El Palio de Siena, una de las carreras que no puedes perderte

Para los sieneses, el Palio es algo más que una festividad, es casi una religión. Durante todo el año las contradas preparan las carreras que se disputan en los meses de Julio y Agosto, que es cuando toda la ciudad vibra debido a la tensión que generan estas carreras. Con la llegada del día de la carrera las tácticas y estrategias están listas, sólo falta dar la salida y la locura se adueña de una ciudad al completo.

Palio de Siena

El Palio de Siena es una carrera de caballos que se remonta al año 1200 d.C., como conmemoración a la batalla de Montaperti aunque es desde el Renacimiento cuando cobra importancia y se transforma en una fiesta popular y en el evento más importante de esta localidad de la Toscana. El Palio no es una fiesta más dentro de las fiestas turísticas de Siena, para los locales es formar parte de la historia de la ciudad.

La organización de este evento la realizan las llamadas “contradas”, que son agrupaciones sociales que se encargan de administrar el patrimonio asociado a las carreras y organizar todo el evento. El origen de estas agrupaciones se remonta a la Edad Media cuando Siena se organizaba como una ciudad-estado.

Estas contradas estaban formadas por ciudadanos de una zona de la ciudad bajo el mecenazgo de una familia noble. La contrada se unía alrededor de un edificio histórico, haciendo uso de torres o capillas que cedían sus benefactores y guardando en ellas trofeos, vestidos o piezas de especial valor y que eran lugar de reunión para consagrar nuevos miembros o bendecir a los caballos antes de la carrera.

Una ciudad dominada por la carrera

Durante los meses de Julio y Agosto se celebran las carreras por las calles de Siena, más concretamente en la Piazza del Campo. Las contradas tejen durante los días previos alianzas y tretas para conseguir la  victoria en las carreras, mientras observan los movimientos de las otras agrupaciones. Bajo la atenta mirada de los capitanes, cada una de las contradas trata de elegir el jinete más adecuado para que las represente durante el Palio.

Durante estos días se realiza el sorteo de los caballos, que son propiedad del ayuntamiento de Siena. La suerte, por tanto, juega un papel importante dentro del Palio, ya que tan solo diez contradas participarán en la carrera. Las siete que no corren durante ese año, pasan a tener una plaza automática durante la siguiente edición, siendo entonces tres agrupaciones las que se eligen por sorteo.

Siena

Este factor es vital en las carreras, ya que contradas amigas de repente se pueden convertir en rivales al competir en el Palio y, en otros momentos, una estrategia común puede llevar a un adversario común a perder posiciones.

Los jinetes de cada contrada o fantini son profesionales contratados, especialistas en carreras de alto riesgo. Los caballos que participan en esta carrera no llevan silla y los jinetes llevan una vara (hecha con el falo de un ternero) con la que se permite fustigar no solo al caballo sino a los adversarios.

Los fantini son para los Sieneses grandes estrellas de la competición por el riesgo que afrontan en estas carreras, donde incluso han llegado a morir caballos y jinetes debido a los accidentes ocurridos.

La carrera del Palio de Siena

Con la llegada del 29 de Junio se inician los “cuatro días de Palio” que finalizarán el 2 de Julio. Durante estos días la actividad de las contradas es frenética y los preparativos comienzan. La primera jornada se destina a la elección de los caballos, que si son veteranos en el Palio acceden de manera automática (los caballos aspirantes deben someterse a un control veterinario y una carrera previa). Una vez elegido, las contradas guiarán a su caballo hasta su sede, donde los fantini dormirán junto a ellas hasta el día de la carrera.

Durante la segunda jornada, con la bendición del drappellone, se teje en seda la bandera que toma el nombre de la fiesta y durante el tercer día se celebra una cena de hermandad de la contrada con el fantino como invitado de honor. En esa tercera noche los capitanes de las contradas aliadas se reúnen para trazar un plan, ya que si no se ha tenido suerte con el sorteo del caballo y las posibilidades de ganar son pequeñas se puede apoyar la victoria de otra contrada obstaculizando a un adversario.

Palio

La carrera se repite en el mes de agosto, durante los días 13 al 16, debido a una propuesta de la  Contrada dell’Oca, que en 1701 propuso como vencedora jugarse la victoria obtenida ese año en una carrera nueva. Desde 1774 la propuesta de esta contrada se convirtió en fija, quedando cerrado el calendario de las dos carreras.

Los días de carrera

Los días más esperados en Siena son sin duda el 2 de julio y el 16 de agosto. Los actos del día se inician con la eucaristía a cargo del arzobispo de Siena después de la cual se realiza un reconocimiento físico de caballo y jinete, tras lo cual se encaminan a la carrera bajo la premisa “Ve y regresa como vencedor”.

En la Piazza del Campo se iza el drappellone por los jueces y comienza la tensión. Durante unos minutos interminables los jinetes controlan a sus monturas hasta que se da la salida. En tres vueltas se lucha al máximo por alcanzar la primera posición, consiguiendo la victoria el primer caballo, con o sin jinete que cruce la línea de meta, momento en el que irrumpe el público en la pista y en el que los miembros de la contrada se apresuran a reclamar el trofeo deseado, el drapellone.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *