege la piel: El membrillo tiene gran cantidad de antioxidantes que ayudan a mantener la piel sana y joven. La acción de bloqueo de los radicales libres reduce la aparición de arrugas, imperfecciones y ayuda a reducir la acción de los rayos ultravioleta.

Aplicado sobre la piel contribuye a reducir la dermatitis atópica y las afecciones de la piel, además los niveles de vitamina C ayudan a mejorar la inflamación, mejora la salud y la apariencia de la piel.

Mejora el sistema inmunitario: La vitamina C, E y la cantidad de antioxidantes ayudan a incrementar la cantidad de glóbulos blancos que son la primera defensa frente a patógenos.

-Salud capilar: La presencia de hierro, zinc y cobre, mejora la producción de glóbulos rojos, lo que se traduce en una mejor oxigenación del cuerpo y una mayor irrigación del cuero cabelludo, lo que aumenta la salud del folículo piloso y su crecimiento.

-Potencial anticancerígeno. La presencia en el membrillo de radicales libres ayuda a la inhibición del crecimiento de células cancerígenas,  resultando útiles frente a la evolución de la enfermedad.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *